Ailama hunde el acorazado dominicano

20 mayo, 2019

por: Deporcuba

Por: Ronnie Suriz/ Tomado de Facebook

Ni las nueve subcampeonas del mundo sub18, ni el estilo de juego (una mezcla entre Brasil y Cuba), ni todos los recursos con los que cuenta el voleibol femenino dominicano alcanzaron para frenar al equipo sub 20 de Cuba….. o mejor dicho, con el permiso de las restantes muchachas, a Ailama Cese.

El reciente fichaje del Uralochka-NTMK EKATERINBURG ruso no dio tregua, como casi todo el torneo, y liquidó en 5 sets al equipo favorito de la competencia….

Sí, porque República Dominicana es hoy mejor que Cuba, que no lo fuera en este partido no quiere decir que en el papel sean un mejor conjunto de cara al mundial de la categoría.

Las dominicanas son dueñas del tecer lugar a nivel mundial en el ranking sub 18 y octavas en el sub 20; por eso quedaron casi en shock cuando vieron que Cuba les ganaba los dos primeros sets.

El equipo cubano dirigido por Tomás Fernández alias «El Tommy», salió a la cancha sin nada que perder y mucho que ganar. El objetivo de clasificarse al mundial sub 20 de México ya estaba cumplido, la medalla de oro era un extra, algo que sus jugadoras se merecían debido a la excelente copa que tuvieron.

No obstante, a su buen comienzo, las aguas tomaban su nivel en el tercer y cuarto parcial, con un equipo cubano que lució justo como los equipos cubanos que estamos más habituados a ver desde el 2008. Los errores salieron a relucir, y la mala organización en la cancha fue protagonista.

Con esos truenos, Dominicana respiraba aliviado pues nivelaron el choque y se situaron a solo 15 puntos de la victoria. Pero ahí apareció Ailama. Porque aunque duela amigos, ese equipo sin Ailama….. mejor ni pensarlo.

Conste que no soy fans a equipos de una sola jugadora/or y eso es lo que Cuba ha hecho en el femenino desde hace mucho tiempo, primero fue Melissa, ahora parece ser Ailama.

La cantidad de pelotas que Cese recibe por partido, así como los puntos que hace, en todos los parámetros, sea ataque, bloqueo o servicio, la convierten en el paño de lágrimas de Fernández y él lo sabe. Menos mal que la niña solo jugará de nuevo en el mundial sub20 o como mucho en la Copa Challenger de Canadá donde disputará solo tres juegos porque de acuerdo a su historial de lesiones, sería muy injusto que le pasara algo grave.

Al margen, que bien que la Federación Cubana ha decidido enviarla al segundo mejor equipo de Rusia, aunque para comenzar tengo mis dudas, el equipo que dirige Karpol (hijo), juega Champions y probablemente tenga encima la presión de los patrocinadores por ganar cosas importantes este año, a nivel doméstico, por ejemplo. Se pudiera dar el caso de Melissa y el Agel, donde los checos hicieron caso omiso a la edad de la muchacha y le sacaron lo que tenía y lo que no también. Al final la devolvieron a Cuba lesionada y en Cuba se terminó de romper.

 

Lo importante aquí es no cometer los mismos errores con Ailama, quien me recuerda mucho a Mireya, Yumilka, Calderón o Carcases; todas atacantes de zona 4. Cuidarla es un deber, porque en ella ahora mismo descansa el presente y el futuro.

De las restantes jugadoras no diré mucho, porque su desarrollo es lento y normal, en comparación con Cese. Aunque algunas menciones no están de más: la primera es para Ivy May Vila, la zurda y su cañón estuvieron duros en todo el torneo, al igual que Thalia Moreno, Viltres, Yaimaris Garcia Victoria y la otra central Dayana Martínez Hernández. Aplausos pues todas contribuyeron, en mayor o menor medida, a esta victoria.

Quiero destacar el papel de los técnicos. Podemos decir que tenemos un cuerpo técnico fiel a la tradición del voleibol cubano y esto vale mucho. Fernández, auxiliado por Justo Morales, supieron manejar los partidos, hace años no veía a jugadoras abrazar a sus entrenadores, señal de que existe una empatía entre entrenador y sus jugadoras, no solo en lo profesional sino también en lo personal. Tommy tiene por delante mucho trabajo, pero desde ya le felicito por lograr este título inédito, ante el eterno rival del Caribe.

Las claves ahora serán trabajo y regularidad, participar y jugar.

 

Dominicana estará en el mundial y seguramente querrá desquitarse. Ojalá que dentro de algunos años tengamos otras “Cese”, porque, aunque una es buena, 2 o 3, obviamente, es mucho mejor.

A Dios solo le pido al señor una cosa: que Ailama no se desmotive y decida dejar la Selección Nacional, tal y como ha sido la tónica de los últimos años, donde casi todas las figuras que salen, terminan marchándose por la puerta de atrás. De momento tiene una gran posibilidad, jugar en Rusia, debutar profesionalmente allí como otras grandes lo hicieron antes de ella, leáse Yumilka Ruiz, Calderon, Zoila Barros o Nancy Carrillo.

En Rusia vivirá en un entorno adecuado, donde podrá preocuparse solamente por jugar voleibol, eso sí, es un escenario complicado; bastante exigente para ser su primer año de contrato.

El tiempo dirá que tan lejos puede llegar ella y la nueva generación de morenas, que estarán desde mañana en la Copa Panamericana sub18 en México, con el mismo objetivo del torneo que acaba de finalizar: obtener el boleto al mundial de la categoría, agendado para Egipto.