Consolini, líder bajo la lluvia

El italiano Adolfo Consolini debutó en Juegos Olímpicos a la edad en la que otros se despiden, a los 31 años. Dolfo como era conocido por sus allegados, nació el 5 de enero de 1917 e inició la práctica atlética a los 19 años, pero la Segunda Guerra Mundial impidió la celebración de dos ediciones olímpicas (1940 y 1944), eventos en los que el discóbolo italiano hubiera destacado. La competencia en Londres 1948 fue reñida y tuvo la particularidad de celebrarse bajo la lluvia, en pugna por el título estuvieron el estadounidense Fortune Gordien (50.77) y los azzurri Giuseppe Tosi (51.78) y Consolini, ganador, con 52.78. En Helsinki, ya con 35 años conquista medalla de plata, su legendaria carrera olímpica abarcó, Melbourne 1956, sexto (52.21), con 39 años y Roma 1960, decimoséptimo (52.44) y 43 años. En 1947 trabajó como actor en la película Crónica de los pobres amantes.

Rautavaara, músico, militar y atleta

Otro que debutó añejado en los Juegos Olímpicos fue el finés Tapio Rautavaara que lo hizo en Londres 1948 a los 33 años (Pirkkala, 8 de marzo de 1915). Tapio se impuso en el lanzamiento de la jabalina (69.77), pero antes, tuvo que lidiar en la Segunda Guerra Mundial, específicamente, en la “guerra de invierno” como miembro de las Fuerzas Navales de Finlandia, con posterioridad trabajó en Aunus Radio. Concluida la guerra, aparte de la cita olímpica, Rautavaara fue medallista de bronce en el Campeonato Europeo de Oslo y representó a Finlandia en el Campeonato Mundial de Tiro con arco de 1958 en Bruselas. Su gran auge lo obtuvo como cantante, unido al cantautor y músico Reino Helismaa, logrando tres discos de oro por los singles, Isoisan olkihattu, Vain merimies voi tietää y Häävalssi. Otras famosas canciones de Rautavaara fueron Päivänsäde ja menninkäinen, Raeissumies ja kissa, Ontuva Eriksson, Sininen uni, entre otras. También se desempeñó como actor, trabajando en una veintena de películas, como fueron Vain sinulle, Synnin jäljet, Rion yö, Pekka Puupää, Villi Pohjola y Anna, entre otras.

Ostermeyer, nieta de genios, tocó el piano

Pocos pensaron que la francesa Micheline Ostermeyer fuera una destacada atleta de mediados del siglo XX, teniendo como bisabuelo al famoso escritor Víctor Hugo y abuelo materno al compositor Lucien Paroche. Micheline quien residía en Túnez, a los cuatro años inició los estudios de piano y a los 14 se trasladó a París para estudiar en el Conservatorio parisino. Durante la Segunda Guerra Mundial regresó a Túnez ofreciendo semanalmente recitales de piano por Radio Túnez. Su estancia tunecina le sirvió para comenzar la práctica deportiva, haciéndolo en diferentes pruebas atléticas. En 1946 ganó el primer premio en el Conservatorio de Paris y ocupó el sexto lugar en el Campeonato Europeo de Atletismo en Oslo, en la impulsión de la bala. A la cita olímpica de Londres se apareció con su piano, como presagio de los acontecimientos que vendrían a sucederse, allí la Ostermeyer ganó dos títulos, lanzamiento del disco e impulsión de la bala y medalla de bronce en salto de altura, precisamente, en ocasión del último título, terminó la jornada con una interpretación de un concierto de Beethoven en la sede del equipo francés, luego realizó un concierto en el Royal Albert Hall de Londres. El virtuosismo de Micheline Ostermeyer se manifestó, tanto con el piano, como en el atletismo, siendo la primera mujer francesa en conquistar tres medallas en unos mismos Juegos Olímpicos.

Davis, con título olímpico y anillo de NBA

El estadounidense Walter Davis a pesar de haber contraído la poliomielitis a los nueve años, se convirtió en un atleta de élite, con sus 2.03m de estatura, fue capaz de coronarse campeón olímpico en salto de altura, “brincando” un centímetro más que su talla en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952. Pero su fuerte no sería el atletismo, desde su época de estudiante en la Universidad de Texas A&M jugaba baloncesto, desempeñándose durante cuatro temporadas con los Aggies, con los que promedió 12.4 puntos por partidos, siendo uno de los baluartes en la conquista del primer título de la Southwest Conference. En ese año olímpico (1952) fue elegido en la 14° posición del Draft de la NBA por los Philadelphia Warriors, equipo donde jugó cuatro temporadas, ganando su primer anillo en 1956, con el aporte de 4.6 puntos y 3.9 rebotes por partidos. Durante la temporada 1957-1958 fue traspasado a los St. Louis Hawks a cambio de Dave Plunkett, equipo donde jugó como suplente, pero conquistó el segundo anillo de NBA.

Ferreira da Silva, con dos oros olímpicos y un “Oscar”

El brasileño Adhemar Ferreira da Silva tuvo una larga carrera deportiva, pero una corta aparición en el cine. Nació en Sao Paulo en 1927, con apenas un año entrenando bajo las orientaciones del alemán Dietrich Gerner, se ubicó 14° en los Juegos Olímpicos de Londres 1948, pero era solo el comienzo, cuando arribó a Helsinki 1952, ya era recordista mundial (16.01) y en la capital finesa plasmó dos nuevas cuotas universales, 16.12 y 16.22, logrando, además el título olímpico, el cuarto récord mundial (16.56) llegó en los Juegos Panamericanos de México, un año antes de asistir a su tercera cita olímpica, en Melbourne 1956, donde conquistó el título, ahora con 16.35 metros. En 1959, cuando ya Adhemar se había retirado del atletismo es seleccionado para trabajar como actor en la película Orfeu Negro, un filme del director francés Marcel Camus, ganador del Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Campbell, siempre ser primero no es beneficio

El estadounidense Milton Gray Campbell no solo fue el primer decatleta de raza negra en conquistar el título olímpico, también lo hizo en la NFL, pero su color de piel, caprichosamente, no lo “ayudó”. Campbell, que había nacido en Plainfield, New Jersey, en 1933, siendo estudiante de la Plainfield High School asistió a los Juegos Olímpicos de Helsinki, en 1952, donde logró plata. Durante sus estudios en la Universidad de Indiana, alternó la práctica del atletismo con el fútbol americano. En 1956 gana el título olímpico en Melbourne y al año siguiente es elegido en el Dratf de la NFL por lo Cleveland Browns, jugando allí durante esa temporada. En 1958 fue despedido por haberse casado con una mujer blanca, teniendo que irse a jugar a la Canadian Football League, donde lo hizo hasta 1964.

Johnson, atleta, actor y “político”

Otro decatleta estadounidense que acumula dos preseas en Juegos Olímpicos, es Rafer Johnson, plata en Melbourne 1956 y oro en Roma 1960. Desde pequeño sintió atracción por las pruebas combinadas, las que vio cumplidas cuando en 1954 ingresó en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), centro donde, a la par del atletismo, también se desempeñó en el baloncesto, bajo las orientaciones de John Wooden (considerado el mejor entrenador de la NCAA). Algunas publicaciones citan a Johnson como seleccionado en la ronda 28 del Draft de la NBA de 1959, pero con un equipo que nunca jugó en esa liga, los Rams de Los Ángeles. Quiso la vida que su principal rival en Roma, fuera su compañero de entrenamientos y amigo, el taiwanés Yang Chuan-Kwang (8334), también estudiante de la UCLA, Johnson (8392) se impuso por apenas 58 puntos. En 1960, antes de la cita olímpica, su amigo, el famoso actor Kirk Douglas le comentó sobre la posibilidad de actuar en la película Spartacus, en el papel del gladiador Draba, Johnson leyó el guion y obtuvo el personaje, pero la Athletic Amateur Union, le advirtió, que lo declararía profesional y no elegible para Roma 1960, por lo que rechazo el personaje. Como dice un viejo adagio, lo que está para ti nadie te lo quita, en 1963 salió en un episodio de la serie Channing trasmitida por la cadena ABC, también actuó en la película Licencia para matar, donde interpreta a un agente de la DEA. Otra faceta en la vida de Rafer Johnson fue trabajar en la campaña presidencial de Robert F. Kennedy y junto a Rosey Grier, atraparon a Sirhan Sirhan, el asesino de Kennedy.

Facebook Comments