Por: Darien Medina Bonilla / Deporcuba

Andy Baquero es un futbolista distinto y pudo haber marcado esa diferencia en cualquiera de los deportes que hubiese elegido en sus inicios, finalmente se decidió por el fútbol ese vicio como el mismo lo llama, a lo mejor sea el calificativo que quiere usar para esconder a ese tan mencionado sustantivo que conocemos llamado la pasión.

Fue parte de una generación dorada del futbol cubano que se ha dispersado porque quizás hemos sido incapaces de resguardar el talento; no ha sido la primera vez, y difícilmente sea la última.

Baquero abandonó la selección cubana en Canadá el pasado año en la segunda fase de la Liga de Naciones, antes participó en el fútbol profesional dominicano con el club Delfines del Este, en el campeonato cubano vistió los colores de La Habana, Villa Clara y Pinar del Río, en la selección nacional comenzó su camino en el sub 17, acumuló 27 apariciones con el equipo mayor en las que anotó tres goles.

Sus sueños y planes han sido aplazados como los de millones de personas en todo el mundo a causa de la COVID-19. Pero ha sido, solo eso, porque él no ha renunciado; mientras tanto, canta.

¿Cómo se inicia en el deporte?

Muchos no conocen esta historia pero mi primer deporte fue el Kung Fu Sanda, en La Habana Vieja, luego pasé por el béisbol en los antiguos terrenos de la Coca Cola hasta llegar al fútbol en Aguayo.

Formaste parte de una de las generaciones más talentosa en la historia del futbol cubano ¿Cree que fue solo coincidencia en el tiempo?  

Para nada fue coincidencia, creo que fue el sacrificio, la motivación y sobre todo un Raúl González Triana que supo manejar un grupo con muchísimo talento.

El Mundial de Turquía en el 2013 y los Juegos Centroamericanos en Veracruz 2014 fueron dos demostraciones de la calidad de esa generación ¿Con qué recuerdos te quedas?

Del mundial de Turquía, tendría que hablarte incluso del día que nos clasificamos, aquella noche fue una de esas historias que no olvidas por mucho que pase el tiempo. Pero la anécdota más simpática fue que coincidimos en el hotel con la selección de España en ella Paco Alcacer, Oliver Torres, Jesé Rodríguez, Suso, Deulofeu por sólo citar algunos y fue algo bien gracioso porque todos queríamos fotos con ellos, dado el hecho de sus trayectorias pero nadie tuvo el aquello de dar el primer paso y eso fue algo bien gracioso. De vuelta a Cuba hicimos escala en otro hotel y mi habitación se encontraba justo al lado de la de Paul Pogba aunque vale decir que ellos ya no se encontraban en ese hotel, al parecer nombraban su habitación y bueno es algo que me dejó impresionado.

De Veracruz Tengo la muy amarga experiencia de no haber podido jugar contra México pero si una muy alegre y es cuando Azpiricueta falla el penal, yo salgo corriendo por toda la grada gritando y los mexicanos me gritaban muchísimas cosas pero era tanta la alegría que ni caso hice.

Andy Baquero presume una foto con Maradona, en una de las visitas de Diego a La Habana. Foto: Tomada de Facebook

¿Qué  aspectos incidieron, en el resultado de la pasada Copa de Oro?

Creo que ese torneo fue el resultado de problemas que venía arrastrando el grupo, sobre todo la falta de partidos internacionales, y por ello la motivación del equipo estaba en el suelo.

¿Qué tan difícil puede ser practicar fútbol en Cuba?

Es muy difícil no sólo el fútbol, también otros deportes. Partiendo desde la base, es muy complicado.

¿Que te aportó como jugador competir con Delfines del Este en República Dominicana? ¿Hay  diferencias con el torneo cubano?

Como jugador me aportó mucha experiencia, el hecho de entrenar todos los días y el cuidarme cada semana más. Diferencias no creo que hayan muchas, considero a muchos equipos en Cuba mejores que varios de la Liga Dominicana, el tema está en el pago a jugadores, la organización y la promoción que se le da a la liga que para mí eso es algo fundamental. 

Durante la Liga de Naciones en la segunda abandonas el equipo ¿Por qué esa decisión?

Considero que mi mentalidad y mi forma de ser, maduraron. Yo me planteé nuevas metas y nuevos objetivos que me llevaron a tomar esta decisión, no sé cómo llamarle, nadie hablaba del tema. Son decisiones personales.

¿Cómo asimiló su familia esa decisión?

Es muy difícil, para nadie es un secreto que es complicado estar alejado de tus seres queridos, para mí eso es lo más doloroso, pero creo verdaderamente que yo lo he asimilado muy bien. Al siguiente día cuando desperté no me lo creía, era algo muy raro, pero como te dije anteriormente maduré y ahí vamos.

El fútbol es el deporte que más se practica actualmente en el país ¿Cree que sea ventajoso?

Por supuesto, Cuba tiene muchísimo talento, ahora hay que saber aprovecharlo y cuidarlos. Si no sucede como en otros deportes, en los cuales esos talentos se alejan buscando otros sueños, otras oportunidades.

¿Cuáles fueron los motivos que lo llevaron a la decisión de abandonar la selección nacional?

No me sentía a gusto. Los contratos en el exterior no se concretaban, y el Campeonato Nacional para mí no era un techo, no era una meta. Mi sueño es ser un futbolista profesional porque considero desde mi humilde punto de vista que condiciones y calidad tengo para ello. 

Ha participado en dos mundiales uno de ellos en fútbol sala ¿Cómo logró manejar al mismo tiempo los entrenamientos y las competiciones en estos deportes?

Eso no tiene otra palabra que vicio, todos conocen que Andy Baquero es un adicto al fútbol, entonces me formé en un barrio pionero del futsal, y estando incluso en las distintas selecciones nacionales jugaba cualquier torneo de futsal que apareciera, recuerdo como anécdota uno de mis primeros viajes con la sub 17, que llegué a las dos de la mañana a Cuba y a las 8:30 ya estaba jugando un interbarrios en el 13 de marzo de La Habana Vieja, representando a mi municipio, 10 de Octubre. Ahí estuvo la clave, para poder manejar ambas disciplinas al mismo tiempo.

¿Cuáles son sus planes?

Mis planes siguen siendo los mismos, ser jugador profesional de fútbol. Muchas cosas han cambiado sobre todo a partir de la pandemia, pero los planes se mantienen. En lo personal he hecho muchas amistades nuevas, y ahora también canto, que eso hace que aparezcan nuevas personas en la vida, eso me hace sentir bien.
Fuera del futbol ¿Cuáles son esas otras cosas en la vida que lo apasionan?

Me encanta escribir, hacer música, soy bastante alegre y me encanta la calle, pero esta pandemia no ha dejado que pueda hacer mucho más en mis primeros meses en este país (Canadá).

¿Alguna oferta concreta para continuar su carrera futbolística?

Ahora mismo todo el fútbol está bastante pausado con este tema de la pandemia, pero, como dije en una entrevista anterior prefiero dejarlo todo en modo silencioso como mi penúltima producción musical.

¿Sus deseos y proposiciones para el fútbol cubano?

Mis deseos siempre van a ser los mejores para todas las selecciones. Mi propuesta más bien la resumo en una frase: La vida suele ser como el eco, ¿no te gusta lo que estás recibiendo? Observa lo que estás emitiendo.

Facebook Comments