Por: Eyleen Ríos/ JIT

El salto de longitud con cuatro figuras de rango, tres de ellas ya con marca para los Juegos Olímpicos de Tokio, pudiera ser uno de los principales atractivos en la Copa Cuba de Atletismo que el próximo fin de semana acogerá el Estadio Panamericano.

Así lo considera el entrenador Daniel Osorio, reintegrado al trabajo en casa luego de cubrir desde finales de enero una estancia de entrenamiento y competencias con Juan Miguel Echevarría en salas techadas de Europa.

Precisamente es Juan Miguel, campeón mundial bajo techo y bronce al aire libre, la estrella de un grupo que integran además Maikel Massó, Lester Lescay y Maikel Vidal, este último único al que le falta cumplir con el registro mínimo exigido para Tokio (8,22 metros).

«Pero está saltando muy bien y no descarto que en la Copa lo consiga. En estos momentos hay mucha rivalidad entre ellos y eso es bueno», conversó con JIT Osorio, para quien tener una situación como esta es un agradable “dolor” de cabeza pues a la cita olímpica solo podrán asistir tres de un mismo evento como máximo.

En el Festival de Saltos Manuel Pérez Ruiz de febrero pasado lograron sus marcas Lescay (8,28) y Massó (8,26), en tanto Juan Miguel que la tenía desde antes la ratificó con creces en Europa cuando dominó el mitin de Madrid con 8,41 metros que pasaron a encabezar el listado del ranking del año.

«Lo dije en ese momento y lo ratifico ahora, es el mejor inicio de temporada para Juan Miguel desde que estamos trabajando juntos», reafirmó Osorio, quien llevo al camagüeyano al reinado bajo techo en el 2018 y a finales del 2019 se quedó insatisfecho con el bronce de Doha.

La dupla Osorio-Juan Miguel cumplió la llamada etapa invernal desde el 25 de enero pasado hasta el reciente 10 de marzo cuando regresaron a la Isla y aunque la suspensión del mundial techado de Nanjing le dejó con deseos de defender la corona, el saldo global es muy positivo.

«Pudimos cumplir sin interrupciones lo planificado, he podido hacer paso a paso lo que necesitaba para esta etapa y estamos muy bien para pasar en los próximos meses a lo que llamamos gira del verano», dijo el técnico que desde ahora anda planificando los momentos que necesitará para el objetivo con que ambos sueñan: el oro olímpico.

Como ejemplo de la eficiencia lograda por Juan Miguel comentó sobre el registro de Madrid. En la capital española consiguió los mencionados 8,41 metros con una carrera de impulso de 15 pasos y su tope en salas techadas es de 8,46 del 2018, pero con carrera completa de 17 pasos.

«Comparativamente es más eficiente el 8,41… y eso te da la medida de que estamos trabajando bien», explicó Osorio, aunque si elevar los pronósticos respecto a lo que vendrá en los meses más cercanos.

La Copa Cuba servirá para reinaugurar la pista principal del Estadio Panamericano y no solo será importante para la longitud, pues pudiera resultar el momento ideal para que varios demuestren lo eficiente del primer macrociclo de la actual preparación.

Facebook Comments