Por: Eddy Luis Nápoles Cardoso

Se inicia mañana en Londres el 16° Campeonato Mundial de Atletismo y pienso que sería bueno a manera de previa, comentar la mejor actuación cubana por cada una de las pruebas que conformar el programa competitivo de estos eventos.
Comenzaremos por los hombres; en los 100 metros, ningún atleta cubano, de 11 participantes, ha logrado avanzar a la final, solo cinco han logrado llegar hasta las semifinales, correspondiendo la mejor ubicación a Andrés Simón, quinto en Roma 1987, con crono de 10.24 segundos.
El santiaguero Iván García es uno de los seis atletas criollos ha han intervenido en la prueba de 200 metros, logrando en dos ocasiones ubicarse en la final, con el cuarto lugar en Atenas 1997, con crono de 20.31 segundos, antes había sido octavo en Göteborg 1995.
Un total de ocho corredores nacionales han participado en los 400 metros, siendo el matancero Roberto Hernández, el único que ha logrado correr en la fase final, con dos cuartos lugares, Roma, 1987, con 44.99 y Tokio, 1991, con 44.86 segundos.
En los 800 metros, hay participación de cuatro cubanos, incluido Alberto Juantorena, que lo hizo en Helsinki 1983, pero la mejor ubicación corresponde al cienfueguero Norberto Téllez, segundo en Atenas 1997 con 1:44.00 minutos.
Ahora, les comento que tampoco ha habido representantes de nuestra isla en las pruebas de 1500, 5000, 10000 metros y 3000 con obstáculos. La pregunta es, ¿lo lograremos alguna vez?
Solo dos corredores de maratón lo han hecho en esta especialidad, correspondiendo la mejor ubicación al capitalino Alberto Cuba, 30° lugar en Tokio 1991, con 2:32:57 horas.
En los 110 con vallas son 13 los cubanos (mayor participación en una prueba) que han tomado la partida en esta prueba en citas mundiales, con las mejores ubicaciones para el santiaguero Anier Octavio García, segundo en Sevilla 1999 y Edmonton 2001, siempre con crono de 13.07 segundos.
Cuatro atletas criollos han participado en la prueba de 400 con vallas, con la mejor ubicación para el camagüeyano Omar Cisneros, quien fue cuarto en Moscú 2013, con 48.12 segundos.
En el salto de altura, el matancero Javier Sotomayor, entre cuatro saltadores, acumula todos los honores con sus dos títulos, Stuttgart 1993 (2.40) y Atenas 1997 (2.37), mientras que en la pértiga, Lázaro Borges fue segundo en Daegu 2011, con brinco de 5.90 metros.
Cinco han sido los participantes en el salto de longitud, pero toda la gloria es para el capitalino Iván Pedroso, quien conquistó cuatro títulos, Göteborg, 1995 (8.70); Atenas 1997 (8.42); Sevilla 1999 (8.56) y Edmonton 2001 (8.40).
Dentro de los diez saltadores de triple que han intervenido en citas mundiales, es el espirituano Yoelbi Quesada, el único que ha logrado colgarse al cuello una medalla de oro, hecho acontecido en Atenas 1997, con salto de 17.85 metros.
En la impulsión de la bala, solo el holguinero Carlos Veliz, ha tomado participación, logrando el 12° lugar en Daegu 2011, con envío de 19.70 metros. En el lanzamiento del disco, el guantanamero Luis Mariano Delís, destaca entre siete lanzadores, con el segundo lugar en Helsinki 1983, con envío de 67.36 metros.
Solo dos atletas criollos han intervenido en el lanzamiento del martillo, siendo el santiaguero Roberto Janet, el que ha logrado ubicarse en la final, con el 12° lugar en Beijing 2015 y envío de 72.50 metros.
En el lanzamiento de la jabalina, ha contado con la participación de cuatro atletas criollos, con la mejor ubicación para el camagüeyano Guillermo Martínez, segundo lugar en Berlín 2009, con 86.41 metros.
El holguinero Leonel Suárez destaca entre cuatros especialistas en la prueba de decatlon, segundo lugar en Berlín 2009, con 8640 puntos, mientras que ningún atleta cubano ha participado en las disciplina de marcha o caminata, 20 y 50 kilómetros.
En las pruebas de relevos; el 4×100 ha estado presente en siete citas (1987 a 2001), con tres finales, logrado dos cuarto lugares, en Stuttgart 1993 con una cuarteta formada por Andrés Simón, Jorge Luis Aguilera, Iván García y Joel Isasi (38.39) y en Atenas 1997, otra posta integrada por Alfredo García, Misael Ortiz, Iván García y Luis Alberto Pérez-Rionda (38.15); en tanto el 4×400, también ha estado presente en siete citas, ubicándose tercero en Roma 1987, con Leandro Peñalver, Agustín Pavó, Lázaro Martínez y Roberto Hernández, con crono de 2:59.13 minutos.
Ahora nos trasladamos a las mujeres; en los 100 metros, hay asistencia de cuatro atletas cubanas, con la mejor ubicación para Liliana Allen, cuando compitió bajo el pabellón cubano, octava en Stuttgart 1993, con 11.23 segundos.
Cuatro también han estado presente en los 200 metros, pero ninguna ha logrado correr la fase final, en la semifinal las mejores ubicaciones son el sexto lugar de Roxana Díaz en Osaka 2007, con 22.98 y en Paris 2003, con 23.12, mientras que Julia Esther Duporty lo había logrado antes en Tokio 1991, con 23.58 segundos.
En los 400 metros, tampoco las corredoras criollas han logrado participar en su fase final, siendo el quinto lugar, lo mejor logrado en la semifinales de la cita de Göteborg 1995, con Julia Esther Duporty (51.85) y Nancy McLeon (51.56) y en Berlín 2009, con Indira Terrero (51.87).
La santiaguera Ana Fidelia Quirot, atesora dos títulos y la capitalina Zulia Inés Calatayud, uno, en la prueba de 800 metros. Quirot se impuso en Göteborg 1995 (1:56.11) y en Atenas 1997 (1:57.14), mientras que Zulia, lo hacía en Helsinki 2005, con crono de 1:58.82 minutos.
Hasta el presente no se ha registrado participación cubana en las pruebas de 1500, 5000, 10000 metros, 3000 con obstáculos y 20 kilómetros de caminata, repito la interrogante, se registrará en alguna ocasión?
Solo dos maratonistas han asistido para correr la agotadora prueba de 42 kilómetros y 195 metros, con la mejor ubicación para la capitalina Emperatriz Wilson, puesto 21° en Stuttgart 1993, con 2:54:11 horas.
En los 100 con vallas han estado presente cuatro atletas, con el rol protagónico para Aliuska Yanira López, con dos finales, cuarto lugar en Stuttgart 1993 (12.73) y séptima en Tokio, 1991 (13.06). En los 400 con vallas, las palmas para la pinareña Daimí Pernia, con dos finales, dos medallas; el título en Sevilla 1999, con crono de 52.89 segundos.
Solo dos atletas criollas han asistido a las citas mundiales en la prueba de salto de altura, Ioamnet Quintero y Silvia Costa, quienes hicieron el 1-2 en Stuttgart 1993. Lo propio ocurre en el salto con pértiga, donde la pinareña Yarisley Silva, acumula tres ediciones, con el título en Beijing 2015.
En el salto de longitud suman cuatro las atletas que han defendido el pabellón cubano, con el mejor resultado para Niurka Montalvo, segundo lugar en Göteborg 1995, con salto de 6.86 metros.
Un total de siete triplistas han intervenido en esta especialidad, con los honores para la guantanamera Yargeris Savigne, titular en Osaka 2007, con 15.28 y Berlín 2009, con 14.95 metros, respectivamente.
Siete también es la suma de atletas criollas presentes en la impulsión de la bala, con el sexto lugar, como la mejor ubicación, correspondiendo ese logro a la titular olímpica de Atenas 2004, Yumileidi Cumbá, que lo conquistó en dos ocasiones, Sevilla 1999 (18.44) y Helsinki 2005 (18.64).
En el lanzamiento del disco, Cuba exhibe el título de Denia Caballero, quien lo conquistó en Beijing 2015, también con siete atletas en estas contiendas. El lanzamiento del martillo (cuatro atletas), es una prueba multipremiada, pero todos los títulos corresponden a la camagüeyana Yipsi Moreno; Edmonton 2001; Paris 2003 y Helsinki 2005.
Un total de 12 jabalinistas han representado el pabellón patrio en citas mundiales, pero las mejores ubicaciones las posee la matancera Olisdeilys Menéndez, primera en Edmonton 2001 y Helsinki 2005, con envíos respectivos de 69.53 y 71.70 metros.
La prueba de heptalon en citas mundiales, ha contado con la presencia de cuatro atletas cubanas, con la mejor ubicación para la matancera Regla María Cárdenas, sexta en Göteborg 1995, con 6303 puntos.
Cierran las pruebas de relevos; el 4×100 cuenta con cinco presencias, tres finales, con el sexto lugar, como mejor ubicación, posición lograda en Tokio 1991, por Eusebia Riquelme, Aliuska López, Julia Esther Duporty y Liliana Allen (43.75) y en Stuttgart 1993, por Miriam Ferrer, López, Duporty y Allen; mientras que el 4×400 suma nueve presentaciones, con el séptimo lugar como lo mejor logrado; ubicación repetida en tres oportunidades, la primera en Göteborg 1995, por Idalmis Bonne, Ana Fidelia Quirot, Nancy McLeon y Julia Esther Duporty (3:29.27), la segunda en Sevilla 1999, con Duporty, Zulia Calatayud, Yudalis Díaz y Bonne (3:29.19) y la tercera en Osaka 2007, con Aymee Martínez, Daimí Pernia, Calatayud e Indira Terrero (3:27.05).
Mañana comienza a escribirse una nueva historia, la correspondiente al mundial de Londres, pero muy escasas son las opciones de mejorar la ubicación en alguna especialidad, tal vez igualar. De acuerdo a mi criterio, la realidad apunta a que son las pruebas de 400 metros (F) y heptatlon, donde pudiera cambiarse el nombre de las líderes; con Roxana Gómez y Yorgelis Rodríguez.

 

Facebook Comments