La región del Caribe de habla anglófona ha sido prodiga en la aparición de excelentes corredoras en los 400 metros, se pudieran mencionar a las bahamesas Shaunae Miller-Uibo, Tonique Williams-Darling y Pauline Davis-Thompson, a la legión jamaicana liderada por Lorraine Fenton, con Shericka Williams, Grece Jackson, Novlene Williams-Mills, Sandie Richards, Shericka Jackson, Rosemarie Whyte y Stephenie Ann-McPherson, todas con marcas inferiores a los 50.00 segundos.

En el Caribe de habla hispana, la aparición de corredoras con estas marcas se limita a una, la cubana Ana Fidelia Quirot (49.61), aunque también se pudiera hablar de la colombiana Ximena Restrepo (49.64), nacida en Medellín (Antioquia), cuyas costas reciben las aguas del Mar Caribe y en mucha menor medida, de la mexicana Ana Gabriela Guevara (48.89) oriunda de Nogales (Sonora), esta última, con más “influencia” del Pacífico, que Caribeña. Ahora, aparece la dominicana Marileidy Paulino, con un 50.31, marca que la ubica quinta en Iberoamérica, antecedida por las antes mencionadas y la española Sandra Myers (49.67).

Un vistazo a su carrera

Les propongo adentrarnos en la carrera atlética de Marileidy Paulino, quien nació en Nizao (Bani), el 25 de octubre de 1996. Sus inicios en el deporte fueron como balonmanista, de donde fue rescatada para el atletismo por el entrenador cubano Yassen Pérez Gómez. Los progresos de Paulino se evidenciaron rápidamente; durante su primera temporada en el atletismo (2016), en mayo asiste al Memorial Barrientos (La Habana), mostrando excelentes desempeños para una novata, fue séptima en 100 y segunda en 200 metros. Es necesario expresar que en ese evento se realizó un modelaje competitivo, similar al que enfrentarían los atletas en los olímpicos de Río de Janeiro, por lo que Paulino tuvo que realizar tres carreras, en cada prueba, exigencias para la que no debió estar, aun preparada, siendo estas sus marcas en cada fase, en 100 metros, 11.73, ronda uno; 11.79, semifinal y 11.61, final; mientras que en 200, realizó, 24.21, ronda uno; 23.81, semifinal y 24.10, en la final. Como cierre de la temporada atlética, integra la posta dominicana 4×100, que asistió al Iberoamericano de Río de Janeiro.

Como se observa, Paulino, con una acertada visión de su entrenador, comenzó corriendo 100 y 200 metros, sentando las bases para un futuro tránsito a una prueba superior, los 400 metros. Durante su paso por las pruebas inferiores, en 2017, triunfó en el Memorial Barrientos (Cuba), con 23.77 (200 metros); al año siguiente, regresó con una medalla de bronce (4×100) y sendos cuartos lugares de los Centrocaribes de Barranquilla, cita donde realizó 11.39, en las semifinales de los 100 metros y 22.87, en la ronda uno de los 200 metros.

La temporada 2019, constituyó la confirmación de las cualidades de la nativa de Nizao, como una futura corredora de 400 metros, mostrando los mejores rendimientos en los 200 metros, indicadores que, quizás, argumentaban la llegada del momento de acceder a una prueba superior. Ese año había logrado, en 100 metros, 11.44 (Gran Prix Ximena Restrepo) y en 200 metros, 23.03 (Mundial de Doha). En los Juegos Panamericanos de Lima, Paulino intervino en ambas pruebas, ubicándose séptima en 200 (23.29) y quedando en semifinales, en 100 metros (11.84). Otras dos actuaciones destacadas registró la corredora dominicana en 2019, ambas en 200 metros, en el mundial de Doha y en los Juegos Mundiales Militares; en la capital del emirato árabe logró ser semifinalista, allí mostró estabilidad, con 23.04 (cuartos de final) y 23.03 (semifinal); mientras que en Wuhan, con 23.18, conquistó medalla de plata.

La temporada 2020 matizada por la presencia de la Covid-19, ocasionó algunos contratiempos en la progresión competitiva de Marileidy Paulino, como ella misma ha expresado. Ese obligado “stop”, aunque ha retardado la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio, quizás haya “beneficiado” lo conseguido recientemente por Paulino, pues le ha servido al entrenador Yassen Gómez para continuar perfilando la preparación y adaptación a su nueva prueba. En esa malograda temporada, Paulino corrió el 9 de febrero por primera y única ocasión los 400 metros, el Estadio Juan Pablo Duarte fue testigo del despuntar de una estrella, al parar el cronometro en 51.88 segundos, nueva cuota dominicana. Con aquella única muestra anterior, Marileidy Paulino estampa ese 50.31, que no solo, la clasifica a Tokio, sino que la convierten en una prominente atleta con la mirada puesta en un próximo descenso de los 50.00 segundos.

La Paulino pudiera clasificarse como el nuevo “fenómeno” de habla hispana en la región, área donde brillaron la cubana Ana Fidelia Quirot, bicampeona mundial y doble medallista olímpica (800 metros); la colombiana Ximena Restrepo, medallista olímpica y la mexicana Ana Gabriela Guevara, titular mundial y medallista olímpica. Tres de ellas, con un denominador común, entrenadores cubanos, Blas Beato y Leandro Civil (Ana Fidelia), Raúl Barreda (Ana Gabriela) y Yassen Pérez (Marileidy).

Facebook Comments