Lilian Cid Escalona
Director Editorial

Familia:

No recuerdo el día en que todo comenzó, y tal vez debería porque con esta –digamos- locura he crecido profesionalmente y como ser humano también.

No recuerdo la fecha con exactitud, pero sé que fue allá por el año 2011, cuando un amigo, que ya no anda por aquí, me invitó a colaborar con un blog que nacía con el propósito de hablar sobre deporte cubano.

Para ese entonces yo ya andaba escribiendo, cabreada con un mundo que satanizaba a Elena debido a sus «fallos» en los Mundiales de Berlín (2009) y Doha (2010). Si amigos, porque, aunque yo soy una deportista frustrada y una admiradora sin par de la actividad deportiva competitiva, nunca pasó por mi cabeza que pudiera llegar a comunicar sobre el deporte cubano y mundial. Lo que sucede es que ante todo tengo una estirpe forjada a lo Robin Hood, que no se permite tolerar las injusticias y llegado un momento no pude soportar lo que sucedía con Isinbayeva y tuve que canalizarlo en un Yo confío que, pese a estar muy mal escrito, guardo con el orgullo de saber que fue algo así como mi bautizo; mi primer texto puesto a disposición de la red de redes.

Lo bonito de todo es que un año más tarde, cuando Isinbayeva impuso un nuevo récord mundial al saltar 5.01 metros en Estocolmo, mi buzón estalló con mensajes de periodistas y aficionados de los cuatro confines del universo que reconocían aquella confianza expuesta en mi texto y que ella, aun sin saberlo, no defraudó.

Y por el camino nos encomendamos a este universo del llamado deporte rey. Y nos metimos dentro de él, y fuimos, entiendo, profetas en nuestra tierra porque durante estos 8 años hemos estado a pie de obra.

 

 Hemos estado con los cubanos, a ras de pista, intentado conseguir declaraciones, pero también acompañándolos bajo el sol, en sus largas horas de entrenamiento. Hemos corrido los 400 metros de la pista, recogido sus discos y cargado sus pértigas. Hemos estado ahí, con ellos, #ConLosProtagonistas.

Este día es, por tanto, especial. En esta jornada saltamos, oficialmente, a un nivel superior de esta web, que gana autonomía y muchas facilidades, desde el punto de vista informático. La mejoría supone también un aumento del compromiso, porque aunque Deporcuba es un privilegio que nos permitimos defender, también es una obra fruto del esfuerzo desmedido de unos pocos que aun somos capaces de obrar de buena fe, o como dirían muchos, por amor al arte.

Hoy llegamos aquí habiendo recibido 703.814 visitas en nuestro antiguo sitio. Estamos aquí luego de transitar por este mundo periodístico que suele ser cruel, sorteando obstáculos de índole humana y material. Estamos aquí por el empuje de ustedes que nos leen, porque una y mil veces hemos tenido en mente claudicar, pero lo hecho hasta hoy, ustedes, y los cientos de sueños que persisten, no nos lo han permitido.

Yelena Isinbayeva, campeones olímpicos y mundiales cubanos, Sandra Perkovic, Yuri Borsakowski, el periodista del diario As Ángel Cruz o Caterine Ibargüen en el año en que ha sido declarada la mejor atleta de la IAAF, son algunos de los hitos que hemos conquistado, pero ello no significa que estemos satisfechos,  en realidad solo queremos hacer, cada día más.

 Hoy estamos aquí, a sabiendas que hemos trazado un sendero luego de desandar, por años, huestes en las que no había un camino.

Hoy estamos aquí, y les damos la bienvenida a nuestra nueva página web; que hablará de atletismo, pero también de béisbol, de fútbol o de taekwondo.

Sepan que son todos bienvenidos a colaborar.

Por delante queda el reto de no dejar de soñar y, de la mano de cada quimera, seguir creciendo.

Facebook Comments