Por: Eddy Luis Nápoles Cardoso

Continuando con las valoraciones sobre lo expresado a lo largo de los años por los atletas cubanos, lo haremos con el salto con pértiga, prueba que ha logrado acumular algunos éxitos en la arena internacional, iniciando en el lejano 1926, cuando el cienfueguero José Sanjurjo conquistó el título en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Ciudad de México.

Como primer récord nacional aparece registrado, los 2.80 metros, logrado por Alberto Cardet, el 13 de febrero de 1909; seguidamente, Luis Diago (3.03), superó los 3.00 metros, primero en hacerlo (28 de mayo de 1922). Los 4.00 fueron superados por el capitalino Roberto Fernández, con 4.02, el 20 de noviembre de 1965, mientras que los 5.00 metros, cayeron, el 29 de abril de 1972, cuando el avileño Roberto Moré, pasó sobre esa altura. El actual récord cubano es 5.90, en ´poder Lázaro Borges, desde, el 29 de agosto de 2011 (Daegu), momento durante el cual, Borges conquistó el mayor éxito en esta prueba, la medalla de plata mundial.

Solo cinco pertiguistas cubanos han logrado saltar más de 5.50 metros, Rubén Marcelino Camino (Indianapolis, 15 de agosto de 1987); Ángel Eduardo García, 5.52 (La Habana, 15 de mayo de 1991); Alberto Antonio Manzano, 5.56 (La Habana, 6 de marzo de 1992); Miguel Ángel Berrío, 5.50 (La Habana, 20 de febrero de 1993) y Lázaro Eduardo Borges, 5.70 (La Habana, 28 de junio de 2008). La mejor ubicación en un listado anual corresponde al capitalino Borges, tercero en 2011, con los 5.90 logrados en Daegu.

Hablando en el plano nacional, el mapa cubano del salto con pértiga, atendiendo a los 30 primeros atletas del ranking nacional, hasta 4.80, estaría centrado, fundamentalmente en La Habana (12), seguida de Santiago de Cuba (5), Villa Clara (4) y Pinar del Río (2), luego aparecen, Matanzas, Cienfuegos, Mayabeque, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey y Holguín (1).

Para valorar los rendimientos de los saltadores con pértiga cubanos, tomamos como muestra, lo realizado por los 20 mejores exponentes de esta prueba, comparándolo a su vez, con sus similares del mundo. Entre los aspectos a juzgar están; la edad de inicio en la prueba, edad del logro del mejor resultado, rango de edades para el logro de los rendimientos estables, los índices de crecimiento y decrecimiento anual, así como el crecimiento y decrecimiento total. También se puede apreciar, la talla y el peso ideal para esta especialidad.

En la muestra nacional analizada, emerge como edad inicial en la prueba, los 14 años, algo lógico y natural, debido al sistema de participación deportiva cubano, mientras que el promedio de edad en la muestra del mundo, es dos años mayor (16 años). En otros detalles propio de esta prueba, Lázaro Eduardo Borges, patrón cubano, a los 14 años logró 2.00 metros y a los 16, saltó 3.60, mientras que, Armand Duplantis, el mejor saltador en el mundo, a los 10 años, saltó 3.86 metros.

Entrando en detalles poco conocidos sobre los pertiguistas cubanos, tenemos que, generalmente logran sus mejores rendimientos a los 23 años (5.33), mientras que sus homólogos del mundo, lo hacen a los 27 años (5.89). El rango de edades donde se manifiestan los mejores rendimientos, en Cuba está enmarcado entre los 21 y los 26 años; los mejores del mundo, lo hacen durante un largo período etario, que va, de 23 a 34 años.

Los saltadores criollos en esta prueba generan un índice de crecimiento anual promedio de 0.26 centímetros, (incremento que pueden lograr de una temporada a otra), la muestra de los mejores del mundo, incrementan 0.11 centímetros. Los criollos alcanzan un crecimiento total, desde el inicio de su carrera deportiva, hasta el logro del mejor resultado, de 1.95 metros; por 1.05 metros, los foráneos. Entre los atletas cubanos, el mayor crecimiento se produce, entre los 15 y 16 años, con 0.54 centímetros, mientras que, el mayor decrecimiento está ubicado, entre los 16 y 17 años, con 0.36 centímetros.

El decrecimiento total para los cubanos, es decir, la pérdida de rendimiento partiendo de la mejor marca (5.33), hasta el final de la carrera deportiva (3.57), es de 1.29 metros, mientras que los mejores del mundo, con un rendimiento óptimo hasta los 38 años (5.52), ceden 0.23 centímetros. El índice de decrecimiento anual, entre los 20 mejores pertiguistas cubanos, es de 0.27 centímetros, mientras sus homólogos del mundo, ceden 0.04 centímetros.

Analizando los 30 primeros saltadores con pértiga, tenemos que lograron como promedio, su mejor resultado histórico en el mes de mayo. Al ser esta una especialidad con poco destaque dentro del atletismo cubano, solo, el 23% (7) lo hizo compitiendo en el extranjero. Lázaro Eduardo Borges, el mejor pertiguista cubano, logró 10, de sus mejores 15 saltos, compitiendo en el extranjero.

En los parámetros de talla-peso, el atleta cubano de salto con pértiga, ha presentado una talla promedio de 1.78 metros, con un peso promedio de 73 kilogramos, cediendo en ocho centímetros a los mejores del mundo (1.86) y en siete kilogramos (80). Solo el villaclareño Yankier Lara (1.89 y 85), presentó parámetros similares a los mejores del mundo.

Patrones por edades en el salto con pértiga en Cuba

Facebook Comments