Por Eddy Luis Nápoles Cardoso

El 16° Campeonato Mundial de Atletismo con sus ingredientes, que incluye; la participación neutral de varios atletas rusos producto de la sanción que pesa sobre su federación nacional; el brote de gastroenteritis que obligó a realizar una prueba en solitario a Isaac Makwala; el error de la corredora kenyana Beatrice Chepkoech en los 3000 con obstáculos y la ubicación en un mismo día de las pruebas de 20 y 50 kilómetros, para hombres, ya es historia, pero el mundial de Londres, será más recordado por las despedidas del astro jamaicano Usain Bolt y del fenomenal corredor inglés Mohamed Farah.

En el caso del jamaicano, que tenía planificada su “jubilación” del atletismo luego de concluidos los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pero al llamado de varios “promotores”, entre ellos, el señor Don Dinero y también ante la crisis mediática por la que transcurre el atletismo actual, Bolt accedió a prolongar por un año más su carrera atlética, pero ya con menos motivación y con todos los títulos en sus vitrinas, no era igual.

Bolt se ha despedido vencido en los 100 metros, en una carrera, donde su vencedor, el estadounidense Justin Gatlin, tuvo que esperar a este momento para poder ganarle en grandes eventos, porque, antes tuvo que estrechar su diestra en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 y en los Campeonatos Mundiales de Moscú 2013 y Beijing 2015.

Atrás han quedado, rivales de la envergadura del propio Gatlin, Tyson Gay, Walter Dix, Alonso Edward, Churandy Martina, Wallace Spearmon, Ryan Bailey, Trayvon Bromell, Andre de Grasse, entre otros, que siempre vieron su espalda en las llegadas a la meta.

Eligió para despedirse, una prueba, los 100 metros, donde según sus “asesores”, tenía las mayores opciones de irse victorioso, pero la realidad demostró que estaban errados, eran los 200 metros, su prueba favorita, amén del 19.77 de Isaac Makwala y del 19.84 de Wayde van Niekerk, una cosa es la temporada y otra el mundial y más con estos contendientes en una segunda prueba en concurso.

Pero, bueno se fue a lo grande, igualando su mejor registro de este año y se quiso ir mejor, luchando en el 4×100, pero a pesar de la lesión, hoy Jamaica no tiene suficiente bagaje para “acompañarlo”, ya no estaban los Nesta Carter, Michael Frater, Asafa Powell, Steve Mullings, Nickel Ashmeade y Kemar Bailey, entre otros. Es el adiós a uno de los atletas más grandes en la historia del deporte, que deja un palmarés muy difícil de igualar y más, aun, de superar.

En el caso del inglés Mohamed Farah, también había anunciado, no su retiro, pero si, que no participaría más en las pruebas de pista (5000 y 10000 metros), para dedicarse a la maratón, pero ante los propios argumentos que “empujaron” a Bolt, también Mo, claudicó y más con este evento en casa.

Farah no eludió las confrontaciones y como rey de las pruebas de 5000 y 10000 metros, se inscribió en ambas y salió victorioso en la segunda, siempre luchando en solitario contra las “tribus africanas” conformadas por kenyanos, etíopes y ugandeses, entre otros, que a lo largos de estos años, hicieron y aplicaron diferentes tácticas para derrotarlo y sucumbieron ante la fuerza y el demoledor sprint final del nacido en Somalia.

Pero, como dice el dicho, a cada santo le llega su día, en los 5000 metros, el rey Mo Farah ha depuesto su corona y lo hizo como siempre, luchando hasta el final, pero en esta carrera a diferencia de otras, había un solo kenyano en la misma, Cyrus Ruto, esto, lejos de perjudicar, ayudó a los etíopes a realizar su táctica, cuidándose solo de Mo, con desgaste de unos y reserva de otros, logrando mantener al rey “encerrado” en la parte final con el apoyo del estadounidense Paul Kipkemoi Chelimo y la veloz escapada del etíope Muktar Edris hacia la meta.

Igual, atrás han quedado, rivales como Bernad agat, Hagos Gebrhiwet, Dejen Gebremeskel, Irahim Jeylan, Galen upp, Tariku y Kenenisa Bekele, Paul Tanui, Geoffrey Kipsang Kanworor, Tamirat Tola y Paul Kipkemoi Chelimo, entre otros, que sintieron a su lado la fuerza del demoledor sprint final de Mo Farah.

Ambos campeones se despiden con derrotas, pero estas se hacen invisibles ante el legado que dejan para el atletismo y para el deporte, gracias Mo, gracias Bolt, por habernos regalado grandes momentos y enormes emociones en estos años de confrontaciones atléticas.

Facebook Comments