Ignacio Alberto Cuba Carrero (31 de julio de 1962) marcó una época en el fondo cubano. El nacido en el barrio El Condado, en Santa Clara es autor de cinco récords nacionales, dos de ellos aún vigentes: 10 mil metros y maratón.

Cuba fue el ganador de la maratón en los Juegos Panamericanos de La Habana 1991, se impuso también en dos ocasiones en los 42 kilómetros y 195 metros y en seis oportunidades en la media maratón, ambos correspondiente a Marabana.

Actualmente está radicado en Holanda, y aunque no está vinculado al deporte ha accedido amablemente a conversar con Deporcuba pues se mantiene al tanto de todo cuanto sucede en el atletismo nacional:

Cuba en plena faena/ Foto: Cortesía del entrevistado

¿Eres, ciertamente, santaclareño?

  “Sí nací en Santa Clara, pero me trasladé para La Habana con 7 u 8 años, porque mi papá era dirigente de la construcción. Me crie en Nuevo Vedado, principalmente en La Timba”

Se comenta que llegó al atletismo de manera espontánea, es decir, 
entrenando solo, ¿Cómo se produce el ascenso de Alberto 
Cuba al alto rendimiento?

“Estudie en la escuela José Luis Aruñada, mi primer profesor de Educación Física fue “Papito”, ahora no recuerdo su nombre. Ese fue el que me inició en el atletismo, luego pasé a un Área Especial, en la Ciudad Deportiva, con Juan Alberto Bacallao, que era profesor en el Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo”

“Yo empecé en el atletismo desde muy pequeño, lo que nunca quise ir 
para la EIDE, ni para la ESPA, no me gustaba estar becado, ni a mis hermanos tampoco, esto les sucedía también a muchos corredores de mi época. Llegué al Alto Rendimiento con 19 años, al Equipo Nacional, pero desde que tenía 15 venía destacándome en las carreras de fondo en Cuba”

¿Siempre entrenó en La Habana o fue parte de la conocida Base de Villa Clara?

Como te dije, entrenaba con Juan Alberto Bacallao Ramos, más conocido como Bacallao, que ahora radica en Guayaquil, Ecuador. Entrenaba en el Instituto Superior de Cultura Física, ahí empezaron mis primeros pasos. Para mi Bacallao fue el mejor entrenador de fondo, junto a Julián Díaz.

“Cuando yo empecé a correr, no existía la Base de Villa Clara, en Santa Clara el difunto Montiel contaba con un tremendo equipo de fondistas, donde se incluían los hermanos Linares, los Conde, Alexis Roque, Amado Ramos, la mayoría de los que luego fueron entrenadores de la Base de Villa, antes habían sido alumnos del difunto Montiel. Por La Habana estaba Bacallao. 

 

Esa fue la época más bonita del fondo en Cuba. Cualquier corredor de Cuba podría haber sido campeón  panamericano, nosotros podríamos haber corrido en cualquier club, a nivel mundial y a la par de cualquier corredor, lo que sucede que en 
esa época a nosotros nos faltaron cuestiones materiales que son importantes para tener el máximo rendimiento. Aun así, los años de 1980 y 90, fueron los mejores para el atletismo cubano”

Usted es un “elegido”, teniendo en cuenta que los atletas cubanos no han destacado internacionalmente en las especialidades de fondo como lo hacen en las áreas de saltos, lanzamientos y velocidad (vallas). Logró descender de los 29 minutos en los 10 mil metros y correr la maratón en 2:10:53 horas, este último resultado, bastante cercano a lo mejor del mundo en esa época, ¿A qué factores atribuye su logro personal?

Primero, en Cuba había muy buenos entrenadores de atletismo, en todas las áreas; segundo; había muchas más competencias, que ahora no existen, por cada provincia había una media maratón, había un festival de fondo, de saltos, de velocidad, es decir, existían mayores posibilidades de desarrollo del atletismo.  Esa fue la época de oro del atletismo cubano, había buenos resultados en todas las áreas”

Cuba ha conquistado cinco títulos en Juegos Panamericanos en la prueba de maratón (4 hombres y 1 mujeres); solo superado por Brasil. Sin embargo, ningún atleta criollo, ha ganado jamás, en 5000 y 10000 metros. ¿Cómo es posible que seamos capaces de destacar a nivel continental en la maratón y no en las pruebas que le anteceden?

“Mira, en Cuba siempre han existido buenos corredores de 5000 y 10000 metros, no hemos ganado en esas pruebas porque han faltado las competencias para el fogueo. Nunca nos llevaron a competir en Europa, ni a otros países y para lograr medallas, incluso panamericanas, hace falta, por ejemplo, hacer preparación en la altura (México o Ecuador).

Hay que salir fuera de Cuba para poder tener buenos resultados en esas distancias, en 5000 y 10000 metros y luego regresar al llano, como decimos los fondistas, por eso repito, que en Cuba si han existido buenos corredores lo que sucede es que muchas veces no se les tiene en cuenta y no tienen las competencias preparatorias necesarias para lograr niveles superiores. Ese, para mí, es el problema”

En 2011 se decide cerrar la Base Nacional de Fondo de Villa Clara.  Era el único reducto, donde existía matrícula en el alto rendimiento para estas especialidades. ¿Qué opinas de esa decisión?

“La Base de Villa Clara, según argumentan, se cierra por falta de recursos y muchas cosas más. El INDER no tenía como mantener la Base y ahí vinieron los problemas, porque los atletas quedaron fuera.  Tal vez la solución habría sido llevar esos mismos atletas para La Habana, para el CEAR Cardín o para el Cerro Pelado, aunque fuera con una matrícula más pequeña, entre 15 o 20 corredores. Solo con esa acción, yo creo que todavía Cuba tuviera buenos corredores, pero que hicieron, desarmaron  la Base, como lo hicieron con el resto de los deportes, con las ESPAs y listo. Ahí nos quedamos en blanco. Ahora mismo reo que Cuba no tiene base para construir un edificio”

La decisión, sin embargo, es contradictoria pues en todas las EIDE del país se mantiene la matrícula para el área de fondo…

El problema se sostiene desde la base, porque en las EIDE hay matrícula de fondo, pero muy poca y los métodos de trabajo no son los más actuales. Sin embargo, lo que más nos afecta es el “campeonismo”, los atletas tienen muy poca duración, además cuando terminan el preuniversitario, a los 18 años, ya no existe una vía que garantice su continuidad: no existe una ESPA provincial, una Academia, no hay nada y al Equipo Nacional no todos pueden aspirar, sobre todo porque no hay matricula.  Ahora mismo en Cuba no hay ni corredores de medio fondo, y creo que tampoco hay entrenadores lo suficientemente calificados en estas áreas porque la mayoría están fuera del país. Yo estoy al tanto de lo  que se está haciendo, aunque no esté en el país.

El estar radicado en Holanda le permite ver otras formas de desarrollo en el alto rendimiento. ¿Cree que sería posible la inserción de jóvenes atletas cubanos, de estas especialidades, en clubes, como una variante para contribuir a su desarrollo?

“Sí, condiciones tienen, lo que hace falta es desarrollarlos y que  logren buenas marcas para ser incluidos en cualquier club en Europa, en México, en otros países que exista un fondo desarrollado.

Lo primero es destacar a nivel Centroamericano, Panamericano, porque para aspirar a los grandes clubes en Europa, hay que llegar con nivel, para poder competir con los africanos, asiáticos, latinos y aunque ahora no se vea, los cubanos tienen posibilidades porque tienen las condiciones”