[block]ZImbioPor José Ramón Fabelo Corzo

En un primer artículo sobre la integración de la delegación cubana al Campeonato Mundial Juvenil de Tampere, Finlandia, entre el 10 y el 15 de julio próximos, comentamos sobre el palmarés y ubicación en el ranking de cada uno de los 13 seleccionados. Señalamos allí que todos los elegidos merecían estar en la delegación. Sin embargo, también apuntábamos que otros atletas debían estar incluidos y, sin embargo, no lo estaban. Sobre ellos queremos hablar en este trabajo.

Hay que comenzar señalando que para asistir al campeonato mundial juvenil es requisito necesario cumplir con una marca mínima estipulada por la IAAF para cada especialidad. Pues bien, para este campeonato de Tampere, un total de 45 atletas juveniles cubanos cumplieron con la marca mínima de su respectiva especialidad, lo cual habla por sí mismo del buen trabajo que se está haciendo en el país con esta categoría que representa el futuro (y en algunos casos ya el presente) del atletismo cubano.

De esos 45, sin embargo, sólo podrían asistir 30 en principio al mundial, ya que 15 de ellos practican especialidades en las que hay más de dos atletas clasificados y, como se sabe, en este tipo de campeonato solo pueden participar dos representantes por país en cada una de las pruebas individuales. Para poner sólo un ejemplo, en el triple salto masculino hay 7 atletas juveniles cubanos con registros superiores a la marca mínima de 15.60, por lo que 5 de ellos a fuerza quedarían fuera.

Quiere decir que, deportivamente hablando, el tope numérico de nuestra delegación estaría en 30 atletas. De esos 30 atletas, 6 están ubicados en posiciones alejadas de los primeros puestos del ranking mundial (más allá del lugar 20), por lo que su participación en el mundial difícilmente representaría para Cuba medallas (los tres primeros) o puntos (los 8 primeros). Tomado en cuenta las limitaciones económicas y la lejanía de la sede, es lógico que ellos queden excluidos.

Quedan 24 atletas. De ellos, 19 están ubicados entre los 8 primeros, según el ranking mundial, posición que en algunos casos es el resultado de descontar los atletas “sobrantes” de ciertos países que tienen más de dos aventajando a los cubanos. Estar entre los primeros 8 del ranking es tener muy reales posibilidades de aportar puntos y finalistas a la delegación cubana. Pero esa posibilidad, aunque menor, también es real para los que están en los lugares 9, 10, 11 o 12 del ranking. En la competencia cualquier cosa puede pasar, algunos no llegar, otros lesionarse. Hay atletas que se crecen, como también hay otros que decrecen en la competencia. Si extendiéramos la lista ideal de participantes de la delegación cubana hasta los ubicados entre los 12 o 13 primeros del ranking, pues los 24 debían participar.

Pero los elegidos no son 24, ni siquiera 19, sino sólo 13. La cifra, estamos seguro, está condicionada por limitantes económicas. Es muy probable que, como ya es tradicional, la IAAF esté financiando la participación de la misma cantidad de atletas que tuvo el país como finalistas en el campeonato anterior, en este caso 8. Los otros cinco puede que sean financiados por la marca Puma (otras veces lo ha hecho) o por el INDER, no lo sabemos con exactitud. Pero lo cierto es que la cifra es muy pequeña para las posibilidades reales que tiene el atletismo juvenil cubano hoy, deja afuera a atletas que merecerían mucho participar y puede ser desestimulante para ellos en el momento crucial del arranque de su carrera deportiva. A ello se suma otro elemento. Cada atleta que ahora Cuba envíe y se ubique entre los 8 primeros garantizará con ello el financiamiento por la IAAF para otro atleta al próximo mundial dentro de dos años. Con un boleto se cubrirían dos.

Llama mucho la atención que entre los excluidos se encuentren, por ejemplo, Yarovis E. Contreras, recordista nacional juvenil en jabalina (74.98) y tercero en el ranking mundial de la categoría; Mailen Brooks (55.39), cuarta en el ranking mundial femenino de la misma especialidad; Mario A. Díaz, recordista nacional juvenil de disco de 1,75 kg (62.37) y sexto en el ranking mundial; Yunisleydis de la C. García, la cual, si descontamos las norteamericanas y jamaicanas más rápidas que ella que no podrían ir por el tope de dos por países, estaría en el puesto 6 en los 100 metros (11.35) y en el 7 en los 200 metros (23.22) y que podría, ella sola, aportar dos finalistas e igual cantidad de boletos para el próximo mundial, además de tratarse, hoy por hoy, de la mujer más veloz de Cuba en cualquier categoría. Igual de lamentable resulta que Cuba lleve sólo un triplista masculino cuando tiene a 7 con la marca mínima y a por lo menos cuatro con muchas posibilidades de ser finalista si fuera incluido como segundo representante del patio.

Cuba está a tiempo de ampliar su delegación. Las inscripciones no se cierran hasta el próximo 25 de junio. Por el bien del futuro de nuestro atletismo valdría la pena gestionar la participación de más atletas. Representaría, en muchos sentidos, garantizar la cosecha del mañana

En la siguiente tabla enlistamos los atletas no incluidos hasta ahora en la delegación cubana que, por su lugar en el ranking, se ubican entre los primeros 12 de la categoría. Sólo incluimos una atleta que se ubica en lugar 13 (Greisys Roble en los 110 m/v) porque su inclusión, junto a la velocista Yunisleydis de la C. García, la otra vallista Keily L. Pérez y la hepatlonista Adriana Rodriguez permitiría hipotéticamente armar un relevo 4 x 100 femenino con muchas posibilidades de ser finalista. En el listado podrá observarse que en algunos casos aparece entre paréntesis el lugar real en el ranking entre los que pueden asistir por ser antecedidos por más de dos de un mismo país. En lista aparte ponemos algunos atletas de reserva, no incluibles en la primera lista por ubicarse del puesto 3 en adelante en el listado nacional, pero que en caso necesario podrían sustituir a alguno de los dos primeros e igualmente tener un desempeño loable en el mundial por estar ubicados entre los 12 primeros del ranking.

Atletas ubicados entre los 12 primeros según ranking mundial juvenil 2018 y no incluidos en el equipo cubano

Orden

Atleta

Especialidad

Marca 2018

Lugar ranking 2018 previo al CMJ

Lugar que hubiera ocupado en CMJ 2016 con marca 2018

Edislay Hodelin (31/10/99)

Triple (M)

16.59

3

3

Yarovis E. Contreras (25/08/00)

Jabalina (M)

74.98

3

5

Mailen Brooks (26/01/00)

Jabalina (F)

55.39

4

5

Yunisleydis de la C. García (11/08/99)

100 m (F)

200 m (F)

11.36

23.22

12 (6)

17 (7)

4

3

Mario A. Díaz (08/12/99)

Disco 1,75 kg (M)

62.37

6

3

Yanisley Carrión (07/10/01)

Largo (F)

6.28

9 (7)

4

Leyanis PÉREZ (10/01/02)

Triple (F)

13.36

8

6

Dianelis Delís (21/04/99)

Bala (F)

16.28

9 (8)

4

Layselys R. Jiménez (18/02/01)

Bala (F)

16.05

12 (11)

5

Keily L. Pérez (26/04/01)

100 m/v

13.48

26 (12)

11

Greisys L. Roble (18/01/00)

100 m/v

13.52

28 (13)

11

Atletas que quedarían como reservas. Con marca clasificatoria, pero con dos o más atletas nacionales de la misma especialidad con mejor ubicación en el ranking mundial juvenil 2018

Orden

Atleta

Especialidad

Marca 2018

Lugar ranking mundial / ranking nacional

Lugar que hubiera ocupado en CMJ 2016 con marca 2018

Andy E. Hechavarría (14/09/00)

Triple (M)

16.34

4/3

4

Arturo Rodríguez (28/04/99)

Triple (M)

16.17

7/4

5

Yusniel Jorrín (02/02/01)

Triple (M)

16.16

8/5

5

Alegna Osorio (05/02/02)

Martillo (F)

63.05

10 (8)/3

3

Thalía de la C. Pedroso (27/12/01)

Triple (F)

13.18

12 (11)

8

Mailón Mesa (11/07/01))

Triple (M)

15.85

14 (10)

8

Julio C. Carbonell (16/05/99)

Triple (M)

15.83

16 (12)

8

Facebook Comments