Este fin de semana (viernes y sábado)
hubo acción competitiva en La Habana. Los atletas del equipo nacional que
permanecen en la isla se probaron en una prueba de confrontación que arrojó dividendos cuantitativos interesantes.

La triplista Liadagmis Povea volvió a
superar los 15 metros, aunque el brinco no irá a los libros debido al viento,
de 2.1m/s en el esfuerzo de 15.00 metros que rubricó.

“Hoy me sobran los motivos para estar feliz” – dijo Povea a través de su perfil en la plaaforma social Facebook-.

“15.00 metros, muchas personas esperaban otra cosa, pues que se acostumbren a verme así” – sentenció-

Facebook

Es la segunda vez que las circunstancias
no le acompañan, recordemos que, en el pasado mes de marzo, la pinareña venció
en la Copa Cuba con registro de 15.05 metros que no pudo ser oficializado
debido al excesivo viento que sopló a su favor.

 

A Povea le escoltó la joven de 17 años Leyanis Pérez (nacida en enero de 2002), con registro de 14.13 (+0.5) metros.
Cristian Nápoles comandó a los hombres con 17.43w metros y Andy Díaz clavó los pinchos en los 17.21 metros.
En la longitud Maykel Massó se impuso con 8.26(+3.6) metros, Luis E. Zayas disfrutó la cima en el salto de altura con 2.25 metros y Jorge Fernández firmó 64.82 metros en el lanzamiento del disco.
A propósito de esta prueba, Denia Caballero produjo un resultado de 68.46 metros que le vale para volver a la élite del universo. La discípula de Raúl Calderón engranó otro registro superior a los 67 metros (67.72), en una secuencia donde el resto de los disparos constan como faltas.
Yaimé Pérez le secundó con 66.66 metros. El concurso de “la rusa” fue excelente; todos los disparos por encima de los 65 metros.
En la pista, los velocistas volvieron a correr fuerte, con viento a favor, como es casi habitual en esta pista aledaña al Estadio Panamericano. Roberto Skyers dominó la serie final con 10.07 segundos, seguido de Harlyn A. Pérez (10.09) y Arnaldo Romero (10.13) en una carrera donde se patenta una medición del aire favorable en 3.7m/s.