Este análisis no pretende erguirse como una contrapartida a la brillante disertación realizada por José Antonio Miranda, director de Alto Rendimiento durante la Convención Internacional de Actividad Física y Deportes (AFIDE), celebrada hace unos días en La Habana. El mismo está encaminado a ofrecer, desde una óptica más realista y objetiva, las verdaderas opciones del deporte cubano para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Desde el punto de vista objetivo, la meta trazada inicialmente por el ente rector del deporte cubano (INDER), para la cita nipona no es nada del otro mundo, claro, está muy a tono con la realidad que cada día expresa el deporte cubano en la arena internacional. La ubicación de Cuba entre los 20 primeros países en el contexto deportivo mundial, es algo que el deporte criollo ha logrado, en las últimas cuatro citas olímpicas, incluida Beijing 2008, luego de otorgado el título olímpico en el lanzamiento del martillo a Yipsi Moreno, por el doping de la bielorrusa Aksana Miankova. Con esa medalla de oro, Cuba “brincó” del puesto 28° al 19° (3-10-11).

Una panorámica que ilustra con mayor objetividad las reales opciones de lograr una ubicación dentro del Top-20, la ofrece, una simple mirada a las tablas de medallas en los tres últimos Juegos Olímpicos, donde se observa lo “consumido” por las naciones que ocuparon el puesto 20; veamos; en Beijing 2008, Canadá, tres títulos (3-9-6); en Londres 2012, Corea del Norte, cuatro títulos (4-0-2) y en Río de Janeiro, nuevamente Canadá, ahora, con cuatro títulos (4-3-15). Sí le aplicamos un simple promedio, nos dará que serían necesarios, 3.66 títulos o mejor expresado, 4 medallas de oro, esto no es un esquema, pero es un rango, cuya tendencia tiende a ir creciendo.

Ahora, es cuando viene la parte buena y realizo la siguiente interrogante: ¿Tiene el deporte cubano potencialidades objetivas para obtener cuatro títulos en Tokio?

Partiendo de la premisa de haber logrado cinco preseas de oro en las dos últimas ediciones, es posible, pero también hay que analizar otros factores. El primero es, que el deporte cubano tituló en el año previo a Tokio, solo cuatro campeones mundiales, esto visto así sencillamente, pareciera que esos cuatros atletas (Yaime Pérez, Rafael Alba, Andy Cruz e Ismael Borrero), deben “permutar” sus títulos mundiales por las “coronas” olímpicas en la capital japonesa, de hecho, son los principales candidatos, pero no todo lo que brilla, es oro y el comportamiento, siempre no es igual.

Les invito a observar cómo ha sido el desempeño en los Juegos Olímpicos, de los atletas cubanos que han conquistado el título mundial, en años previos. A Beijing 2008, el deporte criollo arribó con ocho campeones mundiales, contando los títulos de Yumari Gonzalez (Scrath) y los pesistas Sergio Álvarez y Yoandrys Hernández (envión), pero de esos ocho campeones, solo Mijaín López logró acceder a lo más alto del podio en la capital china.

Sin embargo, a Londres 2012, la delegación cubana arribó con solo dos titulares mundiales, ambos boxeadores, Lázaro Álvarez (56) y Julio César la Cruz (81), pero, ninguno conquistó el oro olímpico, en cambio, se lograron cinco medallas de oro por atletas que no habían sido campeones mundiales el año previo (Robeisys Ramírez, Rosniel Iglesias, boxeo; Idalis Ortiz, judo; Mijaín López, lucha y Leuris Pupo, tiro).

Por último, a Río de Janeiro 2016 asistieron siete titulares mundiales, de los cuales, tres lograron el oro olímpico, Arlen López y Julio César la Cruz (boxeo) e Ismael Borrero (lucha); mientras que Robeisys Ramírez (boxeo) y Mijaín López (lucha), completaron la cosecha cubana. Resumiendo, a esas tres ediciones, asistieron 17 titulares mundiales, de los cuales, solo cuatro lograron conquistar el título olímpico (23.52%).

Claro, esto no significa que solo los campeones mundiales, serían las únicas opciones, como se observa aquí, otros medallistas mundiales, han logrado titularse e incluso, sin haber conquistado preseas en estos eventos, como son los casos de Dayron Robles (Beijing 2008), Robeisys Ramírez y Leuris Pupo (Londres 2012).

En lo particular, considero que Cuba tiene opciones reales de poder acceder a la cuarteta de títulos en Tokio y tal vez, un poco más, veamos: Una simple mirada al potencial actual del deporte cubano, (sin estar adentrándonos tanto en, pruebas convocadas, atletas clasificados, entrenadores cubanos en otros países, comercialización del deporte) nos dice que las opciones criollas descansan en el boxeo (2), lucha (2), atletismo (1) y judo (1), luego con menores posibilidades pudieran estar, el remo (1), la gimnasia artística (1), otra vez el boxeo (1), atletismo (1) y el taekwondo (1). Creo que por ahí pudieran andar también los pronósticos de Miranda (10 de oro).

Ahora, una cosecha de 10 títulos olímpicos, algo que el deporte cubano no recibe en sus arcas desde Sydney 2000 (11-11-7), con el mayor respeto de los “pronosticadores” del INDER, es para una ubicación de privilegio, incluso, dentro del Top Ten y hasta un octavo lugar, es posible, pero los pronósticos (proceso de estimación), son pronósticos, pueden ser 10 medallas de oro, pero también pueden ser, cinco, cuatro; la realidad la ofrece la competencia.

Aquí no podemos andar con cuentos, ni pensando en la Luna, los cubanos ya estamos curtidos de “sabiduría deportiva”, en los últimos años, nos han tratado de pasar gato por liebre, pero la carne no sabe igual. Primero fue en Toronto 2015, le siguió Río de Janeiro 2016, luego Barranquilla 2018 y por último, Lima 2019; citas deportivas en las que le predijeron un resultado al deporte cubano y salió otro.

Los que seguimos el desempeño del deporte, conocemos estos nombres; Andy Cruz y Lázaro Álvarez (boxeo); Mijaín López e Ismael Borrero (lucha greco), Yaimé Pérez y Denia Caballero (disco-atletismo) e Idalis Ortiz (judo). Esas serán las “armas” vitales para el combate olímpico, pero, no competirán solos, tendrán adversarios como Keyshawn Davis, Mikazizbek Mirzakhalilov, Rıza Kayaalp, Arten Surkov, Sandra Perkovic y Akira Sone, entre otros.

En un segundo grupo estarían, el gimnasta Manrique Larduet, el taekwondoca Rafael Alba; el saltador de longitud Juan Miguel Echavarría y el remero Ángel Founier, pero también estarán sus principales oponentes, Nikita Nagorny, Artur Dalaloyan, Carlos Sansores, Tajay Gayle, Jeff Henderson, In Kyo Don, Ondrej Synek y Damir Martin, entre otros.

Por último, vale recordar que, no es lo mismo competir en los Campeonatos Mundiales, que en los Juegos Olímpicos, a los primeros, pueden no asistir, todos los que son, pero a los segundos, si asisten todos, los que son y también, los que serán campeones olímpicos.

Facebook Comments