Por: Eddy Nápoles/ Exclusivo

Continuando con las valoraciones sobre lo expresado a lo largo de los años por los atletas cubanos, lo haremos con el decathlon, prueba que ha conquistado éxitos olímpicos y mundiales, sobre todo en esta última etapa, pero que fueron iniciados en la prueba de pentathlon, el embrión del decathlon en Cuba, ese honor correspondió a Alberto Fernández, ganador del título en los segundos Juegos Centroamericanos y del Caribe, en La Habana 1930.

El primer récord nacional en el decatlón, aparece registrado, como los 6628 puntos del avileño Abilio Martínez, logrado el 26 de junio de 1969, en Sofía; los 7000 puntos fueron superados por el pinareño Jesús Mirabal, con 7056 unidades, el 1° de febrero de 1970 en La Habana, mientras que los 8000 puntos, tardaron 24 años en ser alcanzados, cuando el santiaguero Eugenio Balanqué, logró 8093 unidades, el 24 de junio de 1994, en La Habana. Un total de seis atletas han logrado romper la barrera de los 8000 puntos, a Balanqué le siguió otro santiaguero, Raúl Duany, con 8059 (1995), más adelante aparecen, el holguinero Leonel Suárez, con 8156 (2007), el pinareño Yordani García, con 8013 (2007) y los capitalinos Alberto Juantorena jr, con 8042 (2007) y Yunior Díaz, con 8057 (2008). El actual récord cubano está en poder Leonel Suarez, con 8654 puntos (La Habana, 4 de julio de 2009).

Las mejores ubicaciones anuales en el listado mundial han estado a cargo de Leonel Suárez, segundo en 2009, con 8654; tercero en 2011, con 8501, cuarto en 2008, con 8527 y en 2012, con 8523, sexto en 2010, con 8266 y noveno en 2016, con 8460 puntos; por su parte Yordani García fue tercero en 2010, con 8381, quinto en 2011, con 8397; sexto en 2009, con 8496 y noveno en 2014, con 8337 puntos.

Un análisis del rendimiento mostrado por décadas, últimos 30 años, por los atletas cubanos en esta prueba, tomando como partida los 8000 puntos, nos expresa que, en los años 90, dos atletas superaron esta cuota (Eugenio Balanqué y Raúl Duany); en la primera década del actual siglo XXI, lo hicieron seis (mayor cifra), pero, entre 2010 y 2020, solo tres atletas vencieron esta marca (Leonel Suárez, Yordani García y Junior Díaz).El mapa cubano del decathlon, atendiendo a los 30 primeros atletas del ranking

nacional, hasta 7358 puntos, estaría conformado por Santiago de Cuba (9), seguida de Pinar del Río y Matanzas (5), luego aparecen, Villa Clara (3), La Habana y Holguín (2), Sancti Spíritus (2), Artemisa y Las Tunas (1).

Ahora para valorar los rendimientos de los decathlonistas cubanos, tomamos como muestra, lo realizado por los 20 mejores exponentes de esta prueba, comparándolo a su vez, con sus similares del mundo. Entre los aspectos a juzgar están; la edad de inicio en la prueba, edad del logro del mejor resultado, rango de edades para el logro de los rendimientos estables, los índices de crecimiento y decrecimiento anual, así como el crecimiento y decrecimiento total. También se puede apreciar, la talla y el peso ideal para esta especialidad.

En la muestra nacional analizada, emerge como edad inicial en la prueba, los 16 años, algo lógico y natural, debido al sistema de participación deportiva cubano, mientras que el promedio de edad en la muestra del mundo, es dos años mayor (18 años). En otros detalles propios de esta prueba, donde los menores de 18 años, lo hicieron, primeramente en octathlon y luego en decathlon y los menores de 20 años, lo hacen en decathlon, ambas categorías, con los implementos propios de su nivel.

Entrando en detalles poco conocidos sobre los decathlonistas cubanos, tenemos que, generalmente logran sus mejores rendimientos a los 25 años (7952), mientras que sus homólogos del mundo, lo hacen a los 26 años (8630). El rango de edades donde se manifiestan los mejores rendimientos, en Cuba está enmarcado entre los 21 y los 27 años; los mejores del mundo, lo hacen durante un período más prolongado, de los 23 a los 33 años.

Los atletas criollos en esta prueba generan un índice de crecimiento anual promedio de 413 puntos (incremento que pueden lograr de una temporada a otra), la muestra de los mejores del mundo, incrementan 112 puntos. Los criollos alcanzan un crecimiento total (incluyendo los cambios de eventos), desde el inicio de su carrera deportiva, hasta el logro del mejor resultado, de 2311 puntos; por 1077 puntos, los foráneos. Entre los atletas cubanos, el mayor crecimiento se produce (haciendo decathlon), entre los 20 y 21 años, con 144 puntos, mientras que, el mayor decrecimiento está ubicado, al final de la carrera deportiva, entre los 28 y 29 años, con 391 puntos.

El decrecimiento total para los cubanos, es decir, la pérdida de rendimiento partiendo de la mejor marca (7952), hasta el final de la carrera deportiva (7215), es de 737 puntos, mientras que los mejores del mundo, con un rendimiento óptimo hasta los 33 años (8321), ceden 466 puntos. El índice de decrecimiento anual, entre los 20 mejores decathlonistas cubanos, es de 220 puntos, mientras sus homólogos del mundo, ceden 70 puntos.

Analizando los 30 primeros decathlonistas cubanos, tenemos que lograron como promedio, su mejor resultado histórico en el mes de mayo. En esta prueba, con destaque internacional, el 7%, dos atletas, hicieron su mejor marca compitiendo en el extranjero. En este sentido, Leonel Suárez, el mejor exponente, entre sus 21 mejores decathlones, logró el 76% (16), compitiendo en el extranjero.
En los parámetros de talla-peso, el atleta cubano de decathlon, ha presentado una talla promedio de 1.85 metros, con un peso promedio de 82 kilogramos, cediendo en, ambos parámetros a los mejores del mundo (1.89 y 88). Los pinareños Yordani García (1.95 y 96) y José Ángel Mendieta (1.91 y 93), han sido los decathlonistas que más se ha acercado a los estándares de talla y peso, presentados por los mejores del mundo.

Patrones por edades en el decathlon en Cuba

Facebook Comments