El cubano Heviel Cordovés ha tenido que retirarse de manera prematura del deporte activo. Ha dejado el fútbol debido a una insuficiencia cardíaca que le limita para realizar prácticas de alto rendimiento.

Cordovés, de tan solo 29 años, se estuvo desempeñando como delantero en el equipo estadounidense Memphis 901 FC de la United Soccer League (USL).

A propósito de la inesperada novedad, conversamos con él:

¿Cómo recibes la noticia de no poder jugar más al máximo nivel?

Definitivamente es algo difícil de aceptar ya que jugar al fútbol es lo que he hecho durante muchos años y por lo que he sacrificado las cosas más importantes de mi vida.

¿Te sentiste mal o fue una afección descubierta en exámenes rutinario?

Los doctores me detectaron una cardiopatía después de experimentar una clase de pre-infarto durante una práctica en la pretemporada.

¿Qué paso por tu mente cuando te dicen que no puedes seguir?

Pasaron por mi cabeza muchas cosas, fue un mar de sentimientos encontrados entre ellos la tristeza de que todos mis sueños y planes futbolísticos se frustraban.

Si dejamos al margen de este adiós forzado, ¿te sientes realizado?

Por supuesto que me siento realizado, ya que logré llegar muy lejos, vivir experiencias increíbles y logré hacer por muchos años lo que siempre imaginé cuando era un niño.

¿Qué quedó pendiente?

En el sueño que más rondaba mi mente era el de tener la posibilidad de seguir jugando a un nivel profesional y a la misma vez tener el placer de seguir jugando para la selección de mi país como hacen muchísimos ex compañeros míos de otras nacionalidades.

¿Qué hay por delante?

Por delante veo una vida llena de oportunidades. Lo importante siempre será estar vivo y saludable.

Hagamos un poco de recuento:

Fútbol, ¿cómo y por qué?

Llego al fútbol a la edad de 7 años, todo fue porque mis padres querían que estuviera en una actividad que me hiciera gastar energías para que llegara cansado a la casa ya que era muy intranquilo. Todo empezó como un hobbie.

Jugar en Cuba y para el equipo Cuba, ¿qué significó para ti?

Jugar para la Selección Nacional es un privilegio y estando fuera del país, lo veo como un mérito mucho mayor. A lo largo de estos 7 años de carrera profesional he disfrutado mucho, pero nada se compara con la sensación de estar jugando frente a tu gente, de representar a tu tierra.

¿Fue duro salir de Cuba? Rememoremos ese giro de tu vida

Definitivamente fue muy duro ya que dejé atrás mi vida, mi familia, mis amigos, pero todo fue guiado por mis sueños y mis ambiciones como futbolista. Fue duro, pero no me arrepiento.

¿Cuáles son las enseñanzas que te deja el haber sido un futbolista profesional?

Disciplina, perseverancia; entender que, si no te arriesgas, nunca ganarás.  

¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera y por qué?

El mejor momento en mi carrera fue aquel gol que le hice a Costa Rica en el centenario del fútbol cubano. Lo entiendo como especial porque habría que esperar otros 100 años más para que alguien vuelva a anotar en otro partido conmemorativo como ese.

¿Qué le dices a las nuevas generaciones de jugadores?

Que vean más allá, que sueñen más allá de los horizontes que los rodean. Que no se limiten, tenemos un mundo enorme, lleno de oportunidades.

Para ti, quién es o ha sido el mejor jugador del mundo

Rivaldo.

Algo que quieras agregar

Solo quisiera decir “gracias” a todos los que siempre han seguido y apoyado mi carrera.