por: Lilian Cid / Cubahora

Gerardo Cebrián es una de las voces más autorizadas en el atletismo español. Jefe de Prensa de la a Real Federación Española de Atletismo (RFEA) durante 39 años, ha sido una de las figuras omnipresentes en todo lo asociado al atletismo de aquella nación, transmitiendo torneos y campeonatos para la Televisión Española y fomentando el prestigio que le sitúa como uno de los grandes apasionados de este deporte y sus estadísticas.

De sus inicios hasta los puntos de vista de temas peliagudos sobre el deporte contemporáneo conversamos en exclusiva:

De la topografía al atletismo. De hacer planos a reportar a ras de pista. ¿Cómo fue?

Fue por pura casualidad, aunque siempre he pensado que mi destino final iba a ser el atletismo. Terminé los estudios y no me dio tiempo a ejercer mi profesión, ya que inmediatamente, a primeros de 1982, me propusieron trabajar en la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) como Jefe de Prensa.

Yo practicaba atletismo, aunque nunca destaqué y enseguida me interesé por cuestiones directivas. En 1980 ya era delegado del Club Canguro, en 1981 miembro de la Junta Electoral en las elecciones a la presidencia de la RFEA y Vicepresidente de la Federación de Atletismo de Madrid, hasta que en marzo de 1982 me incorporé a trabajar en la RFEA hasta noviembre de 2020 que cumplí 65 años y me jubilé… aunque mi trabajo como jefe de prensa concluyó en abril de 2017, cuando dediqué todo mi tiempo a retransmitir atletismo para TVE, donde ya colaboraba habitualmente desde 2012.

Intuyo, entonces, que no imagina su vida sin el atletismo

Pues no me la puedo imaginar. Ahora vivo en Guadalajara, pero desde los siete años viví en Madrid muy cerca del Estadio Vallehermoso, uno de los grandes templos del atletismo español. Desde muy pequeño me aficioné al atletismo, así que difícil imaginarme una vida sin el atletismo de por medio. Además de practicarlo, siempre me interesaron sus estadísticas, sus historias, las hazañas y gestas de los grandes atletas. Gracias al atletismo he recorrido medio mundo.

Para ser periodista, se nace, se estudia, o es una combinación de ambas cosas

Pues no lo sé; yo no me considero periodista. Yo me considero un informador de un deporte que me apasiona. Me gusta contarlo y narrarlo, ya sea por escrito o a pulmón abierto. Recuerdo que, por mera casualidad, y ya son muchas casualidades, en 1985 sin saber por qué, quizás por las cosas del destino, me vi con un micrófono en la mano de locutor en el Campeonato de España que se celebró en las Pistas de Las Mestas en la ciudad asturiana de Gijón. Ahí empezó mi idilio con las retransmisiones y así durante casi cuarenta años. Por suerte, mi capacidad de trabajo y mi afición me permitía compaginar las dos actividades, por un lado, la información diaria de la actividad federativa y por otro las locuciones, aunque estas siempre en segundo plano, como actividad secundaria.

Cebrian con sus compañeros de TVE: Juan Carlos Higuero, Amat Carceller y los realizadores Pablo y Javier. (Foto: Cortesía del entrevistado)

¿Cuál es el mayor reto para un jefe de prensa de una Federación Deportiva?

Informar y atender a los medios de comunicación. Tener credibilidad ante ellos. No es fácil, de vez en cuando me he comido algún que otro marrón.

¿Se atrevería a decir cuál es la actuación que más le ha emocionado?

Ufff… Esta es la clásica pregunta sin respuesta por exceso de emociones. Voy a intentar sintetizar. Citaré cuatro momentos internacionales y otros cuatro españoles… aunque podrían ser muchos más.

Recomendado:  Eduardo Biscayart: El deporte cubano es ejemplo en nuestra América Latina

La plusmarca mundial de Marita Koch en 400 en la Copa del Mundo de Canberra en 1985, el concurso de triple de Jonathan Edwards en el Mundial de Gotemburgo 1995, la exhibición de Usain Bolt en el Mundial de Berlín 2009 y más recientemente la plusmarca mundial en triple de Yulimar Rojas; y la medalla de plata de Antonio Peñalver en decatlón en los JJ.OO. de Barcelona 1992, la medalla de oro de Roberto Parra en 800 en el Europeo bajo techo de Estocolmo 1996, la medalla de bronce de Mayte Martínez en 800 en el Mundial de Osaka 2007 y la medalla de oro de Ruth Beitia en altura en los JJ.OO. de Río de Janeiro 2016.

Tengo que precisar que en su momento me emocioné con otras hazañas, pero años después me entristecen.

Tres atletas que le impresionen sobre el resto

Pregunta tan difícil de contestar como la anterior. Entre los que yo he visto competir en directo, me quedo con Usain Bolt, Hicham El Guerrouj, Edwin Moses, Jonathan, Edwards y Daley Thompson entre los hombres y Allyson Felix, Marie-Jose Perec, Tirunesh Dibaba, Heike Dreschler, Valerie Adams.

¿Cuál es el mejor o la mejor atleta del mundo en este preciso momento?

Otra pregunta con mucha miga. Te citaré dos: Ryan Crouser y Yulimar Rojas

Si pudiera cambiar algo en el atletismo mundial, ¿qué sería?

Acabaría con el dopaje

Ese es un tema doloroso, a ratos nauseabundo… A usted, ¿Qué sensaciones le produce?

El dopaje es la mayor lacra del deporte. Los “malos” van por delante, hacen trampa y ponen en duda las gestas de los deportistas limpios. Me produce la peor de las sensaciones.

¿Existe forma de frenarlo?

Lo desconozco, pero yo diría que no.

¿Cómo funciona el sistema de desarrollo del deporte en España? ¿Es suficiente?

Nunca es suficiente, al contrario, es escaso. Se invirtió mucho a finales de los años 80 con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992 y durante unos años se mantuvo la inercia de esa inversión por el impacto de los Juegos, pero en la actualidad los medios escasean, se invierte poco en la base, no se cuida la educación física en los colegios, con muy pocas horas de actividad deportiva en los mismos. Falta educación y cultura deportiva. El deporte entre los jóvenes debería ser un hábito y no lo es. Es posible que algunas federaciones tengan más capacidad de captación de talentos que otras, pero por lo general mi impresión es que no se trabaja bien con los jóvenes.

Hablemos de las nacionalizaciones….

Entiendo que todas las personas, los deportistas incluidos, tienen derecho a mejorar. Hasta ahí lo respeto y lo entiendo. Pero no me gustan las nacionalizaciones compradas a golpe de talonario, las detesto. Es más, impondría un reglamente en el que ningún atleta pudiera ser internacional con su nuevo país, si ya ha sido internacional con su país de procedencia. En cualquier caso, lo mismo que con el dopaje, las nacionalizaciones interesadas van a seguir siendo difíciles de evitar. España, le “debe” a Cuba varias medallas internacionales logradas por atletas que se formaron en Cuba, aunque luego se desarrollaran en alguna medida en España. Por ejemplo, ahí están los logros de Niurka Montalvo, Joan Lino Martínez, Orlando Ortega… y las que están por llegar.

Recomendado:  Cuartos lugares para Ernesto Revé y Yordani García

Se cuenta que es cercano al entorno de Iván Pedroso. ¿Cuáles son las virtudes que destacaría de su persona?

En realidad, no le conozco tanto. Simplemente vivimos en la misma ciudad, en Guadalajara, una ciudad muy pequeña en la que casi nos conocemos todos. Es cierto que tenemos amigos comunes. He presenciado varios entrenamientos de su grupo y lo que más me impresiona es su talante, su paciencia y su saber estar en todo momento. Digamos que es un hombre tranquilo.

El atleta, el hombre o el entrenador ¿Cuál le ha impresionado más?

Como persona no puedo juzgarle, ya he comentado que no le conozco lo suficiente. Como entrenador no tengo conocimientos técnicos para emitir un juicio. Y como atleta, pues que se puede decir de un tipo que a lo largo de su vida deportiva ha ganado 10 medallas de oro en Juegos Olímpicos o Campeonatos del Mundo. Simplemente es descomunal.

La historia de Joaquín Carmona no ha dejado a ningún seguidor del atletismo indiferente. ¿Le sorprendió?

En España, el mundo del atletismo es reducido. Digamos que nos conocemos todos los que nos dedicamos a informar de atletismo. ¿Cómo podía ser posible que alguien que ofrecía tan variada, abundante y buena información, no supiéramos nada de él? Ni tan siquiera su identidad. Pensábamos que su perfil en Twitter era un pseudónimo, pues bajo el nombre de Joaquín Carmona no nos sonaba a nadie de nada. Hasta que se descubrió que era real, que existía, que se llamaba Joaquín Carmona y que se trataba de un indigente.

La realidad superó lo imaginable e inimaginable. En pocos días se convirtió en un tipo famoso, le entrevistaron varias cadenas de televisión, emisoras de radio, pasó de 15000 seguidores en Twitter a más de 50.000… hasta que, según dicen, le cerraron la cuenta por utilizar imágenes con copyright.

Ahora trabaja en un conocido gimnasio madrileño y se gana la vida, pero el atletismo ha perdido un informador de lujo.

Una opinión sobre Cuba

Cuba es una fábrica de talentos. Su producción es deslumbrante año tras año. Ya de por sí es una potencia mundial, especialmente en las pruebas de concursos y de velocidad y vallas. Y aún lo sería más de no ser por la gran cantidad de jóvenes y prometedores atletas que abandonan la isla y adquieren la nacionalidad de otro país. En España lo sabemos bien, pero también en Italia, Portugal o Turquía.

Facebook Comments