Por: Rosa María Panadero Vega / Sierra Maestra

Para el santiaguero Rafael Yunier Alba Castillo, el 2020 estaba marcado como un año definitorio en sus aspiraciones de escalar al podio de premiaciones en unos Juegos Olímpicos.

Sin embargo, la cita bajo los cinco aros, que inicialmente se desarrollaría del 22 de julio al 9 de agosto en Tokio, se vio obligada a postergarse para el verano del 2021, debido a la expansión del nuevo coronavirus, pandemia que afecta a más de 170 países del orbe.

Alba logró el ansiado boleto a la capital nipona en el clasificatorio continental, efectuado el pasado mes de marzo en tierras costarricenses.

Para garantizar dicho pasaporte, el gigante indómito de los +80 “kilos” venció cómodamente en sus dos combates, incluido el que tuvo frente al norteamericano Jonathan Healy, en una reedición de la Final que escenificaron ambos en los Juegos Panamericanos Lima 2019, en aquella ocasión, con sonrisa para el norteño.

Pero esta vez, Alba no dejó dudas. Los resultados parciales fueron de 13-1/15-3 en los dos primeros tiempos y una vez que el estadounidense intentó forzar una remontada, “Rafa” arreció su descomunal superioridad. En definitiva, el indómito de 26 años fue el único taekwondista cubano en lograr pasaje para Japón.

Al respecto, el muchacho de la ciudad de Santiago de Cuba confesó a Sierra Maestra: “Me sentía en óptima forma; fuerte tanto en el aspecto físico como en el sicológico. De hecho, había tenido buenas actuaciones precedentes en el Campeonato Mundial, el Open de Turquía, en la Copa Presidente de Suecia y luego en el Open G2 de Costa Rica. Lo más significativo es que, como este año cerraba el ciclo olímpico, logré enfrentarme a los hombres más fuertes de mi división y saqué muy buenos resultados”.

Para el bicampeón mundial la mirada continúa puesta en las Olimpiadas, previstas ahora para efectuarse del 23 de julio al 8 de agosto del 2021.

“Aunque he tenido la dicha de ser medallista en certámenes centroamericanos, panamericanos y mundiales, sé que le debo a la afición deportiva de Cuba una presea olímpica. Lamentablemente, no pude en Río 2016 donde quedé eliminado en cuartos de final, pero tengo grandes esperanzas de hacerlo en Tokio”, expresó.

“En estos momentos el mundo atraviesa por una situación en extremo difícil a causa de la Covid-19. La vida está casi paralizada, y por supuesto también el deporte. Ya habrá tiempo para pensar en Tokio. La prioridad ahora es combatir el coronavirus”, sentenció Rafael Yunier.

“Desde mediados de marzo y como parte de las medidas tomadas por la máxima dirección del Inder y del país, los atletas del alto rendimiento cumplimos la cuarentena desde nuestros respectivos domicilios. Estoy tranquilo en casa, con mi familia y hago mis ejercicios diarios para no perder la forma. Convido a nuestro pueblo a cumplir con todas las medidas orientadas por el Gobierno y las autoridades sanitarias, a reforzar las medidas de higiene y a mantenerse informados”, indicó el mejor taekwondista de Cuba en la actualidad.

Finalmente, apuntó: “Si la situación mejora y se logra frenar el avance de esta enfermedad, para el segundo semestre del año se había planificado mi presencia en el Grand Prix de México y bases de entrenamiento en España. Serán importantes, pues ahora con este ‘parón’ habrá que pensar en una nueva planificación del entrenamiento. Pero primero, ganémosle la batalla a la Covid-19 y quedémonos en casa”.

Facebook Comments