Especial para Cubahora

Semenya debe medicarse para competir. El TAS considera que es una medida discriminatoria pero necesaria para preservar la integridad de los atletas y lograr el equilibrio en las competencias del sexo femenino. El veredicto favorece de muchas maneras a Sebastian Coe, líder de una administración que ha situado a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) al frente de una ardua lucha contra estas diferencias y contra la proliferación otras prácticas que dañan al deporte como el dopaje, aunque también se aprecian desigualdades en su afán.

Este 1º de mayo, el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS, por sus siglas en inglés) anunció su rechazo al recurso presentado por la atleta sudafricana contra la IAAF y su normativa, pero dictó que la entidad atlética debe modificar su reglamento al respecto. Manifestando “serias preocupaciones sobre la futura aplicación práctica de este reglamento”.

Desde el mes de febrero el TAS estudió el recurso de la campeona sudafricana contra el nuevo reglamento de IAAF que obliga a las mujeres “hiperandróginas” a reducir, a través de medicamentos, sus niveles de testosterona si quieren participar en pruebas internacionales desde los 400 metros a la milla (1.609 metros) y falló en contra de la atleta.

Según informa AFP, fue una sentencia larga, de 165 páginas, emitida por los tres jueces encargados del caso, en la que “no valida el reglamento de la IAAF, simplemente rechaza el recurso de Semenya”.

La IAAF, en tanto, recibió “con reconocimiento” la decisión “diligente y detallada” del TAS, celebrando que el tribunal reconozca el carácter “necesario, razonable y proporcionado” de este reglamento.

Cierto es que, de acuerdo a lo expresado en el veredicto, el fallo del órgano judicial deportivo no es una victoria en toda regla para la IAAF que deberá proponer modificaciones a su reglamentación, pero sí constituye una derrota para Semenya, doble campeona olímpica de 800 metros, y las otras atletas hiperandróginas que deberán someterse a tratamiento para continuar compitiendo al más alto nivel.

Así es que, en lo adelante todas las que clasifiquen como tal deberán medicarse para disminuir su tasa de testosterona (por debajo del umbral de 5 nmol/L de sangre) y así poder competir en pruebas con distancias comprendidas entre 400 metros y la milla.

El plazo para cumplir con estos niveles finaliza el 8 de mayo, por lo que esta será la última prueba de Semenya antes de esa fecha. En el mismo caso que ella están las otras dos medallistas de la distancia en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Francine Niyonsaba (Burundi) y Margaret Wambui (Kenia).

 

Momentos de la IX Parada de la Liga del Diamante/ Caster Semenya

LA REACCIÓN

Al conocer la decisión, la atleta señaló a través de su cuenta en Twitter: “A veces, la mejor reacción es no reaccionar” y Luego, añadió en un comunicado: “Siempre he sabido que la IAAF siempre ha ido a por mí con sus reglamentos. Durante una década la IAAF ha querido frenarme, pero eso en realidad me ha hecho más fuerte. La decisión del TAS no me detendrá. Me levantaré una vez más”.

Su carrera ha sido bastante accidentada, recordemos que luego de proclamarse campeona mundial de 800m en Berlín 2009 fue obligada seguir tratamientos para reducir sus niveles de testosterona y le costó bastante volver a los planos estelares, afectada además por problemas económicos debido a la lógica caída de su nivel competitivo.

La marca personal de Caster Semenya para pruebas de 800 metros es de 1:54.25 minutos, que le sitúan como la cuarta mujer de todos los tiempos para esta distancia. Números que superan Pamela Jelimo (1:54.01), Nadezhda Olizarenko (1:53.43) y  Jarmila Kratochvílová (1:53.28).

Semenya posee tres registros entre las 10 mejores carreras de 800 metros corridos en todos los tiempos, y es, junto a nuestra Ana Fidelia Quirot (dueña de la 4ta y 10ma cotas) y a Kratochvílová, repite en el top10 de la especialidad. También es la única que permanece en activo, lejos aparece la mencionada Niyonsaba (1:55.61) y la estadounidense Ajee Wilson (1:55.47).

Su obra aun no es sobrenatural; pero resulta bastante contraproducente que vayan “a por ella” pese a la existencia de evidencias sólidas de que la testosterona sintética es el dopaje favorito de las velocistas y las lanzadoras. Y que estas pruebas, de mayoría europea y norteamericana, no estén incluidas en la prohibición. El radio de distancias en el que destaca Semenya, justamente, abarca de los 400m a los 1.500m y a esas pruebas se reduce la medida que sugiere la IAAF.

Sobre el tema, el doctor Jonathan Ospina, de la Universidad Isabel I, de Burgos dijo a El País que: “Las consecuencias de la norma tienen ramificaciones fisiológicas, deportivas, éticas y de respeto a los derechos humanos”.

“Es una norma que actúa directamente contra Semenya, y tiene un cierto matiz racista y discriminatorio hacia los países menos desarrollados. Según el estudio en que se apoya la IAAF, en otras pruebas, como lanzamiento de martillo y salto con pértiga, la testosterona es también decisiva. Son pruebas con mayoría de competidoras blancas y europeas o estadounidenses a las que no se van a exigir límites”. 

ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Caster Semenya competirá en los 800 metros del mitin de la Diamond League que se celebra este viernes 3 de mayo en Doha (Catar). La atleta sudafricana se ha inscrito en la prueba a última hora en lo que supone su último chance de mostrarse al mundo tal y como es.