Los equipos de Cuba y Estados Unidos categoría sub 15 se enfrascaron en un tremendo juego de pelota en busca del título mundial. Fue un partido muy parejo en todos los renglones de juego, disputado hasta el final, en el que los estadounidenses sacaron la mejor parte imponiéndose 4 carreras por 3.

Robier Hernández fue el lanzador designado para abrir este importante choque. Foto: Boris Luis Cabrera.

Los norteños anotaron primero tras aprovechar un boleto y dos pelotas que se le escaparon al receptor antillano, agregarían otra en la segunda por cuadrangular de su quinto bate Brady Murrieta, ante los envíos del abridor Robier Hernández. La reacción de los cubanos no se haría esperar, pues en la azotea de la tercera tomarían el mando al pisar tres veces el home, gracias a los dobletes del cuarto bate y tercera base Alejandro Cruz y el quinto y receptor Yadier Ruiz, que sacaron del montículo al abridor Chase Bentley. En el sótano de ese mismo capítulo llegó el empate y la salida del box del abridor antillano, que permitió tres imparables que le abrieron las puertas del empate a sus rivales. Robier dejó su lugar en el box a Daniel Reyes, quien logró meter el brazo y matar la entrada. La carrera definitiva vino en la baja de la quinta, al combinarse dos bases, una de ellas intencional, un hit, un sacrificio y finalmente un roletazo por el short stop de Smith Holliday, que traía para el plato la cuarta, dejando en dos innings las aspiraciones cubanas de coronarse en esta categoría, logro que alcanzaron por última vez en el 2016.

El relevista Daniel Reyes permitió la anotación que a la postre le dio la victoria a los norteamericanos. Foto: Jit

Cuba no se rindió y siguió mostrando la garra que lo caracterizó en todo el evento, llenado las bases por hit de Alejandro Prieto, además de los boletos a Maikol Daniel y Alejandro Cruz, otorgados por el relevista Zane Burns, a la postre ganar del choque, que sería sustituído por Ryan Harwood, quien ponchara a  Yadier Ruiz y a Roberto Peña para protagonizar un magnífico relevo con rectas que llegaban a rozar las 90 millas, y darle la corona mundial a los Estados Unidos por segundo campeonato consecutivo, pues se habían impuesto en el 2018.

Box Score. Foto: Boris Luis Cabrera

Le damos las gracias a estos chicos del sub 15 por revivir la efervescencia beisbolera y mantener a todo un pueblo en vilo esta noche de domingo. Se perdió contra el equipo representativo del país que posee la mejor cantera de peloteros en el mundo, pero peleando hasta el final. Estos muchachos demuestran que el beisbol en Cuba no está muerto, y que a diferencia de lo que piensan muchos terraplanistas de la materia, en este país siguen saliendo peloteros de talento.

Recomendado:  Impronta Martiana en el periodismo deportivo.

Evidentemente en la base se está haciendo un buen trabajo, el problema ocurre cuando estos muchachos arriban a los 17 y 18 años, que apenas juegan, o algunos lo hacen en el sub 23, que nada aporta al desarrollo con tan pocos partidos, al menos en esta edición, y los que se destaquen aquí no tendrían más juego hasta 2023 en la Serie Nacional. En Cuba el nivel beisbolero sigue siendo bien alto, pero la mala organización sumada a otros problemas que a veces no dependen de nosotros, son  directamente proporcional con la pérdida de talentos, ya sea por su salida del país o desmotivación.

Cuidemos esta generación, hagamos las cosas bien esta vez, estos bisoños héroes del béisbol cubanos le han dado una lección a las categorías mayores, regalándole a las cuatro letras una muy ponderable medalla de plata.    

Facebook Comments