Por Eddy Luis Nápoles Cardoso

El proceso del entrenamiento deportivo va a estar integrado por diferentes variables, vinculadas todas y tributando al logro de los objetivos propuestos. Uno de los aspectos principales, lo constituye el propio proceso de preparación, con cada uno de sus componentes, según sea la prueba o especialidad (general, especial, competitiva, tránsito, etc). Aquí se incluyen, la parte médica, psicológica, biomecánica y teórica, pero existen otros instrumentos colaterales que también se consideran importantes y que deben ser tenidos en cuenta por cada entrenador, a la hora de iniciar con sus atleta un ciclo de entrenamientos.

Estos instrumentos colaterales a los que haré referencia son propios de cada país, siendo aportados por las realizaciones que a lo largo de la historia van describiendo los atletas. Los que nos permiten ir estableciendo parámetros, que el en caso nuestro, son propios del atletismo cubano. Estamos hablando de los Tempos de crecimiento en el campo y pista cubano.

¿Qué es un Tempo de crecimiento? Esta palabra puede provenir del italiano, desde el punto de vista musical, debe ser el ritmo o compás con que se ejecute una determinada obra o pieza, siendo uno de los elementos fundamentales en la creación de una obra musical. Este concepto es aplicable a una amplia variedad de fenómenos relacionados con el tiempo que estos puedan emplear en su proceso de evolución. Por tanto, el tempo de crecimiento, es el tiempo empleado en su desarrollo por un determinado grupo poblacional o muestra, en el caso que nos ocupa, define el crecimiento experimentado por la población atlética cubana, comprendida, entre los 14 y los 33 años.

De los Tempos de crecimiento se derivan muchas variables, todas, de gran utilidad para el atletismo cubano, veamos los siguientes detalles, los que ejemplificaré, con lo arrojado en varias pruebas e individualmente y con el mejor exponente en cada una de ellas, según sea el caso.

Índice de crecimiento: Es un parámetro que permite conocer cómo se puede manifestar el incremento anual de los atletas en cada prueba, según la edad.

100 metros (M): El atleta cubano en esta prueba, logra un índice de crecimiento anual promedio de, 0.08 segundos.

Silvio Leonard, el mejor exponente cubano en esta prueba, logró un índice de crecimiento anual de, 0.19 segundos.

Índice de decrecimiento: Es un parámetro que permite conocer cómo se pueden manifestar las mermas anuales de los atletas en cada prueba, según la edad.

200 metros (M): El atleta cubano en esta prueba, tiene un decrecimiento promedio de, 0.94 segundos.

Roberto Skyers, el mejor exponente cubano en la prueba tiene un índice de decrecimiento promedio de, 0.67 segundos.

Crecimiento total: Es el incremento que manifiestan los atletas, desde el inicio, hasta el logro de su mejor marca personal.

400 metros (M): El atleta cubano en esta prueba logra un crecimiento total de, 3.33 segundos.

Roberto Hernández, uno de los mejores exponentes cubanos (marcas) en esta prueba, logró un crecimiento total de, 2.66 segundos.

Decrecimiento total: Es la merma que pueden llegar a experimentar los atletas en relación a su mejor marca.

800 metros (M): El atleta cubano en esta prueba manifiesta un decrecimiento total de, 5.45 segundos.

Norberto Téllez, uno de los mejores exponentes cubanos (marcas) en esta prueba, decreció en relación a su mejor marca, 4.27 segundos.

Rangos de edades para el logro de los mejores rendimientos: Parámetros de edades donde los atletas manifiestan los mejores resultados.

110 con vallas: En esta prueba los atletas cubanos expresan sus mejores rendimientos, entre los 20 y 26 años.

Dayron Robles, uno de los mejores exponentes criollos en esta prueba, logró sus mejores resultados, entre los 20 (13.00) y los 26 años (13.10)

Edad para el logro del mejor resultado: Es la edad (promedio), donde los atletas manifiestan su mejor resultado.

400 con vallas (M): En esta prueba los atletas cubanos logran sus mejores resultados a los, 22 años.

Omar Cisneros, uno de los principales exponentes criollos en esta prueba, logró el mejor resultado a los 24 años (47.93).

Edades del mayor crecimiento: Representa la edad donde se produce el mayor incremento del rendimiento de un atleta (generalmente ocurre en las edades iniciales).

Salto de altura (M): En esta prueba, el mayor crecimiento se produce, entre los 15 y 16 años.

Javier Sotomayor, manifestó su mayor incremento, entre los 15 y 16 años, con 0.17 metros.

Edades del mayor decrecimiento: Representa la edad donde se produce el mayor decrecimiento en los resultados de un atleta (ocurre, por lo general en edades avanzadas, cuando la curva de rendimiento va en descenso).

Salto con pértiga (M): En esta prueba el mayor decrecimiento se manifiesta, entre los 29 y 30 años.

Lázaro Eduardo Borges, el mejor pertiguista cubano ha tenido el mayor decrecimiento en rendimiento, entre los 27 y 28 años (-0.21m).

Edad de inicio del ciclo de resultados cuantificables: Es la edad en la que aparece reflejado el primer resultado (en rankings, en eventos).

Salto de longitud: En esta prueba, la edad de inicio de los resultados cuantificables, se produce a los 15 años.

Iván Pedroso, el mejor saltador cubano en esta prueba, inició sus resultados cuantificables a los, 16 años (7.43).

Edad final del ciclo de resultados cuantificables: Es la edad donde el atleta finaliza su vida activa en el deporte.

Salto triple: En esta prueba, la edad final de los resultados cuantificables es, 30 años.

Yoelbi Quesada, uno de los mejores exponentes en esta prueba, finalizó su ciclo activo a los, 34 años (17.07).

Otras variables que complementan este estudio, están relacionadas con la talla y peso que han tenido los mejores exponentes (20 primeros) del atletismo cubano, lo que constituye un patrón a seguir con los atletas en cada una de las pruebas.

Impulsión de la bala (M): Patrón de talla de los mejores atletas cubanos en esta especialidad, 1.88 metros.

Alexis Francisco Paumier, el mejor exponente cubano (marca) en esta prueba, en su momento de atleta activo presentaba una talla (estatura) de, 1.91 metros.

Lanzamiento del disco (M): Patrón de peso de los mejores atletas cubanos en esta especialidad, 106 kilogramos.

Luis Mariano Delís, el mejor discóbolo cubano de todos los tiempos, en su momento de atleta activo, mantuvo un peso de, 105 kilogramos.

Estos son parte de los “instrumentos colaterales” que deben ser conocidos por el personal técnico responsabilizado con el desarrollo del proceso de entrenamiento y aunque cada atleta es único en su ejecutoria, se establecen patrones propios para el atletismo cubano.

Facebook Comments