Roberto Janet Durruthy ha hecho público que pone fin a su carrera deportiva. Se va tras haber dedicado 15 años de su vida a lanzar martillo, su mayor pasión.

Janet consiguió resultados dentro y fuera de Cuba, fue olímpico y mundialista. Estuvo en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y logró coronarse como campeón nacional en varias oportunidades.

Su marca personal, de 78.02 metros, conseguida en La Habana el 28 de mayo de 2015, es el actual récord cubano para la prueba de lanzamiento de martillo.

El adiós al deporte de alto rendimiento de Roberto Janet coincide con un año que ha sido prácticamente estéril para el atletismo cubano en lo que a resultados internacionales se refiere. La crisis sanitaria mundial ha atentado contra no pocos en la planificación de sus desempeños profesionales:

“El coronavirus ha influido, no pudimos hacer nada en la segunda mitad de la temporada donde esperaba trabajar por la clasificación olímpica. Desde los Juegos Centroamericanos de Barranquilla vengo lidiando con una lesión en la rodilla y aunque pude encontrar algunos momentos de buenos resultados, este año no empecé bien y no pude tener el rendimiento esperado en el primer macrociclo”, comentó en nuestra charla a través de WhatsApp, donde repasamos las principales lecciones que archiva luego de haber dedicado prácticamente la mitad de su vida al deporte hasta llegar al más alto nivel.

—Enseñanzas…

—Fueron muchos los momentos de enseñanza para mí. Sobre todo, tengo que agradecer a mis entrenadores, que a lo largo de mi carrera tuve la oportunidad de trabajar con entrenadores que para mí no solo son los mejores de Cuba sino del mundo: Emilio Urgellés, Alberto Sánchez, Yoamel Tartabull, Eladio Hernández, Juan Miguel, sin contar los de la bas,e Isidro Cala y Nivaldo Janet. Todos fueron para mí como libros de enseñanza en toda mi carrera deportiva, pues todos tienen métodos diferentes para el entrenamiento y de todos algo aprendí. Y tengo que mencionar a Raydel Lázaro Mantilla pues, aunque no entrené directamente con él, me aconsejo mucho.

—La competencia de tu vida…

—Los Juegos Centroamericanos en Veracruz, México, donde alcance la medalla de oro. Fue una experiencia muy bonita para mí por las condiciones de la misma en cuanto al tiempo y se puso interesante por los rivales que tenía en aquel momento y las marcas. Pude ganar la competencia en el último lanzamiento, pude ganar la competencia y quedarme a centímetros del récord. Recuerdo con cariño también la medalla de plata panamericana y otras competencias que fueron interesantes, pero puedo decir que Veracruz fue el momento más importante para mí.

—Cuando repasas tu trayectoria, ¿te sientes realizado?

—Estoy contento con todo lo que hice, pero no satisfecho, porque creo que pude dar más de mí y tener mejores resultados e incluso pensar en una medalla olímpica y mundial porque hay ejemplos de atletas que con menos marca que yo, fueron medallistas. También pienso que obtuve lo que la vida me puso en el camino para lograr y me siento orgulloso de mis resultados.

—¿Qué te faltó?

—Siendo sincero, creo que me faltó entregarme más de lo que me entregué. Cierto es que trabajé al máximo, pero siempre queda la sensación de que no es suficiente.

—¿Recuerdas algún momento especialmente duro?

—Lo más duro fue la lesión que tuve cuando me reincorporé en el 2018 a los entrenamientos, pues estuve un año fuera después de los Juegos Olímpicos de Río. Tuve cuerpos libres en la rodilla, meniscos y demás, fui atendido dos veces con tratamientos de células madres y no llegué a recuperarme totalmente.

—Tu consejo para los jóvenes…

—Que sientan que todo el esfuerzo que puedan hacer es poco. Que aprovechen todo el tiempo que la vida les regala y que lo que hagan lo realicen desde el corazón. El tiempo pasa y no perdona, pero todo lo que queramos lograr es posible si se hace desde la disciplina y el carácter.

Roberto Janet seguirá vinculado al deporte, aspira a poder trabajar en lo que ama y enseñar esa disciplina atlética que es su pasión.

En su despedida pública, el santiaguero agradeció la oportunidad de haber coincidido con estelares de la talla de Yipsi Moreno, y expresó su gratitud para su carrera deportiva pues, además de los logros profesionales había conseguido hacer amigos para toda la vida.

“Estos años fueron los mejores de mi vida. Porque pude entrenar con personas maravillosas, con grandes resultados olímpicos y mundiales. Conocí personas incondicionales dentro y fuera del país, y es de las experiencias lindas que te da la vida. Hoy se abre otra puerta y en esta nueva etapa de mi viaje daré, igualmente, lo mejor de mí”.

A Janet la mejor de las suertes, y una felicitación añadida porque este 29 de agosto celebrará su 34 cumpleaños.

Especial para Cubahora

Facebook Comments