Por: Andy Lans/Deporcuba

Una página épica del deporte cubano, aunque no dorada, constituye la presencia de la Selección Nacional de Fútbol Sala en cinco Mundiales de la disciplina.

Entre los años 1996 y 2016, el futsal de Cuba contó la oportunidad de medirse ante lo que más vale y brilla del orbe, por tanto, el rescate de las figuras participantes en aquellas gestas deviene como un deuda de la prensa deportiva en la Mayor de las Antillas, al tiempo que insta a la reflexión por parte de las autoridades futboleras locales sobre que modalidad del balompié merece mayor inyección de los pocos recursos disponibles.

Por dichas razones, Deporcuba se llena de gozo al conversar con una leyenda viviente del fútbol de salón en la Isla: el ex arquero cuatro veces mundialista (tres como jugador y una como entrenador): Wilfredo Carbo Lamz.

Wilfredo, háblame de tu inclinación por el fútbol en un país eminentemente beisbolero…

“Me inicié en el área deportiva Ciro Frías del municipio Arroyo Naranjo en La Habana. Allí me captaron para la pre-EIDE (Escuela de Iniciación Deportiva). En Arroyo Naranjo existe gran tradición de fútbol, la localidad dispone de dos terrenos y varias concentraciones. Desde los 10 años empecé en el fútbol, y nunca me desvié hacia otra actividad.”

¿Cómo cambiaste del fútbol 11 al de salón?

“Escalé la pirámide del alto rendimiento concebida para la formación de nuestros atletas en categorías inferiores. Integré el Seleccionado Nacional Sub-20 y permanecí cinco años en la absoluta de fútbol 11.

Durante este periodo, alterné las dos prácticas.

Entonces, un movimiento de futsal sacudió La Habana. Los muchachos de la barriada de Lawton, donde yo radicaba, me buscaban para jugar en los primeros eventos de futsal en la capital, llevados a cabo a finales de la década del 1990.

En 1996, Cuba asiste a su primera Copa Mundial de Futsal pero yo me quedé fuera de ese plantel porque seguía en la Selección de la modalidad clásica. Para el 2000, incursiono oficialmente en le futsal con vistas al Mundial de Guatemala.”

En tierras guatemaltecas, España obtuvo la corona al vencer 4-3 a Brasil en la final. El trío verde-amerelo Manoel Tobías, Vander y Schumacher, marcó 40 goles, unos más que la campeona España. Portugal terminó en tercer lugar al vencer a Rusia 4×2.

Cuba no pasó de la fase de grupos. Las derrotas 0-9 ante los españoles, 1-8 con Argentina y 0-3 contra Irán mellaron el empeño de los antillanos. Camilo Kindelan anotó la única diana de Cuba.

“Muchos minimizan los Campeonatos Mundiales de Futsal, sin embargo resultan competencias de altísimo nivel. Los conjuntos de Brasil, España, Portugal, Argentina e Irán, son muy fuertes. Los cubanos hemos chocado contra todas esos elencos en diversas épocas, y por ello, en el fútbol sala conseguimos mejores resultados, porque aunque no les ganamos, elevamos nuestro grado respecto al área.” afirma Carbo en relación a los Mundiales.

“En el 2000, varios de los que ya figuraban en la Selección, como el arquero anterior a mí Pedro López, me ayudaron bastante. Poco a poco, me solté en esa Copa y tanto mis compañeros como la prensa internacional se mostraron satisfechos con mi actuación.”

Para la cita Mundialista correspondiente a China Taipéi 2004, España repitió el título, luego de doblegar a Italia 2-1 en el desafío decisivo. Brasil acaparó la tercera posición tras vencer a Argentina 7-4. La Canarinha aportó los dos máximos artilleros del torneo: Falcao (13 goles) e Indio (10).

Cuba cedió en sus tres encuentros de la llave clasificatoria 0-3 frente a Argentina, 3-8 ante Irán y 0-5 a manos de Portugal. Boris Sanamé y “Pillín” Guerra firmaron las anotaciones cubanas.

“En China Taipéi, el entrenador cienfueguero Máximo Iznaga asesoró mi desempeño. Máximo venía conmigo del fútbol de césped y supo adaptarse a las nuevas características del futsal. Llegué en excelentes condiciones físicas al certamen. Allí me bautizaron con el apodo que me acompaña hasta hoy: “Roca Negra”. Hubiese preferido encajar menos goles, sin embargo, creo que los jugadores cubanos de fútbol sala hicimos demasiado, en comparación con lo que teníamos.” asegura Wilfredo.

Brasil 2008 deparó la primera victoria de Cuba en estas lides. En su debut, los Leones del Caribe vencieron 10-2 al Campeón de Oceanía Islas Salomón con póker de Eduardo “Angola” Morales y doblete de Yulier Olivera.

Aquel 30 de septiembre, los dirigidos por el pinareño Elddys Valdés rubricaron en el minuto 27, lo que en su momento significó la marca de más goles en 60 segundos, cuando “Angola” Morales y Jhonnet Martínez endosaron tres dianas a los melanesios.

“Quizás algunos menosprecien la victoria sobre Islas Salomón pero tiempo después ese equipo creció al punto de ganarle a Guatemala (uno combinado de tradición en el futsal) en la edición de Tailandia 2012. En un Mundial, no hay rival pequeño.” expresó “Roca Negra”.

Cuba disputó tres partidos más por la nueva estructura competitiva. Frente a Rusia, los caribeños cayeron 5-10, con Japón quedaron oficialmente eliminados tras un 1-4 en contra y ante Brasil, a la postre campeón, soportaron un 0-9, sin embargo, Wilfredo Carbo sientió orgullo por enfrentarse a Alessandro Rosa Vieirra alias Falcao, uno de los mejores exponentes en la historia de la disciplina. “Cuando terminas un juego contra uno de estos grandes y lo analizas, jamás vuelves a ser el mismo.” reflexiona Carbo.

Los goles de Cuba en Brasil 2008 terminaron repartidos de la siguiente forma: Eduardo Morales (5, decimoséptimo de la lista general), Yosniel Mesa (4, lugar 28), Yulier Olivera y Carlos Madrigal (2), Jhonnet Martínez (1 con 4 asistencias), Boris Sanamé y Yampier Rodríguez (1).

Para la versión Colombia 2016, Cuba reapareció en el principal escenario del fútbol de salón después de 8 años. Esta vez, Wilfredo Carbó fungió como miembro del colectivo técnico: “Ser entrenador trae consigo mayores dificultades. En esa Copa, siempre estaba fuera del banco. No me podía controlar. Estar fuera de la cancha y ver a tu país jugar provoca sentimientos encontrados. Tuve que adaptarme a estar en una esquina del banquillo, pegado a mis porteros. Una experiencia totalmente distinta.”

El sorteo envió a La Mayor de las Antillas al Grupo B junto a Rusia, Egipto y Tailandia, no obstante, el representativo de las cuatro letras tampoco superó la etapa grupal.

Wilfredo ¿Qué debe mejorar en el Campeonato Nacional de Futsal?   

“Hasta ahora, la cantidad de partidos del Campeonato Nacional resulta insuficiente. Ninguno de los involucrados en esta disciplina se encuentra satisfecho. Una liga que apenas dura una semana, para la que te preparas casi todo el año, no cumple las expectativas.

La Comisión Nacional presentó un proyecto donde la competencia duraría tres o cuatro meses, eso constituye un reclamo de la familia del futsal en Cuba. Se han dado casos de jugadores lesionados el primer día del circuito doméstico, que no han podido retornar.

En más de una ocasión, hemos afrontado un largo tiempo de inactividad entre los Campeonatos Nacionales y el Mundial. Una vez tardamos tres años en regresar a eventos internacionales, lo cual impide el crecimiento de los futbolistas. El trabajo para clasificar a una Copa del Mundo no puede comprender el año de la eliminatoria, debe iniciar desde antes.

La clausura de la Sala “Kid Chocolate” afectó enormemente la proyección del futsal en La Habana. Como bien se conoce en toda Cuba, la capital aporta el mayor número de jugadores a la selección, por lo que una depresión aquí repercute directamente en la Selección.” 

¿Podría la prensa cubana resaltar más nuestro futsal?

“Considero que sí. La prensa podría retransmitir más partidos de fútbol sala, en especial los de Cuba. Recuerdo que en los Juegos Panamericanos del 2007 en Río de Janeiro se siguieron completos. La gente disfrutó de todos nuestros encuentros en Río. Cuando llegamos todos estaban complacidos con nuestro papel.

En la Villa Panamericana, también se sorprendieron por cómo se plantó el equipo cubano. Le ganamos a Ecuador, a Guatemala, empatamos a dos con Estados Unidos, perdimos con Paraguay y con Brasil, pero no lucimos mal.

De las redes pudieran descargar las participaciones de Cuba en Mundiales, para conocimiento de las nuevas generaciones.”       

El mensaje para tu pueblo en medio de la pandemia…

“Lo más importante es estar en casa y acatar las medidas de higiene para minimizar la pandemia. Aprovechen el tiempo para estudiar, ejercitarse y atender a la familia.”

Facebook Comments