Anzhelika Sidorova no perdió en Tokio, pero la medalla de plata le supo a poco. Su rostro, sus lágrimas y el abrazo descomunal con su entrenadora de siempre fueron señales ineludibles de que la pequeña iba en busca de más.

Zurich, el Weltklasse, ha sido a través de los años, sitio perfecto para la resurrección del espíritu y el estadio de Letzigrund -decía Anzh- era un escenario especial porque allí se había coronado como Campeona de Europa.

Este 9/09 no la defraudó. Anzhelika consiguió un hito: un salto de 5.01m que le permite ganar el diamante y la coloca como tercera mujer que supera los 5 metros al aire libre y la cuarta en hacerlo en cualquier escenario.

Hasta hoy solo Yelena Isinbayeva, Sandi Morris y Jennifer Suhr (bajo techo) lo habían hecho.

Doce años antes, en Berlín, Isinbayeva también lloró. No parecía haber consuelo para la mejor tras irse en blanco, sin marcas, en la final del campeonato mundial. Así fue a Zúrich para sacarse la bronca. Y lo hizo de tal manera que su esfuerzo ha valido, incluso, para que la exhibición de esta tarde-noche de su coterranea solo pueda quedar como marca personal y récord de la Liga de Diamantes. Rusia, el mundo y el mítin seguirán a merced de aquellos 5.06m que en 2009 ratificaron a Elena, como la mejor del mundo y que la sostienen como recordista del orbe hasta nuestros días.

Sidorova por su parte, ha mostrado que sabe hacer lo mejor en las competencias fuertes. No en vano es campeona del mundo y subcampeona Olímpica. No en balde muestra ambición y al mismo tiempo derrocha una emblemática humildad.

No esperaba esos 5 metros hoy pero la vida ha demostrado que los días perfectos existen; también se sabía que tenía para conquistarlos. Su espíritu se curtió en Doha con aquel título de 4.95 que ganó en espectacular porfía con Morris.

Ahora acaba de dar el golpe definitivo. Se ha ganado por derecho un puesto en la alta jerarquía de esta prueba. Y como Habitante incuestionable de la élite, se erige como una de las buenas garrochista que hay en la actualidad.

La Rusa, que es una de las que ha peleado porque se obre con justeza para con los atletas de su país, se ha hecho mayor este día. Ella, que cuenta también con la bendición de la reina, es junto a María Latsiskene (quien ha dado lecciones de planificación deportiva a granel), uno de los referentes contemporáneos del campo pista de la gigante nación.

Anzh ha saltado 5.01m en Zurich. El Weltklasse sigue elevando su historia. ¡Que bien!

Facebook Comments