Por: Lilian Cid/ Fotos: Jorge Luis Pupo @Pupophotos

Es muy difícil nombrar un líder histórico para la prueba de triple salto en el sector masculino a escala planetaria. Ha sido una modalidad pródiga, con grandes exponentes que dominaron épocas y dejaron su huella para todos los tiempos. Mas, allá dónde se encumbren nombres y hombres para referirla, habrá que subrayar al señor Christian Taylor. Y es que el estadounidense no puede faltar porque lo ha ganado todo, con dos títulos olímpicos, cuatro títulos mundiales y siete trofeos de la Liga de Diamantes, y el aliciente de ser ese tipo de atleta al que nunca puedes descartar.

Christian también ganó títulos mundiales entre los menores de 18 y 20 años, aunque entre los juniors solo pudo coronarse como parte de la posta de 4×400 metros de los Estados Unidos. En el largo y el triple, donde contendió en Bydgoszcz 2008, solo pudo ser 7.o y 8.o, respectivamente. En Polonia, el podio del triple salto lo encabezó otro de los que sería grande, Teddy Tamgho, casualmente seguido por el cubano Osviel Hernández (cuya carrera fue frustrada por reiteradas lesiones) y Mohamed Yusuf  Salman de  Bahrain.

Taylor se ha especializado en resolver concursos difíciles, en esclarecer situaciones complicadas en el último momento, de ahí que muchos de sus mejores brincos han llegado en el sexto intento.  

Con este hombre, dueño de la segunda mejor marca de todos los tiempos (18,21m / 2015), actual campeón olímpico y vigente campeón mundial, conversamos.

—¿Los inicios?

—Mis padres son de Barbados, crecí en un ambiente deportivo, jugando fútbol, cricket, baloncesto, tenis y golf. Sencillamente no me dejaban jugar en la consola, siempre me empujaron a mantenerme activo, a jugar fuera.  

—¿Cómo llega al triple?

—Básicamente por un proceso de prueba y error. Traté de correr largas distancias y los 100 metros, pero no era muy bueno así que seguí probando eventos hasta que encontré mi sitio.

—Luego de haberlo ganado todo, ¿cómo hace para mantenerse motivado?

—Amo mi trabajo. El atletismo me permite viajar por el mundo y conocer a personas increíbles. Conocí a mi prometida en el deporte. He aprendido mucho gracias a esto. En estas circunstancias es fácil mantener la motivación porque realmente amo lo que hago.

Se le ha visto incursionar frecuentemente en los 400 metros con resultados de nivel internacional, como el título en el Mundial de Relevos de 2014 y en la Copa Continental de 2018. ¿Qué encuentra en esta aventura?

—A nivel mental es un gran desafío. Aprender a empujar tu cuerpo a pesar del dolor te hace más fuerte. Lo disfruto porque es un reto, una forma de mantener el cerebro fuerte y afilado.

Aprender a empujar tu cuerpo a pesar del dolor te hace más fuerte / Foto: Jorge Luis Pupo

—¿Referentes?

—Soy un gran fan de Nelson Évora, Mike Conley y Jadel Gregorio.

—¿Qué opinión le merece el deporte cubano?

—El deporte cubano es extremadamente fuerte. Tienen una historia increíble en el boxeo, el atletismo y el voleibol. Disfruto al ver que un talento tan grande salga de su país y demuestre su increíble habilidad.

—Se habla de Cuba como una escuela de saltadores de esta modalidad.

—Cuba ha producido atletas de clase mundial cada año durante décadas. Es absolutamente asombroso. Desearía tener la oportunidad de ver el entrenamiento que hacen allí porque me encantaría entender cómo hacen que un evento tan difícil se vea tan hermoso.

—Jordan Díaz, una de las estrellas nacientes de esta especialidad le admira. ¿Qué le aconsejaría para que llevara su joven carrera por el camino del éxito?

—Le diría que siga divirtiéndose. Siempre lo veo con una sonrisa en su rostro y creo que esta es una cualidad fantástica. Estaba muy emocionado de saltar con él en Doha. Tiene mucho talento y aporta una gran energía a la competencia, pero debe mantenerse fiel a sí mismo. Que no permita que nadie le cambie lo que lo hace especial. Espero saltar con él por muchos años más. También le admiro, y creo que podemos tener batallas muy grandes en el futuro.

—Sus duelos con Pedro Pichardo son de lo más trascendente que ha dejado esta prueba en los últimos tiempos. ¿Cómo los vive? ¿Cuánto le enseñan?

—Pedro es un fantástico competidor. Me ha empujado a saltar más de 18 m en varias ocasiones. Es una bendición de tener a alguien como él contra quien saltar. Tardé un tiempo en entenderlo y comprender su estilo, pero estoy agradecido por cada vez que competimos juntos. Creo que nos mejoramos mutuamente.

“Ciertamente creo que le debo (a Pichardo) mucho de mi éxito. No sé si hubiera alcanzado mis mejores distancias sin su desafío. Salté 18 m en Doha en 2015 cuando yo pensaba que esta distancia solo podría lograrla al final de la temporada. Él cambió mi forma de entender el triple salto e incluso mis propias habilidades.  Desearía que mi español fuera mucho mejor porque me gustaría agradecerle genuinamente por las cosas que me ha enseñado y por todo lo que su presencia ha aportado a mi carrera”.

—¿El récord del mundo, los 18,29 metros de Jonathan Edwards, es una meta?

—Absolutamente. El récord del mundo es mi objetivo y seguiré luchando por conseguirlo hasta que me retire.

El récord del mundo es mi objetivo. Confío en el tiempo de Dios y seré paciente.  Foto: @Pupophotos
El récord del mundo es mi objetivo. Confío en el tiempo de Dios y seré paciente. Foto: @Pupophotos

—Ha estado cerca… ¿no le ha presionado saber que puede llegar a romperlo?

—Al contrario, me anima a saber que se puede romper. Creo que muchas personas se han acercado, pero nadie lo ha logrado. Confío en el tiempo de Dios y seré paciente.

—El dopaje es un tema recurrente en el deporte mundial y ha sido frecuente en el atletismo. ¿Cuál es su opinión?

Es muy triste que la gente busque atajos y estoy agradecido por las organizaciones que se encargan de mantener limpio nuestro deporte.

—¿Considera correcta la forma en que la IAAF lo combate?

—Creo que esta es una batalla muy difícil y que es necesario que haya reglas más estrictas, pero esa es una discusión muy difícil y tomaría demasiado tiempo.

—Con Taylor tenemos que esperar hasta el final. Nos ha acostumbrado a que los mejores resultados lleguen en el sexto intento. ¿Cómo lo hace?

—Me encanta montar un espectáculo y me encanta pelear. Creo que el sexto salto lo hace emocionante para la multitud y también me gusta esperar hasta el final para dar todo de mí. Es un juego peligroso pero cada vez se me hace más divertido.

Ser un atleta de alto rendimiento no es tan fácil como puede parecer. ¿Cómo es el día a día de un doble campeón olímpico?

—Mi día es muy ocupado y mentalmente exigente. Estoy haciendo entrevistas o reuniones en la mañana, practicando durante 4-5 horas, hago una comida y luego más reuniones hasta altas horas de la noche. Se ha vuelto muy agotador, pero elegí esta vida, así que no me quejaré.

—Ha ganado la Diamond League en ambos formatos. ¿Cuál le gusta más?

—Creo que el formato anterior, el que premia a la persona con más puntos es el mejor. El otro, donde todo se decide en la final, es divertido para el público, pero desacredita el trabajo que alguien realizó durante todo el año para obtener todos esos puntos. Entiendo la lógica de ambos formatos, pero personalmente prefiero el original.

—Si tuviera la oportunidad de reformar este circuito ¿qué acciones desarrollaría?

—Pondría todas las disciplinas. Me gustaría devolver las pruebas que han sido eliminadas recientemente e incluso agregaría el lanzamiento del martillo. Este es un evento muy emocionante y pienso que podría ser divertido para la multitud.

¿Ha pensado en una fecha para poner fin a su carrera?

—Planeo seguir mientras ame lo que hago. La motivación y los objetivos cambian pero me gusta creer que estoy siguiendo mi corazón. Mientras me sienta en el lugar correcto, seguiré saltando.

—Hasta hoy ¿qué momentos (3) considera como los más importantes en su carrera deportiva?

—La Victoria en Crystal Palace Liga de Diamantes en 2011, el título olímpico de Río 2016 y la primera vez que salté sobre 18 metros en Doha en 2015.

—¿El momento que no quisieras revivir?

—El Campeonato Mundial en Moscú 2013 fue extremadamente doloroso. Estaba lastimado físicamente y en un mal estado psicológico. Ver a Teddy Tamgho saltar 18 metros y saber que no tenía la oportunidad de responder es, sin dudas, el peor momento de mi carrera. Es el lugar más bajo en el que he estado.

—Suele apoyar a la holandesa Dafne Schippers…

—Es una amiga y compañera de equipo. Creo que es extremadamente talentosa y ha logrado un gran éxito. Es difícil estar en sus zapatos ya que siempre hay mucha presión. Pero realmente admiro cuánto valor le da a su familia. Este fue siempre el elemento por el que más la admiré.

—¿Cuáles son sus pasiones más allá del deporte?

—Disfruto hacer mejoras en la casa, reorganizarla, además de la fotografía, la música y viajar.

—Después del atletismo…

—Disfruto mucho del fútbol americano y el voleibol

—En pocas palabras defina: ¿Londres 2012?.

El mejor pueblo.

—¿La Liga de Diamantes?

Una bendita oportunidad.

¿Jonathan Edwards?

—La piedra que salta.

—¿Will Claye?

—Artista, diseñador y un gran competidor.

—Ahora mismo el triple entre las damas es poderoso, se compite fuerte y hay una espectacular rivalidad. Yulimar Rojas o Catherine Ibargüen, ¿a quién prefiere?

Siendo honesto, estoy con las dos. Son saltadoras muy diferentes entre sí, pero juntas forman un magnífico show. Amo verlas competir.

—Se dice que los agentes son figuras claves en el éxito de los deportistas de élite actualmente. ¿Cuánto influye su trabajo en la carrera deportiva profesional de un atleta como usted?

—Tengo la suerte de tener un agente honesto. No creo que todos los atletas tengan tanta suerte. Mi agente ha sido muy bueno conmigo y me puso en situaciones en las que pude mostrar mi talento y abrir puertas para el futuro. Estoy agradecido de trabajar con él desde 2011.

—¿Cuba?

—Creo que es un lindo lugar. No he estado pero he visto muchos materiales sobre su pueblo y su historia. Amaría visitar su país algún día. Barbados y Cuba tienen fuertes conexiones y realmente me gustaría aprender y ver mucho más sobre su tierra.

—Mensaje a los miles de seguidores que se mantienen al tanto de sus logros profesionales.

—Estoy agradecido por el apoyo y los buenos deseos que recibo constantemente. Les agradezco por creer en mí y pido que Dios los bendiga mucho en este tiempo difícil. Que estén seguros.

Especial para Cubahora

Facebook Comments