Tomado de Cubadebate

En una de las finales de pistola mas emotivas que se recuerde, el cubano Jorge Grau se convirtió en campeón panamericano en la modalidad de aire a 10/metros y de paso alcanzó el bolero olímpico a Tokyo 2020, tal y como lo había logrado su compañera Laina Pérez la víspera.

El antillano fue segundo en la ronda clasificatoria, pero en la final su puntería dejó sin opciones al estadounidense Nickolaus Mowrer y al brasileño Julio Souza, para llevar a los libros una corona que no ganaba un pistolero cubano en esta especialidad desde 1995.

«Lo mejor que hice fue concentrarme en la ejecución y mantener la calma. Traté de hacer un trabajo previo antes de cada disparo y por eso no me apuraba, ahí estuvo un factor del triunfo», comentó el atleta.

«Sí,el boleto a Tokyo lo estaba buscando porque ayer lo consiguió Laina y quería dispara con ella em Tokyo en la prueba mixta».

El atleta reconoció que su más importante inspiración fue la medalla de oro de ayer de Laina, porque «la llevaba persiguiendo hace mucho tiempo y me dije: si ella pudo, yo también».

«Me impactó ese oro porque es un sacrificio de todos, de entrenadores, médicos, de nosotros y de la familia. Somos bastante unidos los tiradores porque somos familia.»

Primer oro para Cuba en Lima 2019: El secreto de Laina y la dedicatoria de Sheyla

Nunca sabremos en quién pensó Laina Pérez cuando bajó su pistola y se quedó tranquila en su posición mientras en las gradas sus compañeros de delegación estallaban de júbilo, porque ella le había dado la primera medalla de oro a Cuba en estos XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019 y, de paso, se ganaba un cupo directo a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Casi no hizo gesto emotivo alguno, apenas se retiró los audífonos, y solo entonces se fundió en un abrazo con su compañera de equipo Sheyla González quien, en una agradable sorpresa, se había hecho con la presea de bronce en la misma prueba: pistola de aire a 10 metros.

En la ronda preliminar, González había quedado séptima, sin embargo en la final su desempeño fue excelente. Solo así pudo hacer 237,1 puntos, apenas 2,4 más que la ecuatoriana Andrea Pérez. “Fue una competencia difícil por toda la presión que generan estos juegos panamericanos”, afirmó.

En esos últimos instantes, ¿cómo manejar la prensión y el bullicio desde las gradas?

Ciertamente esos últimos no fueron mis mejores disparos”, respondió. “Estás más cerca de tu objetivo, de tu sueño y la presión aumenta. Es importante  siempre  sentir ese apoyo”, agregó.

Ante cada fracaso en certámenes anteriores, sobre todo en hace cuatro años Toronto, donde quedó cuarta, Laina nos confesó que había barajado la posibilidad de retirarse. “Hasta aquí llegué”, se decía. Pero encontró fuerzas para continuar. Ahora, tras este resultado mira al futuro con optimismo: “Estoy aquí y voy a seguir muchos años”, sentenció.

“Me sentí bien, bastante concentrada», relató por su parte Sheyla González quien igualmente tuvo un desempeño impecable. Así lo demuestran los 212,1 puntos con los que concluyó la competencia. De hecho, en varias ocasiones marchó segunda en esa misma ronda conclusiva.

«Aquí se las llevo (la medalla)” afirmó sonriente levantando su presea como si se las mostrara a toda su familia que seguro está celebrando allá en Cuba. Esos mismo a quienes mencionó uno por uno en su dedicatoria tras el triunfo.

Laina Pérez (a la izquierda en la foto) y Sheyla González ganan oro y bronce para Cuba en los Panamericanos Lima 2019. Foto: István Ojeda/Cubadebate.

Facebook Comments