El cubano Juan Miguel Echevarría ganó, con 8.65m, la prueba de salto de longitud en Zürich y con ello se adjudicó el trofeo de la Liga de Diamante.

Un intento le bastó a Echevarría para decidir la prueba a su favor, pues el brinco obligaba a los rivales a alcanzar el mejor resultado de sus carreras para superarle. El registro es la mejor marca del año, récord para la Liga y para la reunión suiza, pues deja atrás el 8.60m que había firmado Iván Pedroso en agosto de 1995.

«Ha sido una gran competencia. Mostré gran fuerza» – dijo J.M.

Y en efecto lo fue, porque quien más se acercó, por así decirlo, fue el sudafricano Ruswahl Samaai y el jamaicano Tajay Gayle que firmaron, ambos, saltos de 8.20m para ser segundo y tercero, repectivamente. Protagonistas además de una enconada lucha donde decidió un segundo mejor salto en el que Samaai se apoyó en un 8.17 que consiguió en la ronda final para desbancar el 8.16m de Gayle.

Echevarría paseó la distancia y economizó fuerzas, solo incursionó en otras dos oportunidades, en la tercer y sexta ronda de saltos, en las que cometió falta. Por delante queda el Campeonato Mundial donde llega en calidad de favorito, en busca de una título que sería el segundo en lides mundiales de su carrera. Recordemos que el pasado año se impuso en el Mundial de pista cubierta de Birmingham.

Facebook Comments