Joel García, habanero de pura cepa; nacido en el Malecón-como le gusta decir-, ha dedicado toda su vida profesional al Semanario Trabajadores.

Desde mucho antes de su graduación (2001) ya se había vinculado a este medio, y en él ha hecho toda su carrrera, aunque jamás se ha negado la oportunidad de experimentar en otros medios y escenarios. Por esto ha hecho radio, televisión y lo que Dios mande, aunque admite que la pluma le ata.

«El Joe» recuerda que en sus en sus inicios renegó del béisbol. No quría escribirlo, en primer lugar porque entendía que sería más útil especializándose en otros deportes con menor atención de los medios. Fue así como se enamoró del ciclismo, del canotaje o del judo. Pero el béisbol le encontró. La pelota se cruzó en su camino y la asumió, con el reto mayúsculo de reseñar el deporte nacional de una forma diferente.

Joel es aficionado al equipo de Industriales, no se esconde. El aprecio por los azules le viene – casi- de cuna, porque nació en La Habana y se crió en el seno de una familia amante de los deportes, que lo llevó al Estadio Latinomericano y le impregnó, desde bien pequeño, el amor por el equipo insignea de la capital. Ello, sin embargo, no le impide ejercer con naturalidad su profesión. Su mayor regocijo en esta particular empresa llega cuando le llaman «anti-industrialista».

De sus múltiples coberturas dentro y fuera de la isla se queda con la de la Serie del Caribe de 2015, donde los Vegueros de Pinar del Río se alzaron con el campeonato y jura que jamás olvidará aquella memorable final de la ruta femenina en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, donde hubo podio total para nuestra isla. Fue el único periodista cubano que presenció el momento.

Joel es polémico. Basa sus juicios en el análisis profundo, y el respeto. Se ha buscado mil y un problemas porque en este mundo, no tener pelos en la lengua en el arte de decir, es una suerte de pecado capital.

A los jóvenes les aconseja estudiar. Hurgar más allá de la red. Apelar a leer a los mayores porque la fórmula de éxito en esta profesión pasa, ante todo, por tener la humildad para beber de la savia de quienes la ejercieron con maestría antes.

Nos contó en exclusiva que trabaja en los toques finales del libro sobre Javier Méndez, que ya tiene en imprenta la primera parte de una selección de entrevistas a glorias deportivas que titula «Medallas al corazón» y que entre sus pendientes queda realizar un doctorado en Comunicación.

Joel García se define como un hombre familiar, al que le gusta la música y pasar tiempo con sus hijas. En tanto trabaja, trabaja y trabaja, conciente como pocos de que el periodismo no es una carrera de velocidad, sino que es un oficio de resistencia.

Facebook Comments