Leyanis Pérez ya había mostrado un gran potencial, pero fue en los Juegos Panamericanos Juveniles inaugurales a principios de diciembre donde experimentó por primera vez el éxito internacional. Reclamar la victoria de forma convincente fue un trampolín hacia objetivos más grandes, incluido el Campeonato Mundial de Atletismo en pista cubierta de Belgrado´22 en el año en que ingresa en las categorías superiores.

“Fue una experiencia hermosa. Quería asegurar una marca desde mi primer intento e ir por más en las rondas siguientes. Agradezco a todos los que me han apoyado y me compensa no competir en Tokio ”, reflexiona el joven de 19 años tras ganar el oro continental en Cali con un salto de 14,39 m. Superó los 14 metros en sus cinco saltos.

“Estar en Tokio y no poder competir fue un gran golpe y perderse el Campeonato Mundial Sub-20 también fue difícil de aceptar. Pero mi entrenador, mamá, padrino y compañeros atletas me apoyaron en esos momentos difíciles ”, agregó.

Después de saltar más de 14 metros en siete encuentros locales en casa, incluido un récord nacional sub-20 de 14,48 metros, Pérez se aseguró un lugar en la selección cubana para los Juegos Olímpicos de Tokio y el Campeonato Mundial Sub 20 en Kenia.

Luego, en solo su segunda competencia fuera de Cuba, mejoró a 14.53m, apenas nueve centímetros por debajo del récord mundial sub-20 de 25 años. Pero durante su último día de entrenamiento en España antes de volar a Tokio, sufrió una contracción muscular en la pierna derecha y no pudo recuperarse a tiempo para competir en ninguno de los dos eventos mundiales.

Leyanis Pérez, de Cuba, reacciona en la final del salto triple en el atletismo de los I Juegos Panamericanos Júnior celebrado en el Estadio Pascual Guerrero, el 3 de Diciembre de 2021, Cali, Valle del Cauca, Colombia. FOTO: Calixto N. Llanes/Periódico JIT (Cuba)

Sin antecedentes deportivos familiares, Leyanis y su hermana gemela Lidianis, jugadora de balonmano, han llevado el deporte a la vanguardia de su familia en Pinar del Río, la provincia más occidental de Cuba.

Descubierta por la entrenadora Ochandorena durante el tercer grado, Pérez se unió a una escuela de deportes a la edad de 10 años. Una atleta alta (ahora 1,88 m), se entrenó tanto en salto de altura como en triple salto. A la edad de 15 años, saltó 1,50 m y 10,77 m respectivamente en cada evento y mejoró a 1,64 my 12,41 m el año siguiente. En 2018, se centró más en el triple salto y una progresión hasta los 13,36m en ese evento le abrió las puertas a la selección nacional Sub-20.

Bajo la guía del entrenador Ricardo Ponce, se incorporó al club de los 14 metros saltando 14,13 metros en su primera competencia oficial de 2019. Terminó la temporada con una medalla de plata en el Campeonato Panamericano Sub-20 de Costa Rica, su primera experiencia internacional.

Recomendado:  Yaimé Pérez: "Este año será muy agitado"

“Los resultados no salieron como se esperaba, pero disfruté de la experiencia y de ver a atletas de todas las Américas”, recordó.

Cuando la pandemia de Covid-19 golpeó a principios de 2020, ya había mejorado a 14.15 m, pero eso sería todo cuando regresara a casa e intentara mantenerse activa en su natal Pinar del Río.

«Fue un año difícil para todos, pero me mantuve paciente», dijo. «Iría a la pista de vez en cuando cuando nos lo permitían e hice un poco de acondicionamiento para mantener la forma».

A pesar de algunos contratiempos en 2021, Pérez mira con optimismo su debut en el escenario mundial.

“Competí en Cali con una carrera de nueve pasos. Mi carrera completa es de 15 pasos «, explicó.» Me considero una saltadora rápida y hay mucho que puedo mejorar. Necesito fortalecer mi pierna izquierda y mejorar mi carrera. Tengo plena confianza en mi entrenador y en mi capacidad para seguir mejorando, paso a paso «.

Consciente de la historia de su evento en Cuba, se anima a mantener la tradición de su país en el triple salto de la mujer al panorama mundial. “He visto videos de Yargelis Savigne (la dos veces campeona del mundo) y Mabel Gay (medallista de plata mundial de 2009), además de Pedro Pichardo (campeón olímpico). Mabel, ahora entrenadora, es alta como yo y me ha dado buenos consejos ”, agregó.

Su entrenador, Ponce, también tiene algunas palabras de elogio. «Tiene el raro talento de ser alta, rápida y bien coordinada», dijo. «Tiene un gran potencial y la guiaremos a través de su crecimiento físico y mental».

Entre otros, Ponce llevó a Yoandri Betanzos a cinco medallas mundiales.

Fuera de la pista, la estudiante de educación física de primer año disfruta de la música tropical y se considera una buena bailarina. Su sueño más grande es convertirse en campeona olímpica.

“Ver la final olímpica en vivo en el Estadio de Tokio fue una gran motivación para mí», dijo. «Quiero convertirme en campeona olímpica y voy a ir paso a paso para alcanzar mis objetivos.

«He tenido muchas derrotas en mi carrera y me he recuperado. Continuaré rindiéndome lo mejor posible y seguiré brindando alegría al pueblo cubano».

Javier Clavelo Robinson para World Athletics

Facebook Comments