Por Eddy Luis Nápoles Cardoso/*Exclusivo

Continuando con las valoraciones sobre lo expresado a lo largo de los años por las atletas cubanas, lo haremos con los 100 metros con vallas, prueba que ha conquistado varios éxitos internacionales, incluidos, dos títulos en Copas del Mundo, con Aliuska López como protagonista, en La Habana 1992 y Londres 1994. Estas conquistas tuvieron el embrión en los 80 con vallas, con la habanera Bertha Díaz, titular panamericana en Chicago 1959.

El primer récord nacional en los 100 con vallas, aparece registrado, como los 14.5, de la santiaguera Marlene Elejalde, logrados, el 15 de julio de 1968, en Leningrado (actual San Petersburgo). Los récords con cronometraje electrónico fueron inaugurados por la matancera Lourdes Jones, con 13.61, logrado el 31 de julio de 1971, en Cali. La habanera Aliuska López, fue la primera vallista cubana en descender de los 13.00 segundos, con 12.88 (Zagreb, 15 de julio de 1987). Un total de seis atletas han descendido de esa barrera, a López le siguieron la camagüeyana Odalys Adams, con 12.86 (1989), las santiagueras Magalys García, con 12.99 (1999) y Yahumara Neyra, con 12.92 (2001), la capitalina Anay Tejeda, con 12.89 (2002) y la pinareña Yenima Arencibia, con 12.95 (2008).
Las mejores ubicaciones anuales en el listado mundial han estado a cargo de Aliuska López, sexta en 1993, con 12.73; séptima en 1994, con 12.74; novena en 1990, con 12.73 y en 1996, con 12.67; por su parte Yahumara Neyra, oncena en 2002, con 12.75; igual ubicación logró Anay Tejeda, en 2008, con 12.61.

El mapa cubano de los 100 con vallas, atendiendo a las 30 primeras atletas del ranking nacional, hasta 13.52, estaría conformado por La Habana (8), Santiago de Cuba y Guantánamo (5), seguida de Pinar del Río (3), luego aparecen, Camagüey y Mayabeque (2), cerrando Villa Clara, Matanzas, Isla de la Juventud y Holguín (1).

Ahora para valorar los rendimientos de las corredoras cubanas de 100 con vallas, tomamos como muestra, lo realizado por las 20 mejores exponentes de esta prueba, comparándolo a su vez, con sus similares del mundo. Entre los aspectos a juzgar están; la edad de inicio en la prueba, edad del logro del mejor resultado, rango de edades para el logro de los rendimientos estables, los índices de crecimiento y decrecimiento anual, así como el crecimiento y decrecimiento total. También se puede apreciar, la talla y el peso ideal para esta especialidad.

En la muestra nacional analizada, emerge como edad inicial en la prueba, los 14 años, algo lógico y natural, debido al sistema de participación deportiva cubano, mientras que el promedio de edad en la muestra del mundo, es tres años mayor (17 años). Anay Tejeda, patrón cubano de la prueba (12.61), inició sus resultados cuantificables a los 15 años, con 14.35 segundos.
Entrando en detalles poco conocidos sobre las vallistas cubanas, tenemos que, generalmente logran sus mejores rendimientos a los 24 años (13.07), mientras que sus homólogas del mundo, también lo hacen a los 28 años (12.44). El rango de edades donde se manifiestan los mejores rendimientos, en Cuba está enmarcado entre los 21 y los 25 años; las mejores del mundo, lo hacen durante un período más prolongado, de los 24 a los 34 años.

Las atletas criollas en esta prueba generan un índice de crecimiento anual promedio de 0.17 centésimas (incremento que pueden lograr de una temporada a otra), la muestra de las mejores del mundo, incrementan 0.10 centésimas. Las criollas alcanzan un crecimiento total, desde el inicio de su carrera deportiva, hasta el logro del mejor resultado (13.07), de 1.65 segundos; por 1.07 segundos las foráneas. Entre las atletas cubanas, el mayor crecimiento se produce, entre los 14 y 15 años, con 0.66 centésimas, mientras que, el mayor decrecimiento está ubicado, al final de la carrera deportiva, entre los 27 y 28 años, con 0.30 centésimas. Como detalle significativo, se observa que las vallistas cubanas no muestran decrecimiento, entre los 14 y la edad del logro del mejor rendimiento, los 24 años.

El decrecimiento total para las cubanas, es decir, la pérdida de rendimiento partiendo, entre la mejor marca (13.07) y el final de la carrera deportiva (13.69), es de 0.62 centésimas, mientras que las mejores del mundo, con un rendimiento óptimo hasta los 34 años (12.63), ceden 0.28 centésimas. El índice de decrecimiento anual, entre las 20 mejores corredoras cubanas, es de 0.16 centésimas, mientras sus homólogas del mundo, ceden 0.05 centésimas.

Analizando las 30 primeras vallistas cubanas, tenemos que lograron como promedio, su mejor resultado histórico en el mes de mayo. En esta prueba, con destaque internacional, el 33%, 10 atletas, hicieron su mejor marca compitiendo en el extranjero. En este sentido, Aliuska López, realizó 25, de sus 30 mejores marca (12.99), compitiendo en el extranjero.

En los parámetros de talla-peso, la atleta cubana de 100 con vallas, ha presentado una talla promedio de 1.68 metros, con un peso promedio de 55 kilogramos, cediendo en ambos parámetros a las mejores del mundo (1.70 y 61). Varias atletas cubanas, Aliuska López (1.73 y 65), Odalys Adams (1.71 y 57), Grisel Machado (1.74 y 56), Oraidis Ramírez (1.71 y 56), cumplimentaron los estándares de talla y peso expresado por las mejores del mundo.

Facebook Comments