Liliana Batista Columbié es licenciada en Derecho. Se desempeña como asesora jurídica de la Oficina del Historiador de la Ciudad acá en La Habana.

Liliana empezó a correr gracias a su afiliación al grupo Rutas de Cuba de la Sociedad Cultural José Martí, que le hizo sentir la necesidad de mejorar su preparación física para poder “estar por el monte” porque para eso, “hay que tener resistencia”.

A partir de ahí se enamoró de las carreras y ese curso la ha traído hasta mayo de 2022 donde se ha convertido en la ganadora de la I Trail Planta Cantú. Lo hizo con tiempo de 1:51.30 horas, empleadas en desandar cerca de 11km por las escarpadas laderas de la Sierra de Sancti Spíritus, en las inmediaciones del Campismo Popular Planta Cantú.

—¿Qué tal la experiencia?

—Esta ha sido una vivencia especial. Yo había hecho la carrera de La Farola cuatro veces y el Marahumboldt en dos y te puedo decir que esta experiencia es única. Esta carrera no tiene nada que ver con aquellas. El circuito es completamente a través de las montañas, en el monte, y hemos tenido que caminar en varios tramos porque se ha hecho realmente difícil. Las vistas han sido espectaculares, los paisajes hermosos.

Liliana compartió el podio con el villaclareño Robiel Brunet Yera. Para esta Trail se inscribieron 101 corredores, 87 tomaron la partida y 86 culminaron el trayecto.El grupo incluyó 63 hombres y 34 mujeres, con un rango de edad desde los 11 hasta los 66 años.

—Técnicamente, ¿qué lecciones te deja?

—Las subidas han sido complicadas. Debo trabajar más en mi velocidad en general.

Lili, como le dicen todos, pertenece al grupo Natura de espeleología que se dedica a la búsqueda de cuevas. Tiene 9 subidas al Pico Real del Turquino. Hizo la Ruta desde Maisí, caminando 2134km

Del 4 de julio de 2013 al 7 de octubre de 2013, Liliana fue una de las siete personas que caminaron a través de Cuba, uniendo la ruta de José Martí con la de Máximo Gómez y Maceo en la icónica invasión de Oriente a Occidente. Desde la Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio, hicieron la Ruta Cuba por el camino de las 100 Ceibas.

Setenta y tres jornadas emplearon para desandar la isla, nuestra isla, de punta a cabo.

—¿Qué recuerdas?

—Fue una experiencia fabulosa por una causa noble. En aquel momento lo dedicamos al necesario regreso de los Cinco Héroes y encontramos el apoyo de muchas instituciones del país. Nosotros nos caímos, pasamos hambre, nos perdimos, pero aquí estamos, con la certeza de haber vivido una experiencia única.

—¿Algún sueño por cumplir?

—A mí me gustaría que otros jóvenes repitieran esa ruta, porque se aprende mucho, de nuestra historia y de los valores humanos. Se pasa mucho trabajo, pero se sacan lecciones de cada paso.

“Hay que apostar por este tipo de actividades. Naturaleza y salud, el dejar atrás la toxicidad de la ciudad y estrechar las relaciones humanas con personas con las que compartes intereses es lo más grande. Hay que apostar por esto, sin dudas”.

—¿Recomendarías unirse al Cuban Trail Team?

—Sin dudas, este grupo es una gran familia. Recomiendo el club y recomiendo realizar carreras como esta.

Facebook Comments