Fabiana Murer es una vieja conocida de nuestra afición. En la memoria colectiva de los cubanos y cubanas seguidores del deporte perduran sus épicas batallas con nuestra Yarisley Silva. De Río (2007) a Río (2016) brotaron de sus enfrentamientos muchas historias, varias de las cuales valieron para exaltar a Cuba y a Brasil a la élite mundial del salto con pértiga.

En el pródigo historial deportivo de Murer figuran las medallas de oro ganadas en el mundial bajo techo de Doha en 2010 y en el de Daegu en 2011. La Liga de Diamantes, Campeonatos Iberoamericanos, Copas del Mundo y decenas de mítines alrededor del mundo conservan, también, la huella de su talento.

De sus experiencias y los retos que le ha impuesto la vida más allá del deporte activo conversamos con esta atleta que alcanzó los 4.85m como marca personal y se mantuvo por más de diez años en los listados de las mejores saltadoras del mundo.

—¿Cómo llega al salto con pértiga, considerando que no es una especialidad especialmente popular en América Latina?

—Mis primeros pasos en el deporte están relacionados con la gimnasia, luego me vinculo al atletismo, pero en pruebas de salto largo hasta que el entrenador me propone hacer el salto con pértiga. De acuerdo con sus criterios, tenía condiciones físicas, era alta, tenía fuerza en los brazos y habilidades para sostenerme con la cabeza hacia abajo, lo que era propicio para esta especialidad. Estaba seguro de que podía obtener buenos resultados en esta modalidad.

—Y su entrenador tenía razón, a día de hoy Fabiana Murer representa casi todo el progreso de su nación (Brasil) en el salto con pértiga en el sector femenino. Tras su retiro aún no se vislumbra una atleta que pueda emular sus resultados en esta prueba.

—Pues es así, por eso me siento feliz de haber podido finalizar mi carrera con resultados que son parte de la historia. Que me han permitido mostrar a Brasil ante el mundo a través de mí. Enseñar que es posible desarrollar una prueba sin que haya habido precedentes. Creo que ustedes sienten lo mismo cuando miran a Yarisley (Silva). Personalmente no recuerdo otra atleta cubana que haya tenido resultados como ella.

—Título mundial en 2010 y 2011, campeona panamericana en 2007 y múltiple medallista las ligas de diamantes, copa del mundo, campeonato iberoamericano. Si tuviera que escoger el momento más feliz de su carrera, ¿cuál sería?

—Realmente tuve buenos momentos en mi carrera y recuerdo la primera vez que rompí el récord para Sudamérica en 2005 que marcó un hito para mí, pero por supuesto siento que el título en Daegu 2011 ha sido el más importante. Fue la única de mi país y fue especialmente importante para mi y para todo el país.

—Los Juegos Olímpicos son la gran deuda en su historial deportivo. ¿Lo siente así? ¿Cómo recuerda esas experiencias, especialmente la última en Rio 2016?

—Competí en tres Juegos Olímpicos: Beijing, Londres y Río, mi sueño era ganar incluso desde que hacía gimnasia. Agradezco cada experiencia porque fue bonita e importante, aunque Río fue especial pues se celebraron los Juegos Olímpicos en mi país. A pesar de las sensaciones de no haber podido competir de la forma en que quería por una lesión, agradezco todo el apoyo, toda la inversión que recibí de mi país y la guardo como una experiencia positiva tanto para mí como para mi carrera.

Fabiana Murer llegó a los Juegos Olímpicos de Río presionada por una hernia cervical, que le fue detectada durante el tramo final de su preparación olímpica y cuyas afectaciones la llevaron a suspender competencias de la Liga de Diamantes, días antes de la magna competición

—Se retira después de estos Juegos. ¿Su experiencia en ellos fue determinante para tomar la decisión de decir adiós al deporte en activo?

—Decir adiós al deporte es una decisión muy difícil y por supuesto que me habría gustado competir bien, en mi mejor forma y tener un buen resultado aquí en casa, pero una vez terminados los Juegos sentí que era el momento. Agradecida por la larga carrera que tuve en el deporte, lista para descubrir la vida que hay más allá.

—Una de las revelaciones posteriores a su retiro ha sido el desempeñarse como comentarista deportiva. ¿Qué tal la experiencia?

—Ha sido fantástico, una experiencia diferente pero muy bonita porque me permite poder transmitir lo que uno siente, lo que experimentan los atletas durante las competencias. También es un reto, porque en el atletismo son muchas especialidades y no domino todos los eventos por lo que he tenido que estudiar mucho.

—La llegada de Vitali Petrov supone un hito en su carrera deportiva

—Desde luego hay un antes y un después en mi carrera. Asistir a la clínica que ofreció Petrov aquí en Brasil lo cambió todo, y aunque fue difícil modificar nuestras dinámicas y redescubrir mis capacidades, creo que han quedado los resultados para demostrar que fue una decisión acertada.

“Después de esto vinieron muchos récords, llegaron los grandes resultados, los títulos mundiales, en fin, el crecimiento…”.

El búlgaro Vitali Petrov es un experimentado preparador de salto con garrocha con elevado prestigio internacional. Además de Serguey Bubka, sus conocimientos han estado asociados a la carrera de Yelena Isinbayeva, German Chiaraviglio, Robeilys Pionado, Thiago Braz, la propia Fabiana Murer y más recientemente el filipino Ernest Obiena, por solo citar algunos.

—¿Yelena Isinbayeva?

—Isinbayeva fue un agradable descubrimiento porque más allá de lo grande que es como atleta y de la excepcional carrera que hizo es también una buena persona que me animó siempre, que me motivo, y que me hizo creer que los grandes resultados eran posible.

—Año tras año, brotaron historias de su rivalidad con Yarisley Silva tanto en eventos globales como en los torneos del área ¿Qué tal si recordamos las sensaciones de aquella competencia de Guadalajara 2011?

—Guardo muy buenos recuerdos de mis competencias con Yarisley. A través de ella conocí cosas de Cuba, establecimos una amistad más allá de la pista y gracias a ella también pude superarme.

“En Guadalajara ella compitió a un gran nivel y creo que su victoria fue determinante para que se cambiara la visión que había sobre ella. Todo el mundo comenzó a mirarla diferente, todo el mundo empezó a tenerla en cuenta y a observarla como una rival poderosa. Yo elegí estar en Guadalajara a pesar de que era una temporada larga y de que ya me sentía cansada, pero creo que no hubiera podido ganar de ninguna manera, ese era su día”.

—Dueña de una larga carrera, y con resultados al más alto nivel. Desde su experiencia, ¿qué elementos son clave en la fórmula del éxito de un deportista?

—Ser atleta profesional no es nada fácil, al contrario, es bien difícil. Significa renunciar a muchas cosas y el éxito parte de que (el deporte) sea algo que quieras verdaderamente hacer. Es fundamental el apoyo y la comprensión de la familia, de los amigos. Se trata de disciplina, de trabajo en equipo y mucha dedicación.

—De no haber sido garrochista, ¿qué destino le habría dado a su vida?

—Pues no lo sé, creo que nací para esto; siento que nací para hacer salto con pértiga.

Fabiana Murer no conoce Cuba, pero tiene fe en poder hacerlo pronto. En tanto ese momento llega, dejó su sincero agradecimiento para todos los que apoyaban y estaban pendientes de las competiciones.

Facebook Comments