por: Eddy Luis Nápoles

Recientemente concluyó en Nairobi, Kenya, la XVIII edición de los Campeonatos Mundiales, para atletas menores de 20 años, citas que tuvieron inicio en Atenas, Grecia, en 1986 y que han servido de embrión para el surgimiento de grandes estrellas del atletismo mundial. Les propongo realizar un vistazo panorámico sobre este tema.

De inicio, les comento que luminarias del atletismo como Usain Bolt, Hicham El Guerrouj, Haile Gebrselassie, Javier Sotomayor, Allyson Felix, Yelena Isinbayeva, Valerie Adams, entre otras; todas con títulos olímpicos y mundiales, tuvieron presencia en las citas mundiales juveniles.

Cuando cuantificamos algunos datos, tenemos que, unos 42 atletas, salidos de estas citas juniors, han logrado conquistar, posteriormente, los títulos olímpico y mundial (ambos), de ellos, 36, repitieron, es decir, lo hicieron entre los juniors y en categoría absoluta. El título olímpico lo han conquistado 84 atletas, mientras que, otros 83, han ganado el mundial. Resumiendo, 209 atletas han subido al máximo escalón en los podios, olímpicos y mundiales.

En la categoría de medallista, 66 poseen la doble condición, olímpico y mundial; 96 lo han logrado a nivel olímpico, mientras que, unos 262 han ganado preseas mundiales, para un total de 424 premiados con podios al máximo nivel. Por último, 50 atletas participantes en los mundiales juniors, lograron posteriormente implantar récords mundiales en categoría absoluta, 10 de ellos, lo habían logrado antes, cuando fueron juveniles.

Entre los principales atletas que estuvieron presentes en Atenas 1986 y luego brillaron en el firmamento atlético están, el cubano Javier Sotomayor, titular olímpico (Barcelona 1992), cinco veces campeón mundial, dos al aire libre y tres bajo techo. Sotomayor, además, poseyó la cuota mundial junior, con 2.36 y actualmente posee los récords mundiales, al aire libre (2.45) y bajo techo (2.43). El británico Colin Jackson, también estuvo en aquel mundial ateniense, conquistando plata olímpica al año siguiente en Seúl, logrando el título y el récord mundial en la cita de Stuttgart 1993.

El argelino Noureddine Morceli, a pesar de no haber ganado el título en Sudbury 1988 (2°), fue uno de los grandes atletas que descollaron en esa cita canadiense, Morcelli conquistó el título olímpico en Atlanta 1996 y reinó en los mundiales de Sevilla y Tokio 1991, Stuttgart 1993 y Götemburgo 1995; además implantó dos récords mundiales en los 1500 metros (3:28.86 y 3:27.37).

La cita de Plovdiv 1990, produjo dos futuros campeones olímpicos y mundiales, corresponde el honor de ser el primero en conseguirlo, el cubano Iván Pedroso, quien se había ido sin medallas de la cita búlgara (4°), pero los títulos mundiales (nueve) los fue conquistando, casi sucesivamente, desde Toronto 1993 a Edmonton 2001, mientras que el olímpico llegó en su tercera oportunidad, Sydney 2000. La otra multipremiada fue la etíope Derartu Tulu, quien había ganado los 10 mil meros en la cita búlgara, dos años más tarde se coronaba olímpicamente en Barcelona, para volver a hacerlo, ocho años después, en Sydney 2000, por su parte el título mundial, lo conquistó en Edmonton 2001, siempre en los 10000 metros.

En Seúl 1992, estuvieron, entre otros, cuatro atletas que posteriormente lo conquistaron, casi todo, como fueron el etíope Haile Gebrselassie, el marroquí Hiecham El Guerrouj, el ecuatoriano Jefferson Pérez y la china Wang Junxia. Gebrselassie dominó ambas pruebas de fondo en la capital sudcoreana, haciendo los honores olímpicos en Atlanta 1996 y Sydney 2000 y los mundiales en ocho ocasiones, cuatro al aire libre y cuatro bajo techo. Gebrselassie poseyó en tres oportunidades el récord mundial de los 5000 y los 10000 metros y en dos, el de maratón. Hicham El Guerrouj fue medallista de bronce en Seúl (5000m), logrando un doblete olímpico en Atenas 2004, al ganar 1500 y 5000 metros; en mundiales, se coronó en siete oportunidades, cuatro al aire libre y tres bajo techo.

El Guerrouj es el actual poseedor del récord mundial de los 1500 metros, con 3:26.00. Jefferson Pérez tuvo dos participaciones mundialistas juniors, Plovdiv 1990, tercero y Seúl 1992, donde se coronó campeón; logrando el título olímpico en Atlanta 1996 y el mundial lo conquistó en París 2003, con récord mundial incluido (1:18:35). Cierra la china Wang Junxia, ganadora de los 10 mil metros, en Seúl (junior), en Atlanta 1996 (olímpico) y en Stuttgart 1993 (mundial). Junxia fue poseedora, en dos oportunidades del récord mundial en los 3000 metros, siendo la primera mujer que descendió de los 30 minutos en los 10000 metros, con 29:31.78 (1993).

En Lisboa 1994 descollaron, entre otros, el martillista polaco Szymon Ziólkowski (1°), héroe olímpico en Sydney 2000 y mundial en Edmonton 2001. La húngara Gabriela Szabo, que había logrado el segundo puesto en Seúl y se tituló en Lisboa (3000m), Szabo conquistó el oro olímpico en Sydney 2000, mientras que logró tres títulos mundiales, dos en 5000 y uno en 1500 metros. Cierra la saltadora rusa Tatyana Lebedeba, tercera en Lisboa (triple), campeona olímpica en Atenas 2004, con cinco títulos mundiales, dos al aire libre y tres bajo techo, incluyendo, uno en longitud.

En Sydney 1996 hizo acto de presencia la jabalinista cubana Osleidys Menéndez, quien ganó aquí, el primero de sus dos títulos mundiales, entre las juveniles, el otro lo conquistó en Annecy 1998. Osleidys se consagró campeona olímpica en Atenas 2004, mientras conquistaba dos títulos mundiales, el segundo con récord mundial, incluido (71.70), por cierto, su segunda cuota mundial. De la cita australiana, también emergieron otros futuros reyes olímpicos, como el alemán Nils Schumann (800m), el kenyano Noah Ngeny (1500m), el estadounidense Angelo Taylor (400c/v) y la jamaicana Aleen Bailey (4×100).

El kenyano Reuben Kosgei había ganado el título de los 3000 con obstáculos en Annecy 1998, dos años más tarde, se convirtió en campeón olímpico, en esa propia prueba, en Sydney, dominando también en el mundial de Edmonton 2001. La cubana Yipsi Moreno estuvo presente en la cita juvenil celebrada en suelo francés, pero no logró acceder al podio, fue cuarta. Yipsi conquistó tres títulos mundiales en el lanzamiento del martillo y accedió, ocho años después, al título olímpico de Beijing 2008, al producirse la descalificación por doping de la bielorrusa Aksana Miankova.

La cita celebrada en Santiago de Chile, en el año 2000, tuvo la peculiaridad de realizarse posterior a los Juegos Olímpicos de Sydney, por lo que algunas atletas, lo hicieron primero en Sydney y luego en Chile, quizás, lo más relevante estuvo a cargo de la polaca Kamila Skolimowska, quien con 17 años, tuvo el honor de convertirse en la primera campeona olímpica en el lanzamiento del martillo (71.16), pero 17 días más tarde, quedó eliminada en la cita junior (51.84), mientras la croata Ivana Brkljacic, que había sido oncena en Sydney (63.20), se tituló en Santiago de Chile (62.22). Ahora, posterior a la cita de la capital chilena, irrumpieron en el espectro atlético mundial, la rusa Yelena Isinbayeva, reina olímpica de la pértiga en dos oportunidades, tres veces titular mundial y actual poseedora del récord mundial (5.06); la checa Barbora Spotaková, por esos tiempos se desempeñaba en heptathlon (4), luego dueña de dos títulos olímpicos y dos mundiales en el lanzamiento de la jabalina, además, poseedora del récord mundial (72.28). También aparecieron, la sueca Carolina Klüft y el etíope Kenenisa Bekele, ambos con títulos olímpicos y mundiales.

En la cita de Kingston 2002, hizo su aparición el fenomenal Usain Bolt, con apenas 16 años se adueñó del título de los 200 metros, como dato curioso, les comento que Bolt, ganó primero el título mundial junior y luego, el mundial de cadetes (Sherbrooke 2003). Bolt considerado el mejor atleta del presente siglo, archivó nueve títulos olímpicos y once mundiales, posee los récords mundiales de 100 metros (9.58), 200 metros (19.19) y 4×100 (36.84). Otras atletas con posterior destaque, que estuvieron en la cita juvenil jamaicana fueron, las etíopes Meseret Defar y Tirunesh Dibaba, ambas con palmares olímpicos y mundiales.

Tres estadounidense relevantes, hicieron su aparición en la ciudad italiana de Grosseto (2004); los vallistas Aries Merritt y Kerron Clement y el corredor LaShawn Merritt, también lo hizo la británica Jessica Ennis-Hill y el cubano Dayron Robles. En los 110 con vallas, Merritt se impuso sobre Robles, quien conquistó el título olímpico en Beijing, mientras Aries lo hacía en Londres, ambos lograron el récord mundial en el año olímpico, Robles antes y Merritt posterior al oro olímpico. Por su parte, LaShawn Merritt (400m) se coronó en Beijing 2008, agregando siete títulos mundiales, dos en 400 metros y cinco en 4×400. Clement (400c/v), conquistó el título olímpico con 12 años de diferencia (Río de Janeiro 2016), mientras que los mundiales (2) fueron más temprano, Osaka 2007 y Berlín 2009. Por último, la heptalonista Jessica Ennis-Hill, había sido octava en Grosseto, pero reinó en Londres 2012, con dos títulos mundiales, Berlín 2009 y Daegu 2011.

El kenyano David Lekuta Rudisha y la china Liu Hong, clasifican entre los más prominentes atletas surgidos a partir de la cita mundial junior realizada en Beijing (2006). Rudisha ganó los 800 metros, prueba en la que impuso su reinado a nivel mundial, con dos títulos olímpicos e igual cifra mundial, acompañados de tres cuotas mundiales. La marchista china Hong, ganadora en casa (10000w), fue la reina en Río de Janeiro 2016, mientras sumó dos títulos mundiales y es la actual poseedora del récord mundial en los 20 kilómetros (1:24:38).

En la ciudad polaca de Bydgoszcz (2008) estuvieron presentes futuros campeones olímpicos y mundiales, con destaque para el triplista estadounidense Christian Taylor, octavo entre los juniors, prueba ganada por el francés Teddy Tamgho; Taylor sumó posteriormente, dos títulos olímpicos y cuatro mundiales. La croata Sandra Perkovic se ubicó tercera, pero cuatro años más tarde, era la campeona olímpica (Londres), título que repitió en Río, sumando igual cantidad de títulos mundiales. La pertiguista griega Ekaterini Stefanidi (3), es otra que logró posteriormente el oro olímpico (Río) y mundial (Londres).

En Moncton 2010 se dieron cita, el sudafricano Wayde van Niekerk, cuarto puesto en 200 metros, titular olímpico en 400 metro en Río de Janeiro, con récord mundial de 43.03, antes había ganado el mundial de Beijing. La etíope Almaz Ayana, quinta en los 3000 con obstáculos, fue la campeona olímpica de los 10 mil metros en Río de Janeiro, con récord mundial, mientras sumaba dos títulos mundiales. Otros posteriores dobles titulares salidos de la cita canadiense fueron, el granadino Kirani James (400m), el qatarí Mutaz Essa Barshim (altura) y la bahamesa Shaunae Miller-Uibo (400m).

La cita española de Barcelona (2012) propició la aparición de los kenyanos Faith Chepngetich Kipyegon, con dos títulos olímpicos y uno mundial, así como Conseslus Kipruto (1), monarca olímpico en Río de Janeiro y con dos títulos mundiales. También despuntaron, entre otros, la rusa Mariya Lasitkene (altura) y el estadounidense Arman Hall (4×400 y 400m).

El ugandés Joshua Cheptegei, puede clasificar como el máximo exponente del atletismo mundial, salido del mundial junior de Eugene 2014. Cheptegei se había coronado en el Hayward Field, en 10 mil metros, seis años más tarde, atacó y consiguió los récords mundiales de ambas pruebas de fondo, logrando el título mundial (10000m) en Doha y el olímpico, ahora en Tokio. Otros titulares olímpicos, presentes antes en Eugene fueron, la bareiní Ruth Jebet (3000c/o), en Río 2016 y el bahamés Steven Gardiner (400m), este último en Tokio 2020.

El etíope Selemon Barega, ganador de los 5 mil metros en Bydgoszczc 2016, se impuso en esa propia prueba en la cita olímpica de Tokio 2020, también lo hizo otro campeón de esa ciudad polaca, el jabalinista indio Neeraj Chopra, mientras que la ugandesa Peruth Chemutai (séptima), en 3000 con obstáculos, accedió a la cima del podio en la capital japonesa; por su parte, el actual rey de la pértiga, el sueco Armand Duplantis, se estrenó en Bydgoszcz, tercero, pero ganó en Tampare. El título olímpico lo conquistó en Tokio 2020, mientras implantaba tres récords mundiales, todos en el 2020. El australiano Asheley Moloney, ganó el decathlon en Tampere, siendo mientras era tercero en Tokio 2020; el brasileño Alison Alves dos Santos (400c/v), había sido tercero en Tampere, posición que repitió en Tokio.

Ahora, con Nairobi (2021), sucede igual que en Santiago de Chile 2000, la cita junior se celebró posterior a los Juegos Olímpicos, propiciando algunos destaques, primero en Tokio y luego en Nairobi. Lo más sobresaliente estuvo a cargo de la namibia Christine Mboma (200m), medallista de plata en la capital japonesa (21.81) y titular en Kenya (21.84); su paisana Beatrice Masilingi (200m), fue sexta en Tokio y segunda en Nairobi. La etíope Zerfe Wondemagech (3000c/o), se ubicó sexta en Japón (9:16.41) y luego fue segunda en Nairobi (9:35.22).

Aquí están mencionados los principales aportes que han logrado la citas mundiales juniors, quedan otros, pero es imposible relacionarlos a todo.

Facebook Comments