Este 14 de junio de 2020 la pelota cubana ha perdido a una de sus glorias. Ha muerto Juan Castro, uno de los grandes nombres que se recuerda detrás del home. El vueltabajero está considerado como uno de los mejores receptores que ha pasado por el béisbol cubano, recordado por sus excelentes números defensivos.

Le decían El Pianista porque recibía los piconazos con un simple movimiento de mascota, sin bloquear el envío con el cuerpo y el guante, según mandan las normas.

Juan Castro nació el 31 de enero de 1954 San Cristóbal, Pinar del Río y destacó, sobre todo, por su su defensa, siendo uno de los mejores en ese aspecto no solo en su época, sino en toda la historia del beisbol cubano. Detrás del home, calzó arreos para los equipos pinareños desde el final de la década del 1970, hasta las postrimerías del decenio de 1980.

Jugó con las grandes glorias del pitcheo vueltabajero de aquellos tiempos, desde Jesús Guerra y Rogelio García, hasta Julio Romero, Omar Ajete y Faustino Corrales.

Tras su retiro se mantuvo ligado al béisbol, desempeñándose como manager. Drigió equipos en Cuba y en el extranjero.Logrando dos títulos nacionals con Los Vegueros de Pinar del Río. En el extranjero, Castro, tuvo bajo sus riendas varias selecciones de serie A en Italia por espacio de seis años, obteniendo varios títulos.

La noticia ha sido confirmada por el Director Nacional de Béisbol Ernesto Reinoso. Llegue a su familia y amigos nuestras condolencias. Le recordamos con esta entevista:

Juan Castro García: La fantasía tras el home

XXX Campeonato Mundial de Beísbol-Italia 29-Agosto-1988 Estadio De Parma. Cuba Vs P .Rico. Cuba ganó 7-6 a P.Rico. En la foto el catcher Juan Castro(CUBA) pone en out a el jugador de P.Rico.

Por: Francisco Valdés Alonso

A Juan Castro, lo de pelotero le venía como anillo al dedo: Arturo, su padre, fue un veloz lanzador de la década del 50, que jugó en el equipo Washington en las grandes ligas, de los Estados Unidos, y como si esto fuera poco, la mamá, Rosario, de joven “piqueteaba” en juegos de solar en Arroyo Naranjo, en Ciudad de La Habana.

Para la mayoría de los cubanos fue el mejor receptor defensivo de Cuba, desde el inicio de las Series Nacionales. Lo cierto es que sentó cátedra detrás del home, revolucionando la posición con sus excelentes cualidades defensivas.

Cómodo, seguro, como en sus buenos tiempos cuando recibía con facilidad un rectazos sobre más de 90 millas del veloz Rogelio García; el elegante detrás del home, Juan Castro García, dialoga con el reportero de JIT en el refugio preferido: su casa.

Recientemente Castro fue homenajeado por todo el pueblo pinareño al arribar al medio siglo de edad. Este semanario se une al reconocimiento a tan importante atleta y entre foul flay y tiros a segunda base comparte historia, proyectos y aspiraciones con el otrora receptor.

¿Qué hace actualmente?

“Me desempeño como entrenador de los receptores en la Academia Provincial”

¿ Crees que fuiste escuela para los catchers?

“ Por mi esfuerzo y dedicación logré alcanzar una alta maestría. Hoy con regocijo veo que varios jóvenes aplican muchas de las cosas que yo hacía y les va bien. En nuestra provincia hay una verdadera escuela en esta posición. Incluso muchos juegan en otros equipos con excelentes resultados. “Yosvani Peraza es nuestra principal figura, tiene que luchar contra su peso corporal y lograr un mayor sacrificio en el entrenamiento y sobre todo jugar mucho.

Yo cumplía con la meta que me ponían los técnicos y después por mi cuenta subía la parada. Acostado boca arriba cogía una pelotica de pin pon y practicaba con ella lanzándola hacia lo alto esto me daba mucha habilidad. No obstante te reitero, esta posición aqui está asegurada por muchos años aquí.”

¿ Te consideraste el mejor?

“No, me esforcé y tuve buenos resultados. En Cuba surgieron buenos receptores, Ricardo Lazo, Lázaro Pérez, Evelio Hernández, Albertico Martínez, por citar a algunos. Para mi el mejor fue Evelio”.

Tengo entendido que tus criterios sobre la receptoría entraron en contradicción con algunos técnicos nacionales.

“Si, con el profesor Juan Ealo. Yo no estaba de acuerdo que se podía aplicar la misma técnica para recibir los lanzamientos contra el piso, o hacer el bloqueo de las bolas bajas, a todos los lanzadores de la misma manera, ni tampoco que la posición de los receptores para recibir tiros de los jardines al home podía ser la misma en todos los casos . Él era una autoridad en la materia pero mantenía criterios del béisbol profesional antiguo, a mí, la práctica me fue enseñando”.

¿No crees que te retiraste temprano?

Pasaron cosas que no debían haber pasado, tuve desavenencias con muchas personas. No me pidieron que lo hiciera, tenía 34 años y el brazo estaba en plenitud de facultades y además, con la experiencia ya vivida tome esa decisión. Mi último partido fue ante Industriales en Ciudad de La Habana.

“ Regresé en 1998 del Mundial de Italia y me dijeron que no me podía retirar porque no había quien ocupara la posición. “Incluso ese año tuve promedio ofensivo de 300 o 311 y sin embargo no me llevaron, por lo que decidí no jugar más.”

Actualmente hay una tendencia muy marcada de que el pitcheo se dirija desde el banco ¿Qué opinas?

“ No comparto esa forma de dirigir, existen situaciones del juego en que necesariamente hay que dar orientaciones específicas pero en estos momentos es exagerado. El pitcher y el receptor son un matrimonio que de solo mirarse saben que hacer. Cada vez que termina una entrada deben ponerse de acuerdo en como lanzarle a los próximos bateadores.

“Observo en la actualidad que al terminar un inning cada uno anda por su lado. Si los pitchers conmigo tuvieron tanta confianza.»

fuente: JIT

Facebook Comments