por: LIlian Cid Escalona / Cubahora

Colin Jackson corrió 13.07 segundos en el Estadio Panamericano de La Habana. Lo hizo para ganar los 110 metros con vallas en la Copa del Mundo de 1992, paseando la distancia ante el usbeko Sergey Usov (13.55) y el cubano Emilio Valle (13.69). El Reino Unido, que para ese entonces competía como equipo, no pudo con África dominador de las pruebas en la rama masculina.

Hasta hoy, y a pesar de los pródigos resultados de las vallas cortas cubanas, ninguno de los nuestros ha mejorado a Jackson, cuya marca se sostiene como la mejor hecha en la pista del “coloso del Este”. Orlando Ortega fue quien más se acercó, con aquella carrera de 13.09 segundos que resonó en 2012 en la que derrotó a Dayron Robles (13.18). El propio Robles había corrido 13.17 en el 2007 y Anier García 13.18 segundos en el año 2000.

Hace tres décadas ya que el Estadio Panamericano que fue inaugurado. A los Juegos Panamericanos se sumaron varias competencias de alto rango, entre ellas la Copa del Mundo de 1992 que trajo a La Habana a Jackson y a otras muchas de las luminarias del atletismo mundial contemporáneo. (Resultados de Copa del Mundo)

La huella de las mágicas jornadas de 8, 9 y 10 de septiembre de 1992 aún persisten en el historial de récords de la instalación del Este de la capital cubana, que resiste como las marcas de Jackson y compañía, el demoledor paso del tiempo.

Según los datos que guarda con esmero Alfredo Sánchez Barrios, estadístico de la Federación Cubana de Atletismo, Emmanuel Callender, Jan Zelezny, Brigitte Foster, Heike Daute-Drechsler y obviamente los locales Javier Sotomayor, Iván Lázaro Pedroso y Ana Fidelia Quiros son algunos de los que tienen en su poder varias de las cotas inscritas como las mejores actuaciones protagonizadas en el cuartel general del atletismo cubano.

De 1991, como es lógico, datan los registros más longevos, con destaque para los 20.15 firmados por el brasilero Robson Caetano da Silva y los 44.52 del cubano Roberto Hernández hechos durante los Juegos Panamericanos en 200 y 400 metros, respectivamente.

Sobreviven además los 13:35.83 minutos del mexicano Arturo Barrios (5000m) y los 3:01.93 minutos de la posta de 4x400m formada por los antillanos Agustín Pavó – Héctor Herrera – Jorge Valentín – Lázaro Martínez.

De esos Juegos brotó también la mejor carrera de 400m que ha hecho cubana alguna. Ese tiempo de 49.61 segundos que hiciera Ana Fidelia Quiros y que evocamos recientemente tras la gesta de Roxana Gomez en Tokio. La estadounidense Alisa Hil (4:13.12) en 1500m, la mexicana Graciela Mendoza (46:41.56) en la prueba de 10km marcha y el relevo largo estadounidense de Natasha Kaiser – Tasha Downing – Maicel Malone – Jearl Miles que firmó 3:24.21 minutos en su curso de 4x400m.

De vuelta a la Copa del Mundo, de la que hablábamos al inicio mientras destacábamos al legendario Colin Jackson, aún permanecen vigentes 13 registros en el desempeño histórico de los atletas en esta instalación. Algunas de ellas respaldadas por actuaciones elementales que perviven en el imaginario de quienes tuvieron la oportunidad de presenciarlas. Mohamed Suleiman, Addis Abebe , Derartu Tulu, Tibor Geczek, Michael Stulce, los bólidos estadounidenses Bryan Bridgewater – Kevin Braunskill – Calvin Smith – Jeff Williams integran la selecta lista donde se destacan los 7.16 metros de Heike Daute-Drechsler en el salto de longitud, el 20.84 de Belsy Laza en la impulsión de la bala y los 70.88 metros de Hilda Elisa Ramos en el lanzamiento del disco.

Si repasamos los momentos cumbres de este estadio, encontramos que Iván Pedroso se estiró hasta los 8.49m durante el Memorial Barrientos de 1993, Silvia Costa superó los 2.00 metros y Javier Sotomayor los 2.41 en la Copa Cuba de 1994, Aliuska Yanira López corrió los 100 metros con vallas en 12.91 segundos en el Memorial Barrientos de 1995 , Brigitte Foster igualó en 2003 la marca de 11.17 segundos que tenía Liliana Allen en los 100m, Yipsi Moreno mandó el martillo hasta los 75.18 metros durante la Olimpiada del Deporte Cubano de 2004, mientras que Yargeris Savigne clavaba sus pinchos en los 14.97 metros en el Campeonato CAC de 2009.

La lista de plusmarcas no echa en falta a Olisdeilys Menéndez, autora desde 2004 de un tiro de 68.23 metros, aparece también el triple salto de 18.08m de Pedro Pichardo que también es récord nacional y el heptalón de 6437 puntos que llevó a Yorgelis Rodríguez a Tokio durante este 2021, que es la más reciente de todas las legendarias historias que su pista ha atestiguado. Y es que cada año, desde su inauguración hasta nuestros días, el Estadio Panamericano -como el atletismo cubano- se las ha arreglado para que de sus predios broten noticias de interés para Cuba y un tanto más allá.

Récords del Estadio Panamericanos

Estadística de Alfredo Sánchez Barrios

Facebook Comments