Pasaban de las 9:00am, y yo ya le había robado unos 10 minutos de su mañana a Yaimé (Pérez). Conversamos de los Juegos Panamericanos y el inhóspito clima de Lima, y del Campeonato Mundial, la lesión y los avatares del camino al título; de su crecimiento. También me habló de sensaciones, de la adrenalina de ser medallista de oro, y de cuánto ha aprendido de todas esas jornadas, las buenas que ahora evocamos y aquellas que no lo fueron tanto.

Pasaban de las 9:00 de la mañana y un grito a Teddy irrumpe nuestro diálogo. El francés- el antiguo campeón mundial y actual recordista del orbe para escenarios techados del triple salto- Teddy Tamgho llegó hasta nosotras y saludó. Tuvo unas palabras con Yaimé y se alejó para alcanzar a sus chicos.

Anda rodeado de talento. Tiene – como diría el viejo Juan Gualberto Nápoles- una buena banda, encabezada por el bronce mundial Hugues Fabrice Zango. Aunque el atleta de Burkina Faso no viajó a Cuba por cuestiones de sus estudios, había franceses y estadounidenses con él. Atletas jóvenes e inquietos, con curiosidad extrema por ver la pista y admirar Cuba. Dicen que conocen a Deporcuba; que lo siguen en Facebook.

A Tamgho lo conocí en 2015, en una jornada de septiembre que dejó para mí una fatídica impresión de su persona. Aun así, le profese respeto, en ese entonces era el único saltador en activo que había superado los 18 metros.

Teddy ama a Cuba, se ha imbricado con nuestra gente al punto de que si no habla, ¡hasta parece cubano!. Está acá porque le gusta estar, y porque quiere que sus atletas se impregnen del espíritu de los nuestros. Les transmite lo que aprendió de Iván Pedroso, su amigo y guía en sus últimos tiempos en activo y tengo que romper una lanza a su favor. Este Teddy, no tiene nada que ver con el que La Habana me enseñó aquella vez. Este Teddy tiene los pies en la tierra, y es responsable por un grupo de chicos y chicas que le ven como referente.

Teddy, el atleta, hizo historia, fue excéntrico y pero también suficiente. Lamentablemente las lesiones le sacaron de paso, y quedó la duda de hasta dónde habría podido llegar, pero al margen queda claro que es uno de los excepcionales saltadores que habido en la historia del triple salto. De entrenador ya ha sido artífice de historias únicas, como la primera medalla mundial para Burkina Faso.

Tamgho llega con sus discípulos a La Habana
Tamgho llega con sus discípulos a La Habana/ Deporcuba

La situación es tan diferente que esta vez la cámara solo valió para facilitar el vínculo. No hubo problemas con hacer fotos, y conversamos sobre lo bonito que es que estos jóvenes confíen en su capacidad de guiarlos hasta el éxito.

En lo personal, agradezco a la vida  por regalarnos la oportunidad de redimirnos.

El triple salto es una prueba compleja, escenario de rivalidades extremas y actuaciones fenomenales. Pese a ello, es una de las señaladas por la IAAF para salir del programa oficial de la Liga de Diamante.

Los recortes en la Diamond son la noticia del día,  – le dije-.¿Tú qué crees? ….

Me miró, sonrió, y esbozó el gesto de quien cierra un zipper en su boca….

Y en tanto él se encamina al gimnasio de fuerza yo reflexionó sobre las oportunidades y mi teoría de que este sitio es únio. No exagero, pese a mi amor confeso por el atletismo, cuando digo que en el Estadio Panamericano siempre se viven jornadas extraordinarias. Cada día, no lo duden, hay historias que contar.

Facebook Comments