Maikel Yorges Vidal González se metió temprano en el club de los 8 metros. A los 18 años saltó por encima de esa barrera en par de oportunidades, fijando en 8.12 metros, su marca personal en el salto de longitud.

El camagüeyano tiene un historial de éxito que incluye oro en el Mundial para menores de 18 años de Nairobi en 2017 y la plata del orbe sub 20 en Tampere, un año más tarde. Su última incursión internacional premiada fueron los Juegos Panamericanos Junior de Cali, donde ganó el oro para Cuba. Del título brotaron las oportunidades, y tuvo su primera experiencia invernal en Europa, con sus correspondientes lecciones en tanto comparte equipo con los dos medallistas cubanos de esta especialidad en los últimos Juegos Olímpicos. De los retos del alto rendimiento, las emociones tras la victoria y los objetivos por cumplir conversamos con el chico en los predios del Estadio Panamericano de La Habana.

¿Por qué salto de longitud?

Creo que por cosas de la vida. Ingresé a la EIDE en séptimo grado y ahí empecé con el salto de longitud que fue la especialidad en la que mejor me había desempeñado. Apostaron por mi en esta prueba y ella me trajo al equipo nacional. Representar a Cuba es una linda experiencia y el equipo nacional un gran reto.

¿Cómo recuerdas los Juegos Panamericanos de Cali-Valle 2021? ¿Esperabas esa medalla?

Uno como competidor, siempre ansía alcanzar el oro. Yo salí a tratar de hacer lo mejor porque como se sabe, fuimos en preparación general y me salió una buena marca. No era el momento ideal, pero habíamos estado dedicados a la preparación y en los entrenamientos las cosas habían estado bien. Creo que la medalla es fruto del empeño y la disfruté porque como bien dices hacía tiempo que venía tratando de tener un resultado bueno.

Vidal ha estado en la selección desde el 2015. En su trayectoria aparecen resultados a nivel mundial en las categorías inferiores, pero le falta el salto que le reafirme en su tránsito como competidor senior. A sus 22 años, puede presumir de haber superado los 8m, aunque le falta afianzar esos resultados. En la estabilidad está la clave para el crecimiento.

Será el revulsivo que necesitaba tu carrera…

Yo quería ser campeón panamericano juvenil, era algo que debía haber logrado en 2019 . Creo que fue un resultado importante para salir del “estancón” que tenía. En el 2019 las lesiones prácticamente me pararon y mis resultados fueron a menos. Yo venía bien, con medallas mundiales pero la vida te ante retos que uno a veces se demora en superar.

Este 2022 te reserva la primera experiencia invernal de tu carrera.¿Cuántas enseñanzas deja?

Uno como atleta, después que llega al equipo nacional siempre quiere ir a las giras porque el nivel del atletismo principalmente está en Europa. No estoy satisfecho porque uno siempre quiere llegar a los 8 metros y también lograr estar en el mundial, pero fue mi primera gira indoor y me sentí muy emocionado de poder ser parte de ese grupo que se preparó en España y Portugal. Igualmente siento orgullo por mi compañero Maikel Massó, bronce en los Juegos Olímpicos, que nos representó allí. Somos un equipo.

A nivel personal y deportivo, ¿cuáles son los objetivos de cara a ya al verano y como equipo cuáles son las metas?

La meta que tengo es alcanzar la marca del mundial al aire libre y a nivel colectivo que los tres participantes que hoy tiene el salto largo, Juan Miguel Echeverría, Maikel Massó y yo lograr ir al mundial al aire libre.

La World Athletics ha fijado en 8.22m la cota de acceso directo al Campeonato Mundial de Eugene de este agosto. Maikel Vidal tiene una marca personal de 8.12m, y desde 2018 hasta la fecha, su mejor rendimiento ha sido, precisamente los 7.97 metros que saltó en el Estadio Pascual Guerrero de Cali durante los Panamericanos Junior.

¿Qué tal compartir entrenamientos con dos medallistas olímpicos?

Creo que lo asumo con valentía porque sinceramente hay buen nivel en lo que es el equipo técnico y en el equipo de salto de longitud. Que tengamos a los campeones que son Maikel Massó y Juan Miguel Echeverría hace que se valore que en Cuba hay buen nivel de salto largo y eso te ayuda a desarrollar tus habilidades, eso te inspira.

También hay buena base, los muchachos que entraron de ingreso vienen con buenos resultados y eso hay que apreciarlo.

Con el profesor Osorio -Daniel Enrique Osorio Díaz- y el grupo técnico me siento muy bien, ya que aparte de lo deportivo te enseñan lo moral, la disciplina que a veces a muchos atletas nos afecta y esa inmadurez nos hacer perder muchas oportunidades. El profesor me ha enseñado a luchar por mis méritos, también ha sabido sacarme del bache de cuando estaba lesionado, él siempre me daba ánimos y bueno gracias a eso hoy seguimos adelante.

¿Tienes ídolos?

Iván Predroso siempre. Hay quien dice que me parezco a él, por mi tamaño y la forma de enfrentar las competencias. En esta gira he podido cumplir el sueño de tenerle cerca y pude dialogar con él. Me dio consejos y es inspirador poder hablar con tu ídolo. Fue una motivación, me llenó de alegría y de ganas de seguir luchando.

¿Cuáles son los sueños de Maikel Vidal?

El sueño mío es ser campeón, poder representar a mi país como lo he hecho hasta hoy, con dignidad.

Facebook Comments