Mónaco tuvo su primer día de actividad en un entorno veraniego y citadino. El triple salto femenino fue la especialidad escogida para animar la urbanidad de la ciudad. Una convocatoria totalmente de lujo con las tres mejores saltadoras del ranking y al menos cinco medallistas mundiales.

Yulimar Rojas y Caterine Ibarguen se veían las caras nuevamente en la temporada. La mejor atleta del año hace apenas una semana impuso su jerarquía y se estiró con el mejor registro de la temporada.

Sin embargo, en Mónaco y ante la mirada del príncipe Alberto, no fue un día muy agraciado para Ibarguen, que se tuvo que conformar con un sexto lugar y un discreto 14.33 metros.

En la otra cara de la moneda Yulimar se presentó muy segura y con ganas de imponer todo su talento sobre la pistilla improvisada. La discípula de Iván Pedroso volvió a demostrar que en Lima y en Doha habrá duelos encarnizados en post del título.

En Mónaco Yulimar se estiró hasta los 14.98 metros para colocarse al frente del listado mundial y dejar atrás los 14.89 metros logrados por Ibarguen en Lausana, Suiza. Lo más significativo de este resultado es que la venezolana estuvo al borde de no estar entre las ocho primeras en las tres primeras rondas, marcando falta en su primer intento, un discreto 13.28 metros y un salvador 14.96 metros en su tercera oportunidad. En la cuarta ronda cuando todo parecía definido la estelar saltadora sumo dos centímetros a la marca mundial del año y quedarse a solo siete centímetros de su marca personal.

Pero de esta presentación en Mónaco podemos sacar otras conclusiones y que de una forma u otra ponen un poco de aderezo a los próximos eventos del salto triple femenino. En la actual temporada se habla muy poco del performance competitivo que va mostrando la pinareña Liadagmis Povea.

Povea en Mónaco ratificó su actual estado de forma al estirarse hasta los 14.71 metros y demostrar que sus 14.77 metros en Lausana Suiza no fueron casualidad. En su presentación abrió con un salto de 14.61 metros e incluir en su quinto intento un 14.37 metros. Liadagmis logró su segunda mejor marca de la temporada después de salto salvador de la Rojas, demostrando nervios de acero ante la presión que puede representar la estelaridad y presencia de Ibarguen y Yulimar en competencia.

Analizando lo realizado por la cubanita en la temporada se muestra como una fuerte candidata a estar en el podio de los tres eventos más importante del deporte rey en el año. Muy pronto en Lima, se verán las caras nuevamente estas tres triplistas donde a jugar por las condiciones climáticas de la sede debe ser una final cerrada donde la que sorprenda primero tendrá un paso ganado en busca del título panamericano.

Aplaudible y muy atinada la estrategia de los federativos cubanos de insertar a la muchacha en el circuito europeo y en eventos donde figuren las dos mejores exponentes del triple salto mundial. En las dos oportunidades la pinareña ha respondido y ha mostrado una estabilidad en su progresión de saltos que desde el mes de febrero mantiene sobre los 14.40 metros. Según los datos que recoge la IAAF la cubanita posee dos saltos por encima de los 15 metros, aunque con viento excesivo y otros cinco por encima de los 14.60 metros.

A su llegada al viejo Continente la discípula de Yoelbis Quesada abrió su participación en el mitin de Huelva con un 14.45 metros y los referidos 14.77 y 14.71 en el circuito diamantino, precisamente ante las dos mejores del triple femenino.

No es descabellado pensar que sus mejores resultados pueden llegar en la competencia fundamental y por supuesto nos reserve alguna sorpresa donde Ibarguen y Rojas no sean las que salgan por la puerta de la gloria.

Facebook Comments