La preselección cubana de atletismo carece de una instalación, en La Habana, para entrenarse. El tiempo pasa, la nueva etapa preparatoria ya ha comenzado, pero los trabajos en el Estadio Panamericano parecen detenidos en el tiempo.

Desde fuera poco se nota, aunque al adentrarse en la instalación siempre hay unos pocos que se mueven como hormigas pintando por aquí, retocando por allá. Pero el asunto medular de esta historia es la pista, y aunque ella (el material de las carrileras, junto a otros componentes) aguarda en las inmediaciones de la instalación por su colocación, hay complementos que faltan.

Hace unos cuantos meses ya que supimos (extraoficialmente) que el proceso estaba detenido debido a la inexistencia de cierto derivado del asfalto, y la situación a día de hoy muestra un aspecto similar al de aquella ocasión. Lo peor de todo esto es que, con la espera, hay algunos recursos que han expirado y ello, seguramente, incrementará los costes de la inversión pues es poco probable – casi utópico- que algún fabricante se arriesgue a utilizar un recurso obsoleto en el montaje de alguno de sus productos. En este caso poco importa cuánto nos urge la puesta a punto de un sitio para preparar con tranquilidad un año en el que estamos muy comprometidos con sostener el segundo lugar que históricamente hemos alcanzado en los Juegos Panamericanos, aquí lo que prevalece es el prestigio de una marca –Mondo – líder a nivel internacional en este tipo de cuestiones. Así que,  la pista se colocará cuando se creen las condiciones para que su montaje sea un éxito. Y visto lo visto, en ello se nos va a ir lo que queda de 2018, y la vida, si no se procede con premura.

Estos barriles que contienen materiales que deben colocarse sobre la base asfáltica fueron fabricados en septiembre de 2017 y en sus etiquetas se especifica que deben utilizarse antes de los 240 días. Lo que quiere decir que han expirado, de acuerdo a lo que sugiere el fabricante. Súmele a ello que han permanecido almacenados en condiciones naturales, a ras de pista, donde hace bastante calor.

La pista de calentamiento

El proyecto de rehabilitación de la pista de calentamiento que también se ejecuta, exhibe una situación parecida. Se ha asfaltado el óvalo, se han estructurado los drenajes y se han rectificado varios tramos de la cerca perimetral. El día de nuestra visita, un grupo de compañeros de la Empresa Nacional de Investigaciones Aplicadas a la Construcción (ENIA) realizaba comprobaciones topográficas para la colocación de la pista, según explicó a Deporcuba Jorge Borroto González, Jefe del Departamento de Topografía de la citada entidad.

En paralelo, una cooperativa se encargaba de construir los cimientos para las futuras carrileras de saltos y al margen, en las afueras del complejo, una brigada estatal tenía como meta rehabilitar la fuente.

Nota Editorial: No pudimos conversar con los directivos del deporte porque no se encontraban en la instalación. Hemos intentado el contacto vía telefónica pero no se ha concretado. No desistiremos

Facebook Comments