Por: Eyleen Ríos / JIT

CASI 10 años después de imaginarlo, el libro Yipsi Moreno la furia de Agramonte, es una realidad. Su protagonista, la campeona olímpica del lanzamiento del martillo en Pekín 2008, disfrutó tanto como los autores, Lilian Cid y Andy Bermellón, de la presentación de una obra esperada por los seguidores del atletismo en Cuba.

Entre amigos y aficionados del deporte, en especial de la camagüeyana que fue toda pasión en el círculo de lanzamiento, la obra llegó hoy a manos de los lectores y la ocasión sirvió para apreciar, más allá de los resultados competitivos, los valores de la mujer que es madre, esposa, hija y actual dirigente del atletismo en la Isla.

«Esto es mucho para mí… pienso que hay muchos otros deportistas que pueden tener su libro y con historias mejores que las mía, y por eso me siento agradecida con la vida, porque más que un libro, creo que le di la oportunidad a dos jóvenes a que hicieran su sueño», dijo emocionada Yipsi, quien fue tres veces campeona mundial y se paseó entre la élite de su especialidad en el orbe.

El recién inaugurado Centro Fidel Castro Ruz abrió sus puertas para recibir, con la presentación del libro, toda su grandeza. Un sitio que entraña compromiso y que fue, sobre todo, “el mejor regalo” que pudieron hacerle, según confesó.

«Creo que la vida me ha premiado demasiado. Yo me quedé con deseos de tener fotos bonitas junto al Comandante, y cada vez que alguien me cuenta historias vividas con él, yo me quedó como así, pensando que me hubiera gustado ser yo… por eso estar ahora en este centro es lo más cerca que me siento de él», aseguró la multilaureada atleta.

El libro recoge testimonios de quienes le acompañaron a lo largo de toda su carrera deportiva, entre ellos sus entrenadores, los miembros más cercanos de su familia, incluso de varios atletas de alto rango, con los que compartió época y competiciones.

Quien se acerque a la obra también tendrá acceso a fotos inéditas y toda la estadística de su carrera. La obra también recoge todos sus lanzamientos oficiales, hasta que decidió retirarse luego de ganar el título en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014.

«Yipsi Moreno la furia de Agramonte es, desde nuestra humilde opinión, un texto aleccionador, una compilación de emociones, cuya única pretensión es mostrar a la mujer que hay detrás de esa gran deportista que todos conocemos», confesó Lilian Cid, tan o más emocionada que la propia Yipsi.

Recomendado:  Bienvenido el 2016

«Los sueños se cumplen, y si algún día llegan a dudarlo, pues piensen en nosotros y en este libro», alentó, luego de narrar brevemente parte de proceso vivido para llegar a la publicación.

Para Andy Bermellón, el coautor del texto, la mayor virtud es que el libro aborda la vida de una «cubana auténtica». Agradeció que la protagonista abriera las puertas de su casa y les permitiera ser parte de su vida familiar, de ver crecer al pequeño Abdel, quien por cierto, fue uno de los orgullosos espectadores que disfrutó la presentación en primera fila.

Periodistas dedicados por años al atletismo, como Julia Osendi, ex atletas como la discóbola Yarelis Barrios y el presidente del Comité Olímpico Cubano, Roberto León Richards, estuvieron entre los que asistieron a la presentación, que más que un acto formal se convirtió en un espacio para reflexionar sobre los detalles cotidianos de los deportistas, en los que no siempre pensamos.

A ver más allá de la simple medalla convocó el historiador, investigador y ensayista Ernesto Limia, vicepresidente primero de la Asociación de Escritores de la Uneac, quien enamoró con su texto acerca de la obra que hoy vio la luz.

«Si algo se aprende en las páginas de este texto formidable es que las cubanas y cubanos que hemos emprendido el camino de justicia e igualdad social, no tenemos que andar por ahí a la caza de paradigmas, los tenemos ahí cerca… a veces al lado.

»Esta es la tierra de Teófilo Stevenson y Alberto Juantorena, de María Caridad Colón y Ana Fidelia Quirós, de Mireya Luis y Regla Torre, de Javier Sotomayor, Iván Pedroso y Anier García, de Julio César la Cruz y Miajín López, de Yipsi Moreno… sé que faltan nombres de muchísimos otros, de eso se trata el desafío que tenemos», aseveró.

«¿Cómo en la tierra de estos hombres y mujeres nuestros jóvenes pueden tener de ídolo a un extranjero? » –se preguntó e hizo pensar a muchos– «Sin chovinismo (que no ayudan) tenemos que mostrar a los nuestros en toda su dimensión deportiva, humana, política… esta no es solo la tierra de la caña de azúcar y la música, es la tierra del deporte más nobel y altruista que se conserva en el mundo», enfatizó en la que sin dudas fue una excelente presentación, a la altura de Yipsi Moreno, la furia de Agramonte.

Facebook Comments