Luis Zayas saltó 2.33 metros en Banská Bystrica para ganar la tradicional competencia de salto de altura de la urbe eslovaca con una nueva marca personal que le otorga el cupo olímpico.

Dos veces tuvo que mejorarse a si mismo para doblegar al bahamés Jamal Wilson (2.33 PB) y al británico Tom Gale (2.31) que le escoltaron en el podio.

Luisitin – como se le conoce- empezó en 2.20 metros, firmando la entrada más alta entre los 16 concursantes de la noche. No tuvo problemas en el arranque, y en ninguna de las alturas siguientes que pretendió pues la web del evento da fe de que consiguió los 2.25, los 2.31 y los 2.33 metros en el primer intento. No pudo con 2.35m pero más temprano que tarde, será.

“Aproveché mi noche” – dijo a esta redactora vía Messenger—y sí que lo hizo, logrando mejorar sus registros personales en dos oportunidades para apuntalar con ellos la primera victoria de su carrera en eventos de este tipo. El brinco le vale como pasaporte a Tokio, toda vez que satisface la marca exigida por los organizadores de los Juegos Olímpicos.

Luis llegó a Eslovaquia con una cota particular de 2.30m, esa que igualara en Lima para producir uno de los resultados más halagüeños de los pasados Juegos Panamericanos. Ahora, es uno los cuatro hombres que han superado los 2.33m en lo que va de temporada invernal, y se reafirma como una de las figuras en ascenso en el contexto actual del atletismo cubano.

A sus 22 años, además del talento que posee, también ha mostrado que porta en su ADN la capacidad de crecerse en los momentos complejos. Gusta de la estrategia, esta noche de febrero renunció a los 2.28m y pudo economizar, cuando menos, fuerzas. Esos detalles, aunque pequeños, también valen para ganar competencias. Tras ellos figura la mano del Soto (Javier Sotomayor); el mejor escudero que para esta escalada internacional pueden tener Luis y su preparador Juan Francisco Centelles. Mi festejo personal incluye rememorar aquella charla con Centelles bajo el crudo sol de la pista auxiliar del Estadio Panamericano cuando se acercó a mi, y un tanto contrariado me dijo, «es posible que no vaya (Luis) a los panamericanos y está pa´cosas…

En el mitin Banskobystrická Latka, la categoría élite para damas fue dominada por ucranianas pues Yaroslava Mahuchikh (1.96), Iryna Herashchenko (1.93) y Yulia Levchenko (1.93), coparon el podio, por su orden.

A propósito de marcas de rango, se supo el domingo que Mariya Lasitskene se impuso en la tradicional reunión conocida como Invierno Ruso (Russian Winter) con salto de 2.05m aventajando a su compatriota Ana Chicherova que registró 1.96m. El dominio de Lasitskene se extiende y con esta marca, que es de las mejores de los últimos años, mirará con tranquilidad la temporada. De momento no se avista, siquiera, otra atleta capaz de llegar hasta allá. La rusa, sin embargo, sigue en peligro de no poder estar en los Juegos de Tokio y sería fatal, injusto para la mejor saltadora que “libra por libra” hemos visto en el último quinquenio. Lasitskene ya se perdió, por la sanción que pesa sobre su nación, la cita de Río de Janeiro. Ella apenas conoce la derrota, pero se debe a sí misma el poder pelear por el título más importante en la vida de un atleta.

Especial para Cubahora

Facebook Comments