Denia Caballero ganó en Paris. Con su 66.91m, inalcanzable esta fecha, Cuba le asestó otro golpe a Sandra Pérkovic que le escoltó con 65.01 metros.

La croata sigue en busca de su forma óptima. Es una temporada en la que una lesión le ha llevado a tardar en conseguir sus mejores resultados. A consecuencia de lo cual, en lo que va de año no sabe lo que es ganar en su competencia predilecta. Sin embargo, al 2019 le quedan las mejores páginas de su historia.

Así lo cree ella, y conforme se expresa en sus redes.

La china Bin Feng, 64.60m, completó un podio en el que se extrañó a la cubana Yaimé Pérez.

La rusa no tuvo un feliz desempeño en la ciudad luz y ancló novena con apenas 60.96 metros.

“Estuvo un poco descoordinada. El primero (intento) fuera del sector, el segundo contr la malla y contra la pared fue a marcar en el terceo y eso fue lo que salió” – me explica su entrenadora Hilda Elisa Ramos a través de Messenger.

“Tranquilos todos. Estamos bien, lo que toca es seguir trabajando para la final de la Liga y el Mundial” – sentenció.

Con la victoria, Denia llegó a 30 puntos y ocupa el primer puesto de la clasificación general. Una renta que desde el pasado año vale, solo, para estar en la final. Una vez allí, en Zürich o Bruselas, según sea el caso, es borrón y cuenta nueva.

Liadagmis Povea fue segunda con 14.75, mientras que Yarisley Silva con 4.55 se ubicó séptima en la última parada de la fase clasificatoria de la Liga de Diamantes 2019.

Facebook Comments