Continuando con las valoraciones sobre lo expresado a lo largo de los años por los atletas cubanos, lo haremos con los 800 metros planos (M), prueba que acumula una larga estela de éxitos en la arena internacional, iniciando con la medalla de bronce del cienfueguero Darío Álvarez en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Ciudad de México, en 1926.

Haciendo un recuento histórico, tenemos que el primer récord nacional fue implantado por Delfín Yebra, el 28 de mayo de 1922, en La Habana, con 2:08.0 minutos Gerardo Casanova marcó el descenso de los 2:00.0, con 1:59.5, acontecido el 17 de marzo de 1935, en El Salvador; el matancero Luis Dubouchet, logró 1:49.1 (Berlín, 18 de junio de 1969), pero Alberto Juantorena, marcó dos récords mundiales en esta prueba, el primero, 1:43.50, durante los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 y el segundo, equivalente a 1:43.44, en el marco de las Universiadas de Sofía 1977.

El actual primado cubano es de 1:42.85 minutos, establecido por el cienfueguero Norberto Téllez, el 31 de julio de 1996, durante los Juegos Olímpicos de Atlanta. Siete corredores criollos han descendido de 1:46.00, siendo el último en hacerlo, el avileño Maury Surell Castillo, compitiendo a título personal, el 11 de agosto de 2011, en Sevilla, con 1:45.11. Alberto Juantorena marca un hito en esta prueba, con cuatro marcas inferiores a 1:44.00, pero Norberto Téllez acumuló 18, incluida una interior a 1:43.00, mientras que Yeimer López, logró nueve. Una característica particular de los mejores corredores cubanos de esta especialidad, es que provienen de los 400 metros, a diferencia de algunos de los mejores del mundo, Wilson Kipketer, Sebastian Coe, Nijel Amos, Joaquim Carvalho Cruz, entre otros.

El mapa cubano de los 800 metros masculinos estaría liderado por La Habana y Camagüey, ambas provincias, con siete atletas, teniendo en cuenta los 30 primeros del listado de todos los tiempos, le siguen, Santiago de Cuba (5), Las Tunas (3), Cienfuegos, Granma y Guantánamo (2), cerrando Matanzas y Ciego de Ávila (1).

Ahora para valorar los rendimientos de los corredores de 800 metros planos en Cuba, hemos tomado como muestra, lo realizado por los 20 mejores exponentes de esta prueba, comparándolo a su vez, con sus similares del mundo. Entre los aspectos a juzgar están; la edad de inicio en la prueba, edad del logro del mejor resultado, rango de edades para el logro de los rendimientos estables, los índices de crecimiento y decrecimiento anual, así como el crecimiento y decrecimiento total. También se puede apreciar, la talla y el peso ideal para esta especialidad.

En la muestra nacional analizada, aflora como edad inicial en la prueba, los 15 años, algo lógico y natural, debido al sistema de participación deportiva cubano, mientras que el promedio de edad en la muestra del mundo, es un año mayor (16 años), aquí podemos citar al patrón del mundo, el kenyano David Rudisha quien inició los resultados competitivos a los 18 años (1:46.3).
Entrando en detalles poco conocidos sobre los corredores cubanos, en esta prueba, tenemos que, al proceder la mayoría de los 400 metros, generalmente logran sus mejores rendimientos a los 28 años (1:46.62), mientras que sus homólogos del mundo, lo hacen, como promedio, a los 23 años (1:43.66). El rango de edades donde se manifiestan los mejores rendimientos, en Cuba está enmarcado entre los 21 y 28 años y en el resto de los mejores del mundo, entre los 21 y los 29 años. A diferencia de otras especialidades, en los 800 metros existe un período de ocho años para materializar los mejores rendimientos, también se expresan más tardíamente, incluso, posterior al resto del mundo, esto se argumenta porque la mayoría de los mejores atletas cubanos en esta prueba, primero lo hicieron en 400 metros y luego emigraron a 800 metros.

Los corredores criollos en esta prueba generan un índice de crecimiento anual promedio de 1.05 segundo (incremento que pueden lograr de una temporada a otra), superando en 0.56 centésimas, al resto del mundo, que lo hace para 0.49. Los criollos alcanzan un crecimiento total (desde el inicio, hasta el logro de la mejor marca) de 9.95 segundos, por 4.41, los foráneos. El índice de decrecimiento que muestran los cubanos es de 0.88 segundos, por 0.65 el resto del mundo.

En los parámetros de talla-peso, los nuestros superan a sus pares del mundo, pues en el primer aspecto, el promedio de estatura de los corredores cubanos es de 1.84, por 1.80 metros, los foráneos, mientras en que en el segundo (peso), la diferencia es de 5 kilogramos, con 72 por 67.

En esta prueba, el atleta cubano ha descendido en sus rendimientos, como lo expresan los líderes en el listado de las dos últimas temporadas (2019 y 2020), Jorge F. Liranzo, con 1:48.60 y Pedro Acuña, con 1:49.71. Aquí les dejo los patrones por edad.

Patrones por edades de los 800 metros (M), Cuba

Facebook Comments