Cuando se piensa en un equipo de fútbol poderoso económicamente, se torna normal que asociemos a ese club la llegada de una estrella tras otra. Sin embargo, en medio de un contexto marcado por la inflación del valor de los futbolistas, existe una entidad que apuesta por otra tónica: el RB Leipzig en Alemania.

La historia de este conjunto resulta bien curiosa. La Red Bull, promotora de múltiples eventos deportivos, ya contaba con representación futbolística en Austria, Estados Unidos y Brasil; no obstante, buscaban la posibilidad de recalar en Alemania.

Trataron de adquirir un equipo con historia pero que anduviera en mal momento mas no pudo ser. Negociaron con instituciones de Múnich, Hamburgo y Dusseldorf pero fue en vano. Finalmente, en la ciudad de Leipzig se motivaron a invertir.

Para no ser requeridos por la Asociación Alemana de Fútbol (DFB), debieron comprar un equipo de quinta división, circuito donde las restricciones de la DFB no son válidas. El impedimento consistía en que el organismo rector del balompié germano no permite que se modifique el nombre de un equipo con fines comerciales.

En el año 2009, el SSV Markranstad pasó a formar parte de la multinacional. Para evadir la legislación de la DFB, el club fue renombrado RasenBallsport Leipzig, lo que permitiría que las iniciales del nombre coincidieran con las de Red Bull.

Para 2010, el Zentralstadion de Leipzig se rebautizó como Red Bull Arena a fin de convertirlo en la casa del nuevo proyecto deportivo. Actualmente, mantiene uno de los promedios de asistencia más altos de toda Alemania. El Red Bull Arena cuenta con capacidad para recibir a 41 939 espectadores.

Desde su fundación hasta 2016, el Leipzig atravesó por todas las categorías hasta ascender a la Bundesliga. A lo largo de su trayectoria han sido criticados por los que se oponen a ver el fútbol en manos de empresas, sin embargo, gran cantidad de aficionados coinciden en que lo que han hecho contribuye en gran manera al aporte de talento.

Y es que estos toros rojos, se basan en la acogida del talento joven para afianzarse en Primera División. Jugadores como Joshua Kimmich y Naby Keita se han formado en sus filas.

De cara a esta temporada, Timo Werner, Yussuf Poulsen, Emil Forsberg y Nordi Mukiele se perfilan como los imprescindibles en el esquema del entrenador de 32 años Julian Nagelsmann. El promedio de edad de la plantilla anda por las 22 primaveras.

En sus tres primeras campañas en la Bundesliga, el RB Leipzig obtuvo 54 victorias, 24 empates e igual número de derrotas. El segundo puesto conseguido en la campaña de debut constituye su mejor actuación.

En la presente liga alemana marchan en primer lugar. Y aunque el campeonato apenas comienza estoy seguro que darán espectáculo con esa forma de jugar tan vigorosa como la bebida que representan.

Otro desafío para ellos resultará la Liga de Campeones de la UEFA donde comparten el grupo G junto al Zenit de San Petersburgo, el Lyon francés y el Benfica de Portugal. ¿Pasarán la fase de grupos este año? Ya lo dirá la cancha.

Facebook Comments