Por: Eddy Luis Nápoles/ Exclusivo

Continuando con las valoraciones sobre lo expresado a lo largo de los años por los atletas cubanos, lo haremos en el salto triple, especialidad que acumula una larga estela de éxitos en la arena internacional y que tuvo su estreno en el ámbito nacional, el 19 de mayo de 1922, cuando el estadounidense afincado en Cuba, Warren Hampton, saltó 12.05 metros, en La Habana, secundado por el criollo Juan Moya, con 11.46 metros. Pasados nueve días (28 de mayo), el habanero Enrique Arango, saltó 12.57 metros, salto que es reconocido, como el primer récord nacional en esta especialidad.

Los 13.00 metros fueron conquistados por el propio Arango, el 27 de abril de 1924, con brinco de 13.46, demorando 11 años para acceder a los 14.00 metros, proeza lograda por Armando Fernández Cuervo, el 16 de abril de 1933, con salto de 14.17; mientras que hubo que esperar 22 años para alcanzar los 15.00 metros, barrera que derribó el villareño Víctor Manuel Hernández, con 15.60, el 10 de marzo de 1955, en Ciudad de México, durante los II Juegos Panamericanos.

Finalizando con las cuotas logradas por los tripletas cubanos; los 16.00 metros fueron conquistados por el habanero José Hernández, con 16.01, el 12 de julio de 1969, en Münich; los 17.00 metros, por el pinareño Pedro Pérez Dueñas, aquel memorable 5 de agosto de 1971, en el Estadio Pascual Guerrero, en Cali, cuando Pérez Dueñas logró un triple brinco de 17.40 metros, convirtiéndose en el primer cubano en implantar un récord mundial absoluto; mientras que los 18.00 metros, fueron logrados por Pedro Pablo Pichardo, con 18.06, el 15 de mayo de 2015, en Doha.

El actual primado cubano es del propio Pichardo, con 18.08, establecido, el 28 de mayo de 2015, en La Habana. Siguiendo con las estadísticas, tenemos que un total de 27 saltadores criollos han alcanzado saltos superiores a los 17.00 metros, incluyendo al último en lograrlo, Henry Rosique; mientras que sobre los 17.50, han saltado; Pichardo (18.08); Yioelbi Quesada (17.85); Aliecer Urrutia (17.83); Lázaro Betancourt Jr (17.78); Yoandri Betanzos (17.69); Alexis Copello (17.68); Yoel García (17.62); Arnie D. Giralt (17.62); Ernesto Revé (17.58) y Osniel Tosca (17.52).

Al valorar esos 27 saltadores que han logrado saltar más allá de los 17.00 metros, pudiéramos establecer el mapa del salto triple masculino así; La Habana, con siete, Matanzas, con cuatro; Santiago de Cuba y Villa Clara, con tres; Camagüey, Guantánamo y Pinar del Río, con dos, cerrando Ciego de Ávila, Sancti Spíritus e Isla de la Juventud, con uno.

Ahora para valorar los rendimientos de los saltadores de triple en Cuba, hemos tomado como muestra, lo realizado por los 20 mejores exponentes, comparándolo a su vez, con sus similares del mundo. Entre los aspectos a juzgar están; la edad de inicio en la prueba, edad del logro del mejor resultado, rango de edades para el logro de los rendimientos estables, los índices de crecimiento y decrecimiento anual, así como el crecimiento y decrecimiento total. También se puede apreciar, la talla y el peso ideal para esta especialidad.

En la muestra nacional analizada, aflora como edad inicial en la prueba, los 16 años, algo lógico y natural, debido al sistema de participación deportiva cubano, mientras que el promedio de edad en la muestra del mundo, es un año mayor (17 años), aquí podemos citar al patrón del mundo, el británico Jonathan Edwards, quien, a los 16 años, apenas saltaba 16.56, superando los 17.00 metros a los 23 años (17.28). La edad promedio del término de la carrera deportiva, es de 29 años para los criollos y 31 para los foráneos; donde el propio Edwards, marca la pauta, con salto de 17.61 a los 37 años.

Entrando en detalles poco conocidos sobre los saltadores de triple cubanos, tenemos que, generalmente logran sus mejores rendimientos a los 23 años, mientras que sus homólogos del mundo, lo hacen, como promedio, a los 25 años. El rango de edades donde se manifiestan los mejores rendimientos, en Cuba está enmarcado entre los 20 a 26 años y en el resto de los mejores del mundo, entre los 24 y los 34 años, existiendo en estos últimos, un periodo de diez años para el logro los mejores rendimientos.

Los triplistas criollos generan un índice de crecimiento promedio anual de 0.31 metros, es lo que crecen de una temporada a otra, superando en 0.08 metros, al resto del mundo, que lo hace para 0.23; con un incremento total (desde el inicio, hasta el final de la carrera deportiva) de 2.82 metros, por 2.11, los foráneos. El índice de decrecimiento que muestran los cubanos es de 0.20 metros, por 0.28 el resto del mundo. Otro aspecto donde los triplistas criollos, se adelantan al resto del mundo, es al superar a los 19 años (17.14), la berrera de los 17.00 metros, mientras que los foráneos, lo hacen un año después (17.37).

Los saltadores de triple cubanos que han logrado saltos sobre los 17.00 metros (27), realizaron sus mejores brincos, como promedio, en el mes de mayo, mientras que los foráneos (20 primeros), los obtienen en julio.

En los parámetros de talla-peso, los nuestros ceden a sus pares del mundo, pues en el primer aspecto, el promedio de estatura de los triplistas cubanos es de 1.83, por 1.86 metros, los foráneos, mientras en que, en el segundo, hay cuatro kilogramos de diferencia, con 75 y 79, respectivamente. En este apartado a modo de ejemplo, les comento, que entre los 27 que han saltado 17.00 metros o más, solo Lázaro Betancourt (1.89/81), Juan Miguel López (1.89/81) y Lázaro Martínez (1.92/87), cumplen con la estatura y peso ideal para la especialidad, pero la realidad ha demostrado, que la talla y el peso, no se constituyen en los parámetros determinantes, tanto en Cuba, como en el resto del mundo. Solo citaré dos ejemplos, el cubano Pedro Pérez Dueñas (1.79/67) y el británico Jonathan Edwards (1.82/73); ambos capaces de lograr, en su momento, los patrones del mundo, Pérez Dueñas, con 17.40, en 1971 y Edwards, con el vigente récord mundial, de 18.29, en 1995.

Para cerrar, les comento, que Cuba cuenta con el saltador de triple que ha logrado superar los 17.00 metros, con la menor edad; Jordan Díaz (23 de febrero de 2001), quien logró 17.30 (Nairobi, 14 de julio de 2017), con 16 años, cuatro meses y 20 días.

Patrones por edades en el salto triple en Cuba

Facebook Comments