Por: Henry Morales/ El Palco

Desde que tengo uso de razón soy gran admirador de este polémico personaje. Mis primeros recuerdos de futbol los tengo cuando me levantaba de madrugada para ver los partidos del mundial Corea-Japón 2002. El narraba con una energía que no sabías si terminaba más agotado que un jugador al finalizar un juego. Si muchos tienen ídolos en la narración deportiva como Bobby Salamanca, Eddy Martin o Héctor Rodríguez, el mío es Renier Gonzáles.

Su pintoresca historia de superación personal nos deja mucho para las nuevas generaciones. Como un hombre que fue inspector de taxis, almacenero, profesor de ajedrez, entre tantas otras profesiones, se convierte en un consagrado en la narración deportiva en Cuba.

Un día con una frescura de novato en esto de intentar ser periodista, le pedí que si le podía realizar una entrevista. Él inmediatamente accedió y me ofreció abrirme las puertas de su casa para concretar la misma. De esta manera me dirigí el día y a la hora acordada hacia su morada en el Vedado capitalino en busca de cumplir un sueño en mi vida.

Me recibió con los brazos abiertos como si me conociera de toda una vida. Conversamos un poco de deportes, me enseño su pasión oculta, el ajedrez. Se confiesa gran adepto a este deporte del cuál fue profesor y me muestra la pantalla de su móvil explicándome que se pasa horas y horas observando partidas históricas del juego ciencia. Tras una taza de café y acondicionamiento de la grabadora comenzó esta entrevista:

Henry Morales(HM) – Tantos años detrás de los micrófonos y las cámaras que tu rostro resulta habitual en la televisión. Muchos te identifican tan pronto te ven pero pocos saben dónde comenzó todo. ¿Cómo llegaste a la narración deportiva?

Renier Gonzáles(RG): Yo llegue a la narración deportiva de manera fortuita. Daba clases de ajedrez en un área especial y me nació la idea de hacer un torneo en Miraflores. Me propuse llevar a los maestros a ese torneo y me la pasé por todo Miramar, Playa y el Vedado buscando quién me diera apoyo. Sin embargo, me dijeron que tenía que lanzar el torneo por una emisora de radio. El jefe de recreación y actividad deportiva por aquellos tiempos me dijo que conocía a alguien en la COCO que resultó ser el director de deportes. Fui desde Miraflores a la emisora en bicicleta y el hombre me dijo que para hacer eso había que grabar la información y que no había tiempo ya. Le explico la odisea que pasé para llegar desde tan lejos y que no me podía decir que no. Entonces me preguntó si yo me atrevía a hacerlo en vivo. Le dije que sí, de repente esta dando la información sin papeles ni nada y al salir me propuso quedarme colaborando en la emisora. Comencé a colaborar con ellos y a los 3 meses ya tenía mi contrato y así fue como empecé.

HM-Hace ya 20 años empezaste el proyecto de GOL, el único programa de Fútbol Internacional que por aquel entonces funcionaba en la televisión nacional. ¿Qué recuerdos te trae ese programa?

RG-Yo cogía una lucha con el director para que no pusiera al Madrid, Juan Carlos el director de Gol 360 era en aquel entonces de la dirección de GOL. Pasábamos muchísimo trabajo para grabar los partidos, entonces yo consumía mucho más futbol del que veo ahora. Me escabullía por donde quiera, buscaba en cualquier lugar donde pusieran futbol para poder seguirlo.
Como te decía, costaba muchísimo esfuerzo para lograr grabar los partidos. Teníamos que ir al Centro de Operaciones del ICRT y había compañeros, los cuales por ética no voy a decir sus nombres, nos decían que eso del futbol de 22 tipos cayéndole atrás a una pelota, el cubano no ve eso, tú eres un loco defendiendo ese deporte. Se pasó trabajo pero se logró sacar adelante el proyecto. Éramos muy jovencitos todos, un poco idealistas, pero bueno.

(…)Lo que pasa conmigo a veces es que me gusta pinchar a la gente, soy así de jodedor.(…)

HM-Todos recordamos aquel episodio curioso que sucedió en el mundial de Sudáfrica 2010, cuando narrando los partidos de Uruguay te subía la presión. Incluso antes de la final, vimos imágenes tras las cámaras donde salías tocándote el pecho con sensaciones de dolor narrando a Uruguay. ¿Qué fue lo que en realidad pasó?

RG- (risas). No fue la presión. Soy hipertenso, pero no fue problema de la presión, fue una osteocondritis. Yo voy al médico y me diagnostican con el padecimiento y cada vez que narraba el director me veía y me gritaba, ¡sal de ahí que así no puedes trabajar! Yo renuente a salir le decía que me dejara, eso sí, unos dolores en el pecho insoportables.

HM- Las redes sociales han dado voz a muchas personas, muchas veces los criterios que se emiten ahí están alejados del respeto. Tú te has visto afectado por esto en primera persona. ¿Qué piensas de estos eventos que se suceden en las redes?

RG-La gente puede expresar lo que se le venga en gana, todo el mundo es libre de expresar su criterio. Lo que pasa conmigo a veces es que me gusta pinchar a la gente, soy así jodedor. En el trabajo en ocasiones lo hago, hay una discusión de compañeros de deportes y los pincho y luego me voy y los dejo fajados (risas). Soy bastante bromista.
Hay personas que te faltan el respeto y yo lo que hago en mi cuenta de Twitter, porque no tengo Facebook, es que los bloqueo. Si no te gusta lo que pongo y me tratas con irrespeto te vas de mi cuenta. Es mía y personal y pongo lo que quiero. Las personas a veces se encasillan con lo mismo. Si revisas mi cuenta de twitter de lo que menos yo hablo es de futbol, escribo de muchos otros deportes. No soy ni madridista, ni barcelonista, ni otra cosa además ya yo no consumo ni un tercio del futbol que consumía antes.

La gente no entiende que la situación del país también afecta a Tele Rebelde no hay como mover una unidad de remoto para otras provincias, no tenemos combustible ni financiamiento logístico(…)

HM: ¿Molestan o duelen las críticas?

RG: Te hacen mejor, ni duelen ni molestan. Siempre cuando vengan de personas inteligentes y que te hagan la crítica de manera constructiva. Mira en el partido PSG-Madrid me equivoqué y dije que Sarabia era argentino. Las personas enseguida me escribieron para rectificarme que es español y sin ningún problema en vivo rectifiqué mi error, para nada me molestó. A mí me gustan las redes sociales, hacen participe a la afición de la transmisión.

HM: Eres una de las caras más mediáticas de Tele Rebelde, por muchos factores. Quizás este sea el motivo por el que varios usuarios o personas la emprenden contigo para reprocharte la transmisión o no de un evento deportivo, incluso hasta piensan que eres el director del canal ¿A qué crees que se deban estos fenómenos?

RG: Eso creo que tiene que ver con el auge de las redes sociales, yo empecé a usar twitter en el año 2010 y a partir de que comencé en Telesur, ya le di mas uso y trabajo a la cuenta. No es por defender a Tele Rebelde, en ocasiones en el canal hacemos cosas que no son correctas y que no están bien, pero de los canales de deportes públicos de otros países busquen la programación y verán que es un desastre. Ponemos bastantes cosas siempre que se pueda para ser un canal público. Ahora las quejas son porque estamos transmitiendo 4 subseries seguidas de Industriales. La gente no entiende que la situación del país también afecta a Tele Rebelde no hay como mover una unidad de remoto para otras provincias, no tenemos combustible ni financiamiento logístico para hospedar a 30 personas. Se nos hace difícil.

HM: Llevas 25 años en la narración deportiva de seguro has vivido momentos muy felices y días de tragos amargos ¿Cuál ha sido el peor momento en tu carrera?

RG: No es uno solo el peor, son varios, cuando te equivocas llegas a la casa y te sientes mal. He pensado varias veces en dejar la narración, molesto por decisiones que se han tomado en las que no estuve de acuerdo, puesto que yo soy muy impulsivo cuando me enojo.

HM: ¿Y el mejor?

RG: Hay varios también, me recuerdo mucho de cuando narré la final del Centrobasket en él ´99 aquí en La Habana. Era un juego Cuba vs Puerto Rico, Carlos fue en aquel entonces el coach de los boricuas y me lo encontré en barranquilla al paso del tiempo y me reconoció, también estaba el Nene Casiano conversé un buen rato con ellos. El Mundial de Futbol del 2014, La Copa América de 2011, La Eurocopa de 2008, Beijing 2008 y los Panamericanos del 2007. Aquí en Cuba, las Ligas Mundiales de Voleibol en la Ciudad Deportiva. No había un deporte que llenara más un estadio con una presentación que no fuera el voleibol.

HM: ¿Qué siente uno cuando llega a la casa sabiendo que metió la pata hasta el final?

RG: Te sientes muy mal. Cuando eres más joven te tomas las cosas muy a pecho y piensas que el mundo se te va a acabar. Ya a la edad mía tomas las cosas con más calma, enfocas las cosas de otra manera. Ya no dedico ni el 10 por ciento de lo que le dedicaba antes a ver todos los deportes. Ya yo no me considero un dotado ni un extra informado de todos los deportes como cuando lo era antes.

HM: ¿Qué disfrutas más de tu profesión?

RG: Chico, narrar a los tuyos. Yo me disfruto los triunfos de los deportistas del mundo entero, pero no hay nada como narrar los triunfos de los tuyos, aunque sea una medalla de bronce. Mira el 3er lugar del futbol en Veracruz yo me lo gocé. Las actuaciones del Basket en Barranquilla. Ellos son la gente tuya, los que tienen los mismos problemas que tú, los que pasan trabajo como tú, ese triunfo lo sientes tuyo.

HM: Ahora viene una nueva generación de periodistas y narradores deportivos. Los cuáles estás observando desde arriba como vienen ¿Qué crees de los muchachos de la nueva?

RG: Hay muchachos jovencitos que vienen muy bien, Arguelles va a ser buenísimo, tiene que cogerlo más suave, pero me recuerda mucho a mí. Javier consume mucho futbol como diez horas al día algo así, por eso tiene los conocimientos que tiene, no solo en futbol sino en otros deportes también. El otro es Camilo viene de manera espectacular, lo que tiene un hándicap y es que no pasó la radio, por lo tanto debe profundizar más en la narración, pero es un muchacho serio, aplicado. También hay otros jovencitos que escriben muy bien y los leo, pero no los conozco personalmente. Estos son del grupo de menores de 30 años. Hay personas jóvenes que me han hablado bien de Radio Rebelde, también está Arian Alejandro que sabe mucho, pero tiene otra profesión y esto puede restarle tiempo. En las provincias si hay muchos narradores buenos, Maikel de Santi Spíritus que es muy bueno narrando lo demostró en Barranquilla. Yo sé que en las provincias tiene que haber muchos más.
En las redes sociales hay muchos muchachos que escriben y me parece que están haciendo muy bien su trabajo. De los que hacen videos me gusta lo que hace Daguito.

HM: Tu hijo forma parte de la nueva generación de espontáneos en el periodismo deportivo de las redes ¿Qué consejos le das?

RG: Que sea muy humilde, estudiar mucho, escuchar a los de más experiencia. Sobre todo le recalco mucho el tema del estudio, en su momento no hizo pero si se quiere dedicar a esto necesita estudiar mucho. Él está empezando ahora tiene 18 años apenas y tiene margen de mejora.

HM: Para culminar, ¿qué logros le faltan a Renier Gonzáles por alcanzar?

RG: Ya mi ciclo de seguir creciendo terminó prácticamente, ahora toca hacer lo que me gusta con 52 años que tengo. Cuando tenía 30 años tenía un millón de planes por delante, algunos se fueron cumpliendo otros se me quedaron en el camino. No he estado en una final de NBA, me quedó no poder estar en una Serie Mundial. Ya logré estar en un Mundial, una Eurocopa, Copa América y en muchos eventos múltiples. Ahora me pongo a seguir el basket, el béisbol de MLB, el voleibol lo sigo por un sitio italiano llamado volleyball.it y por ahí siempre estoy informado.

De esta manera culminó la entrevista, pero no la conversación nuestra. Fue más allá de compartir temas en común, opiniones de béisbol, baloncesto, hasta de temas más personales. Me marche de su casa pagando la novatada de salir tan emocionado que se me olvidó inmortalizar el momento con una foto.

En esta vida no le caemos bien a todos, pero la tolerancia y el respeto al derecho de la opinión ajena es esencial. Renier me recuerda a un narrador de deportes mexicano que una vez dando una entrevista expresó que, si no le gustaban sus narraciones siempre está la opción de bajar el volumen.

Al Renier que conocí en esas dos horas de conversación era tal cual como yo lo imaginaba. Un hombre directo, afable de un gran nivel cultural. Si bien resulta ser un ser polémico, debido a los más de mil y un conflicto que ha generado nunca pierde la sonrisa en el rostro. Su determinación y seguridad en sí mismo lo motivan a cada día a realizar su trabajo.

(…)Ya yo no me considero un dotado ni un extra informado de todos los deportes como cuando lo era antes.(…)

Facebook Comments