Por: Miguel Ernesto Dorta Pedraza

La pierna izquierda mantiene la pelota en el aire, con una confianza nunca antes vista. No es el típico habilidosillo de las tardes perdidas de un terreno cualquiera en Cuba.

Y de pronto: ¡Boing! Lazarito de cabeza. ¡Boing! Lazarito apoyado en sus manos. ¡Zasss! Salto mortal y de nuevo, ¡Boing! La pelota impertinente en su huida al suelo, pero aquella rodilla es más rápida. Golpean la cabeza, el hombro, el pie y la planta de este, golpea el muslo. Finalmente, la esfera se rinde como quién acepta una prisión perpetua; se resigna ante la imposibilidad de tocar el suelo, aprisionada por aquel demonio saltarín llamado Lázaro Luis Riviera Rodríguez.

Este pinareño, al que entrevisté hace ya un tiempo, ha logrado, sin focos encima de él (lamentablemente) meterse en el top 24 Mundial de un deporte tan exótico como espectacular: el Fútbol Freestyle.

El Fútbol Freestyle consiste, básicamente, en hacer trucos con la pelota. Tiene un componente artístico, pues otorga puntos según creatividad, originalidad, fluidez, estilo, dificultad, all around (tocarla con todas las partes del cuerpo) y limpieza.

L*: Hay varios estilos. El lower, trucos con los pies; el sitdown, sentado y acostado; upper, son trucos con la cabeza; el Jordan Stall, parada de manos y trucos con los pies. Y está la acrobacia que incluye mortales, transiciones y ese tipo de cosas. Mi estilo preferido o el que más practico es la acrobacia y el Jordan Stall.

P**: Hay trucos básicos, pero se dice que hay tantos trucos como Freestylers.

L: Es un deporte muy creativo. Los trucos básicos casi todo el mundo los domina, es por ello que en los torneos se evalúa la creatividad y la originalidad.

P: ¿Cómo son los torneos?

L: En los torneos presenciales puede haber 3 o 5 jueces. Nosotros elegimos lo que vamos a hacer. Pero también hay un parámetro que es hacer cosas con todas las partes del cuerpo.

P: ¿Cómo compites?

L: Por videos, pero videos que no se pueden cortar ni editar. Lo más cerca a lo presencial que he estado es la forma en vivo.

P: ¿Cuándo te diste cuenta que tenías habilidad y que querías dedicarte a esto como deporte?

L: Yo comencé a los 17, tengo 23. Al principio uno empieza haciendo cosas sencillas, tratando de copiar algo que viste en las Redes Sociales, a partir de ahí me fui metiendo más y más. Antes de hacer Freestyling yo jugaba fútbol, pero normal en la calle, no profesional. Después que comencé con el Freestyle juego menos en la calle, me concentro en esto. Pero practicar fútbol en la calle no te ayuda necesariamente con este deporte, más bien al revés.

Foto: Miguel Ernesto Dorta Pedraza

P: ¿Cómo entrenas si no estás vinculado a ninguna institución deportiva?

L: Yo al principio sabía hacer los trucos, pero estaba muy verde, entrenaba 6, 7 u 8 horas. Ya después cuando tenía el nivel cambié a lo que tengo actualmente que son 2 o 3 horas. Depende también, si quieres hacer nuevos trucos entrenas un poco más.

P: ¿Qué es lo ideal que hace falta para practicar el deporte?

L: Puedes practicarlo con cualquier balón. Yo empecé con un balón Jatada que pesaba muchísimo y es incómodo porque brinca para cualquier lado. Hay balones especiales para el deporte, que tienen más saltabilidad, pesan menos. Pero bueno, se puede hacer con cualquier balón, yo de hecho siempre he competido con balones de fútbol convencionales. También hay zapatillas especiales, lo ideal es que tengan la suela plana y sean lo más pegadas al pie posible. El terreno varía, porque para hacer parada de manos lo ideal es un piso normal, el tabloncillo resbala cuando sudas. La gente que va presencial lo hacen en canchas, pero en el campeonato mundial se crea una plataforma o tarima.

P: Si es relativamente poco costoso el deporte, ¿No crees que la Federación Cubana de Fútbol pudiera adoptarlo y hacerlo más oficial y que haya más desarrollo?

L: A mí me invitaron a un récord que iba a hacer Erick Hernández, ahí conocí a Joel, un muchacho de aquí de VC. Ahí hicimos una pequeña exhibición. Pero como tal quien único me ha ayudado a competir y con implementos es Hugo.

Recomendado:  Las medallas de la mente
Foto: Miguel Ernesto Dorta Pedraza

Hugo Manuel Corcho Busto es de esos buenos samaritanos que ya no se producen, una especie de mecenas por cuenta propia, un enamorado del fútbol y todas sus variantes que ha librado su propia cruzada por levantar el más universal desde Santa Clara.

H***: Las zapatillas, balones, Internet, todo eso sale de mis cosas. Si nos haría falta un patrocinador que cubriera eso, así como algunos viajes importantes para su ranking en competencia.

P: ¿No has podido viajar para competir?

L: No. Eso no se ha podido gestionar.

P: La gente que gana dinero tiene un patrocinador.

L: Sí, no solo el Campeón Mundial, muchos Freestylers tienen patrocinador. Pero al no poder participar en vivo allí es difícil que los patrocinadores me vean y me fichen.

P: ¿El deporte tiene Federación Internacional?

L: Sí, ellos son los que organizan los eventos, los jueces, las reglas, las sedes. Está la de WFFA que es la Federación y la SWRL que es la de los productos. El problema es que esos países hacen torneos nacionales, ya sea por la aplicación, o presenciales, y los patrocina Red Bull.

Foto: Miguel Ernesto Dorta Pedraza

H: Es una empresa privada y no todos los países están asociados. Por eso él compite por el Resto del Mundo, no por Cuba.

P: Participaciones y principales competencias…

L: El primer torneo que yo participé fue el de Indonesia, en 2019, de manera virtual. Participaron más de 190 y quedé tercero. Era un video de un minuto. Después fue el de Freestyle Las Américas 2020 que quedé en el top 6 pero no pude seguir por problemas de Internet. Después he ido participando en los torneos de Universidades de México y Costa Rica. Ahí sí cogimos primer lugar. El año pasado quedé dentro del top 50 de más de 2000 (lugar 37). Este año estoy en el 24. Está el campeonato mundial. Ahí van las federaciones, compites por tu país. El principal patrocinador es la Red Bull. Se hace una vez al año y varía de locación, el año pasado fue en España, este año es en Croacia. Está el PartnerBowl que es en México. El SuperBowl que es en Praga, República Checa, algo así como la Champions. Ahí puede ir todo el que quiera, se hacen eliminatorias por Tops hasta la Final. El año pasado la final fue Erlend Fagerli (Noruega) contra Alan Jessi (Holanda). Ganó Erlend (6 veces Campeón Mundial).

P: ¿Dónde está la mayor fortaleza en el deporte?

L: En América hay algunos, pero en Europa sobre todo. Allí está el campeón mundial que es de Noruega, su hermano también. En países como Japón y Polonia también se practica mucho. En América: México y Colombia.

P: ¿Qué crees que se podría hacer en Cuba, o podría hacer la Federación, o podría hacer el movimiento deportivo cubano para potenciar el deporte, que haya más desarrollo, quizás hasta competencias aquí entre nosotros mismos?

L: En Cuba está el muchacho de Las Villas (Joel Becerra) y hay cuatro muchachos de la Habana, o sea que practican el deporte, no a niveles tan altos, pero lo practican como quiera que sea. Entonces, según la Federación Mundial, para que en Cuba, o para que en cualquier país del mundo, se pueda hacer un torneo nacional tienen que haber mínimo ocho atletas, como no llegamos a la cifra entonces me toca competir por el Resto del mundo, por eso es que compito poco.

P: También podía ser un tema de información, en la academia de fútbol se podría decir que existe también esa opción. Quizás hay un muchacho que es muy bueno dominando el balón y puede dedicarse a eso en vez de al fútbol.

H: El muchacho de aquí de Santa Clara tenía un proyecto montado de Freestyle, para hacer un programa de enseñanza, un plan de entrenamiento, para luego empezar a trabajar con niños. Él ya tenía a estos muchachos contactados con los muchachos de la Habana, con Lazarito, para reunirlos y crear el movimiento de Freestyle aquí en Cuba. Nunca lo llegó a presentar en la Comisión Nacional porque no les interesa, no les interesó nunca. Por mi parte yo le dije: “Mira, yo te puedo dar shorts para los muchachos, para los seis u ocho muchachos, camisetas”, pero más bien lo que interesaba era presentar eso. Nunca se logró y entonces por medio de Erick Hernández y Douglas, como ellos tienen la escuela de dominio del balón, se hacían determinadas acciones, pero no hay algo desde arriba de decir “Vamos a presentar esto, vamos a hacer un torneo”, porque eso lleva dinero y recursos. Yo le dije Joel: “Yo te puedo ayudar en ciertas cosas, pero lo que hace falta es unirnos, trabajar en ideas que yo te pueda dar y tú me puedas dar”. Al final no se concretó nada y entonces yo fui directamente con Lazarito y empezamos a buscar torneos online.

Recomendado:  Kenia Carcasés: “…hay morenas para rato.” (+Fotos)

P: Necesita patrocinio.

H: Una de las cosas que yo le digo a Lazarito es que este es su segundo año compitiendo. El año que viene será el tercero, ya él tiene que saber que el tercer año no puede ser de manera virtual porque no va a ser lo mismo, va a repetir, a repetir y a repetir. Yo he participado en reuniones con la gente de la Red Bull y de los directivos de la Federación. Ellos mismos gestionan cartas de invitación a los atletas. Pero tienes que ir a la Embajada a ver si te dan la Visa, tener solvencia económica como requisito para esa Visa y luego el tema del pasaje. Yo te puedo decir que Lazarito no es el mejor porque no va a torneos presenciales, porque él tiene más condiciones que muchos de los que están ahí.

L: A mí prácticamente no me conoce nadie, me vienen a conocer un poco por estos torneos ahora que he participado.

H: Y hemos tenido contacto con todos los directivos de esa gente. En todo el proceso de inscripción para el mundial yo me pude escribir con el director de la WFFAy Lazarito más o menos tenía relaciones con otros freestylers. Lo conocen, pero no es una cosa abierta. Ven que es una estrella, pero no se ha explotado.

Resulta evidente lo que necesita Lázaro para progresar y convertirse en una estrella mundial en su deporte: atención mediática y económica por parte del Inder, si no siempre, al menos en este despegue. Los países donde se organizan estos torneos podrían darle facilidades para la Visa, pero Lázaro tendría que pagarse los trámites y el vuelo, gasto que debería asumir un patrocinador hasta ahora inexistente, precisamente por no haberlo visto en vivo.

Estos deportes que todavía están naciendo crecen a partir de una comunidad, a partir de la cooperación entre los mismos competidores. El básquet tres por tres, por ejemplo, comenzó así, porque sin rivales no hay deporte. Pero es imposible que conozcan a un atleta y le ofrezcan ayuda si no lo han visto nunca.

Lázaro necesita además entrevistas, sus videos compartidos, que los cubanos sepan que tienen a uno de los mejores del Mundo en algo. Y mientras todo eso se resuelve, o no; mientras todo eso se gestiona, o no; mientras el Freestyler se hace famoso, o no; mientras pasa un águila por el cielo, solo hay una certeza: El balón inquieto seguirá preguntándose quién insiste en desafiar la gravedad una y otra vez.

*Lázaro Luis Riviera Rodríguez

**Periodista

***Hugo Manuel Corcho Busto

Facebook Comments