Por: Lilian Cid

Entre actuaciones destacadas y pocos aplausos se escapó la última parada de la Liga de Diamante 2020. Un circuito adaptado a las particularidades de un universo que ha sufrido los embates de la pandemia del nuevo coronavirus.

El Estadio Suhaim bin Hamad del Qatar Sports Club fue testigo de victorias especiales como la de Mondo Duplantis, Elaine Thompson, Faith Kipyegon o el australiano Stewart McSweyn, quien quebró el récord de su país justo el día en que el olimpismo celebra los 20 años de la coronación en Sídney de su coterránea Cathy Freeman.

Stewart McSweyn ganó los 1500 m planos en Doha, superando al etíope Selemon Baregas y al marroquí Soufiane El Bakkali. Su tiempo de 3:30.51 le vale para cumplir el objetivo por el que pretendía esta distancia: quebrar el récord de Australia que era de 3: 31.06 y se había mantenido en poder de Ryan Gregson durante 10 años.

“No estaba en la mejor forma al entrar en esta carrera, pero ganar esta noche es algo que me encanta. Solo quería correr de nuevo considerando cómo ha sido esta temporada. Ha sido una carrera muy competitiva, pero ejecuté bastante bien mi plan y mantuve el ritmo. Estoy feliz de volver a casa con una victoria en Doha”, dijo McSweyn.

La web de la World Athletics destaca la temporada de McSweyn como autor de actuaciones prolíficas en el circuito internacional, acumulando siete carreras en seis semanas. Habiendo terminado sexto en 5000 m en Mónaco, tercero en 1500 m en Estocolmo y tercero en 3000 m en Roma, el australiano coronó su campaña de la Liga de Diamante 2020 con una victoria.

Armand Duplantis se agenció otro título en el salto con pértiga, esta vez con 5.82 m, la misma altura conseguida por Sam Kendricks y Renaud Lavillenie. Mondo recibió de forma especial la victoria, dedicada a su hermana por su decimoctavo cumpleaños.


Armand Duplantis en el salto con pértiga. (El País).

Elaine Thompson-Herah corrió 10.87 segundos en los 100 metros, la mejor marca del año, aventajando con categoría a Marie-Josée Ta Lou (11.21) y a Kayla White (11.23)

“Estoy feliz de ganar, pero mi principal objetivo es terminar el año saludable. Los preparativos para los Juegos Olímpicos son lo siguiente en mi agenda, y ahora comienza en serio”, comentó la jamaicana al término de su participación.

Faith Kipyegon, campeona olímpica de 1500, ganó los 800 con tiempo de 1:57.68; el mejor del año para la distancia. En segundo lugar, la española Ester Guerrero consiguió marca personal de 1:59.22, mientras que Adelle Tracey fue tercera con 1:59.87.

Hellen Obiri fue dueña de los 3000 metros con 8:22.54 minutos, marca líder de la temporada, en tanto, Maryna Bekh-Romanchuk fue la mejor en la longitud con 6.91 metros en prueba donde la cubana nacionalizada portuguesa Yariadmis Argüelles facturó 5.74 metros. Las estadounidenses Payton Chadwick y Taliyah Brook hicieron el un-dos en las vallas cortas con 12.78 y 12.86, respectivamente, escoltadas por la británica Cindy Ofili autora de 13.02 segundos.

El marfileño Arthur Cissé (20.23) se apuntó victoria en el doble hectómetro por delante del jamaicano Julian Forte (20.39) y el francés Christophe Lemaitre (20.68).

El estadounidense Kahmari Montgomery se acreditó la prueba de 400 m con crono de 45.55 segundos, en tanto el keniano Ferguson Cheruiyot Rotich vencía en los 800 metros con 1:44.16 minutos.

De esta manera se corren las cortinas del circuito diamantino. Un curso raro, signado por la ausencia de público, pero nunca exento de emociones y grandes marcas pese a lo difícil que ha resultado el año para todo el planeta. Por delante quedan competiciones y sobre todo la ilusión del advenimiento de un año olímpico.

Escrito para Cubahora

Facebook Comments