Christian Coleman, Salwa Eid Naser y Taoufik Makhloufi han sido noticia en los últimos días debido a sus implicaciones con decisiones de los organismos que rectoran las políticas antidopaje en el planeta

El estadounidense Christian Coleman, vigente campeón mundial de los 100 metros, ha sido suspendido por dos años por incumplir el código antidopaje.

En junio pasado se supo que el sprinter se había perdido tres controles en el año y esto lo situaba ante la posibilidad de perderse los Juegos Olímpicos.

Esta semana la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) ha divulgado la decisión de suspender al atleta por haber incumplido tres veces las localizaciones obligatorias que deben afrontar los deportistas de élite para la realización de posibles controles antidopaje.

“No aceptamos las pruebas del atleta y le imponemos un período de sanción de dos años que acabará el 13 de mayo de 2022”, sentenció la AIU.

Varios medios se hacen eco de la reacción del atleta que incluye la intención de apelar la decisión. Así lo ha comunicado el representante del velocista estadounidense, Emanuel Hudson, en un comunicado:

“La decisión del Tribunal Disciplinario basada en las reglas del World Ahtletics es desafortunada y apelaremos inmediatamente ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo”, ha anunciado Hudson, añadiendo que el deportista guardará silencio hasta el juicio: “El señor Coleman no tiene nada más que decir hasta que su caso se exponga en el tribunal”.

Según recoge el tribunal, Coleman se ausentó a los controles del 16 de enero, el 26 de abril y el 9 de diciembre del año pasado, lo que en términos disciplinares equivale a un positivo, sancionado con dos años de inhabilitación.

Otra que estaba en el ojo del huracán por incidente simular era Salwa Eid Naser, campeona del mundo de 400 metros, quien fuera también suspendida provisionalmente por la Unidad de Integridad del Atletismo al confirmarse que se saltó tres controles, correspondientes al 12 de marzo y el 12 de abril de 2019, y al 24 de enero de este 2020.

Sin embargo, ha quedado absuelta debido a que  la Unidad de Integridad de World Athletics ha decidido atribuir uno de los fallos –el del 12 de abril– al vampiro que debía efectuar el control en aquella madrugada. Según el juez, el agente había llamado a la puerta equivocada. La representante de Bahréin, autora del crono de 48.14 segundos, récord para los campeonatos del mundo y tercer mejor tiemp de la historia solo superado por la germana Marita Koch (47.60) y la checa Jarmila Kratochvílová (47.99) podrá correr en Tokio.

Bajo la lupa se mantiene el medallista de oro olímpico argelino Taoufik Makhloufi quien es investigado por las autoridades francesas tras el hallazgo de productos supuestamente dopantes en el centro de alto rendimiento francés INSEP, donde solía entrenar.

Se supo que agentes de la Oficina Central de Lucha contra los Daños Ambientales y de Salud Públicade la Gendarmería francesa registraron el INSEP y encontraron una bolsa de deporte que contenía jeringas y productos utilizados para inyecciones, informo el programa de la televisión pública francesa «Stade 2».

Además, encontraron documentos pertenecientes al atleta argelino, que pasó el periodo de confinamiento en Sudáfrica.

Especial para Cubahora

Facebook Comments