Por José Ramón Fabelo CorzoSilinda en Nairobi

Los primeros resultados de la delegación cubana en el Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo de Tampere, Finlandia, no fueron muy halagüeños y revelan problemas que tal vez tengan que ver con el brusco cambio de horario, o con factores psicológicos, o con ambos inclusive. El caso es que, de los cinco atletas que salieron a competir el primer día, dos saltadores largos, dos discóbolas y una cuatrocentista, cuatro quedaron por debajo de lo esperado, al punto de que dos de ellos no pasaron la prueba clasificatoria y tendrán que regresar a Cuba sin acercarse siquiera al logro de su cometido.

Muy mal estuvieron los saltadores cubanos en el inicio competitivo de la nación caribeña en la sesión matutina. Maykel Vidal llegaba con la mejor marca pre-competencia (8.12) y Lester Lescay con la tercera (8.07). Vidal a duras penas pudo clasificar a la siguiente ronda en el lugar 12 y último con 7.42, conseguido en su último intento. Lescay quedó fuera de la discusión de las medallas con un solo salto válido de 7.36 que lo ubicó en el lugar 15 entre los que buscaban entrar en la docena de clasificados. ¿Qué pasó? ¿Exceso de confianza? ¿Llegada demasiado tarde a Tampere? ¿Falta de adaptación al cambio de hora para una competencia que se desarrollaba en la madrugada cubana? Esto último, en todo caso, para Lescay, ya que Vidal llevaba varios días en Europa y llegó a competir con mucha mejor suerte (7.72) en el mitin de Guadalajara el pasado 5 de julio. Lo cierto es que ambos mostraron fallas técnicas evidentes. En el salto que le dio la sufrida clasificación a Vidal, este dejó más de 30 centímetros en la tabla. En el 7.36 de Lescay la caída fue de pie, totalmente parada. Si algo se hizo evidente, fue la falta de concentración de ambos. Son atletas muy jóvenes, Vidal tiene 18 años y Lescay aún no cumple los 17. Hay que trabajar en el plano psicológico con ellos, porque calidad deportiva tienen por arrobas. Maykel tendrá una nueva oportunidad en la final de mañana. Esperemos que ahí nos muestre la mejor versión suya. Hoy las marcas clasificatorias más destacadas estuvieron a cargo del japonés Yuki Hashioka (7.92) y el jamaicano Wayne Pinnock (7.76), únicos que cumplieron con la marca mínima requerida (7.70) para el pase directo a la final.

A la muy talentosa atleta cubana Melany Matheus le pasó lo mismo que hace un año en la final del campeonato mundial sub18 de Nairobi, Kenia. Se fue en blanco en las tres oportunidades en el grupo clasificatorio A y quedó sin marca registrada. La actual recordista cubana para menores de 18 años, y líder de esa categoría en el mundo este año (56.79), evidentemente confronta problemas psicológicos de concentración a la hora cero. Sólo dos veces le ha pasado eso en su corta carrera deportiva y ambas han sido en los dos campeonatos mundiales en que ha participado. En esta ocasión ni siquiera pudo pasar de la menos exigente ronda clasificatoria. Hay que trabajar con ella en ese sentido y propiciarle más competencias internacionales para que gane confianza en escenarios distintos a los cubanos.

La única representante cubana que sí estuvo en sus marcas fue Silinda Morales, quien, compitiendo en el grupo B clasificatorio, pasó directo a la final al vencer la marca clasificatoria exigida (53.00) en el primer intento, con lanzamiento de 54.05, cercano a su mejor registro personal (54.68). La campeona mundial sub18 de Nairobi 2017, quien llegaba siendo octava por los registros de salida, fue la tercera entre todas las contendientes de los dos grupos clasificatorios. La primera fue la favorita Alexandra Emelianova de Moldavia (57.05), seguida por la finlandesa Helena Leveelahti (54.87), quien aprovechó su condición de anfitriona para acercarse a su mejor marca (55.02).

La especialista en 400 metros planos Roxana Gómez logró pasar a semifinales al entrar tercera en un hit en el que era favorita gracias a sus 51.95 de partida. Roxana entró esta vez con 53.19, octava marca entre las clasificadas de todas las series. Puede ser que el resultado responda a la intención de reservarse para las dos competencias siguientes, semifinales y finales, aunque se notó bastante agotada al finalizar su hit clasificatorio. Esperemos que, en la semifinal, con un día más de aclimatación, su resultado sea más convincente. El mejor tiempo de las clasificadas estuvo a cargo de la favorita india Hima Das (52.25), seguida por la norteamericana Taylor Manson (52.68) y la jamaicana Stacey-Ann Williams (52.71).

Tres finales hubo en el primer día de competencia y Kenia se llevó las palmas al conseguir dos títulos, por uno Sudafrica. En los 5000 metros para damas la ganadora fue la keniana
Beatrice Chebet con 15:30.77, seguida por las etíopes Ejgayehu Taye (15:30.87) y Girmawit Gebrzihair (15:34.01). En los 10000 para hombre se impuso el también keniano Rhonex Kipruto, con record para la competencia de 27:21.98, aventajando con mucho al ugandés Jacob Kiplimo (27:40.36) y al etíope Berihu Aregawi (27:48.41). Por último, en una muy reñida competencia en la impulsión de la bala masculina el triunfador fue el sudafricano Kyle Blignaut (22.07), quien derrotó por un solo centímetro al norteamericano Adrian Piperi (22.06), quedándose con la medalla de bronce el griego Odysseas Mouzenidis (21.07).

Mañana miércoles en la sesión vespertina estará por Cuba en la final el saltador largo Maykel Vidal y en las semifinales de 400 femenino Roxana Gómez. Mientras que en la mañana finlandesa saldrá a buscar su clasificación el martillista Miguel Ángel Zamora.

Facebook Comments