por: Lilian Cid Escalona / Cubahora

Dicen los entendidos que Marys Adela Patterson reúne cualidades suficientes para brillar en las pruebas múltiples. A sus 19 años atesora un heptatlón de 5767 puntos, la mejor marca de su carrera, y se sitúa entre las primeras del ranking que ha convocado a los atletas para los Juegos Panamericanos Juveniles de Cali-Valle 2021.

Se inició en el atletismo desde bien pequeña y ha transitado por los diversos escalones de la pirámide deportiva en La Habana hasta llegar al Equipo Nacional. El trayecto no fue fácil, según cuenta, y a su corta edad acumula experiencias que le conceden valor irrefutable a su carácter perseverante y tenaz.

Marys Patterson viajará a Cali enlistada en el equipo cubano que tomará parte en los Juegos Panamericanos para menores de 23 años. Ella es una de las atletas de esta selección que tiene experiencia internacional pues estuvo en Costa Rica, donde ganó la medalla de plata (5420 puntos) en el heptatlón del torneo panamericano para menores de 20 años disputado en San José en 2019. De sus retos, estado de forma y principales aspiraciones conversamos:

— Cali-Valle abre una nueva oportunidad de representar a Cuba internacionalmente. Sabemos que no hay objetivos en cuanto a resultados por parte de la dirección del deporte, sin embargo, en lo personal ¿Cómo lo asumes?

— Representar a Cuba en esta competencia va ser un gran paso para mi carrera deportiva. Tendremos una preparación corta, pero hemos estado enfocados en que sea lo mejor posible. Entrenar poco es un problema mayor para mi evento porque todos sabemos que un “múltiple” lleva entrenamiento, pero me siento bien para representar a mi país en estos juegos.

— Hablemos de metas. ¿Qué objetivo llevas?

— Pues quiero hacer lo mejor. Estoy buscando mejorar mi marca personal, y aunque sé que el haber estado casi dos años sin competir lo hace difícil, tengo confianza y siento que va a salir el resultado.

El último resultado oficial de Marys Adela Patterson es precisamente la marca personal de 5767 puntos, lograda en La Habana en la Competencia Especial celebrada en el Estadio Panamericano en marzo de 2020. Una prueba en la que mejoró sus registros en seis de los siete eventos que componen el heptatlón.

— Hay buenas referencias de tu desarrollo y sobre todo de tus perspectivas. Al margen de la pausa forzada por la pandemia ¿Qué rescatas del 2020?

— La temporada pasada pude arreglar unos cuantos errores que tenía. Había mejorado mucho, pero llegó la pandemia y apenas pude hacer un heptatlón.

— ¿Carreras, saltos o lanzamientos?

— Cada evento tiene “su cosa” y me falta trabajo para poder dar un gran paso en el general. Me va bien con los lanzamientos y los saltos, pero, si tengo que escoger, prefiero los saltos.

— ¿Qué hay por delante?

— Como dije, espero alcanzar un buen resultado en los Juegos Panamericanos Juveniles. Mi meta es llegar a la marca de los 6000 puntos. Tengo confianza en que la puedo hacer a pesar de la corta preparación. Luego, en el 2022, enfocarme en buscar mejores resultados.

— ¿Cuál es tu sueño?

— Yo quiero ir a París 2024. Hay quien dice que es imposible, pero yo no lo veo así; al contrario, creo que con sacrificio y disciplina y sobre todo esforzándome, sé que podré lograr los resultados que me lleven a cumplir esa meta.

— ¿Algún referente en especial que te inspire?

— Tengo a Naffisatou Thiam como uno de mis ídolos, es una buena atleta, es universal, y también a mi compañera de equipo Yorgelis Rodríguez, que es muy guerrera, no se rinde y siempre sabe que puede ir por más.

— Ser atleta de alto rendimiento siempre se asocia al sacrificio, a renunciar a la diversión, a llevar una vida distinta a la que normalmente llevan los muchachos de tu edad. ¿Cómo lo asumes desde tu experiencia?

— Cuando se quiere algo, algo se tiene que sacrificar, y como me dice mi entrenador Pavot, para gozar hay tiempo en la vida. Hasta ahora mi sacrificio me ha gustado más que ir a una fiesta.

Marys Adela Patterson se entrena bajo las órdenes de Gabino Arzola pero por estos días celebra especialmente la oportunidad que ha tenido de trabajar con Ernesto Javier Pavot, el hombre que la encaminó en sus primeros pasos hacia al alto rendimiento y ahora también es parte del colectivo de entrenadores de la selección nacional cubana.

Ella, a todas luces, refulge como la elegida para continuar el trayecto de éxito que han ido labrando las chicas cubanas en esta difícil prueba y que tiene a las Rodríguez, Yorgelis y Adriana, como principales estandartes contemporáneos. Los especialistas no dudan de su capacidad para superar los 6000 puntos, aunque debe trabajar en variables como el perfeccionamiento de la estructura de su carrera y aspectos técnicos en pruebas de campo.

La competencia de heptatlón de los Juegos Panamericanos Juveniles está señalada para disputarse en las jornadas del día 1 y 2 de diciembre, con el concurso de 13 jóvenes, según la cota dispuesta por las normativas de la cita. En eventos múltiples, Cuba presentará también a Yan Carlos Hernández, que llega avalado por 7315 puntos logrados en 2020 y con el título de campeón en el Panamericano Sub 20 de Costa Rica en 2019.

Facebook Comments